CRÓNICA POLÍTICA: Las vacantes en los Tribunales Electorales Locales…y caso Oaxaca

Rosy RAMALES

Cuando se confeccionaba la reforma electoral de 2014, se argumentó la necesidad de quitar a los Congresos Locales la facultad de designar a las personas magistradas de los Tribunales Electorales Estatales para evitar la injerencia de los poderes constituidos y fácticos de las entidades federativas en la integración de dichos órganos jurisdiccionales.

La idea era eliminar la intromisión de gobernadores, diputados locales, y de todo tipo de personajes influyentes, en la designación de magistraturas electorales. Por eso mismo también se dispuso que los Tribunales Electorales Estatales no dependieran de los poderes judiciales locales.

En esa tesitura, los ideólogos de aquella reforma querían magistraturas impolutas, níveas, castas de toda vinculación partidista y política. Quizá pensaron en profesionales del Derecho Electoral sin más compromiso que con una indeclinable vocación democrática, además de institucionalidad y de probidad.

Pero algo les falló. ¿O fue a propósito?

La reforma electoral de 2014 ha producido las primeras generaciones de magistraturas locales, que, con sus honrosas excepciones, han sido designaciones en las cuales han metido hasta los codos los partidos políticos nacionales, grupos políticos locales, fuerzas fácticas en ambos órdenes, gobernadores y aspirantes a las gubernaturas.

Al paso del tiempo, parece haber resultado más caro el caldo que las albóndigas con dicha reforma en cuanto a la integración de los Tribunales Electorales Estatales.

El mal se encuentra en el origen de la designación de las y los magistrados electorales locales: La hace el Senado de la República, previo acuerdo de la Junta de Coordinación Política sobre las personas finalistas que concurren a la convocatoria pública, y que pasan por una entrevista con senadores.

Ups. Imagínense, ¡las magistraturas electorales locales son designadas por un órgano considerado como trampolín de aspirantes a la gubernatura de su respectiva entidad federativa!

Nada más vean cuántos senadores y cuántas senadoras buscan la candidatura de su partido o coalición a la gubernatura de alguna de las seis entidades donde este 2022 la renuevan: Aguascalientes, Durango, Tamaulipas, Hidalgo, Quintana Roo y Oaxaca.

¡La Iglesia en manos de Lutero!

¿Será que para obtener la designación se comprometan desde ese momento en respaldar en las resoluciones jurisdiccionales a los senadores o las senadoras de su entidad federativa que les dan el visto bueno? En primera o segunda elección, pues se les ha dado el derecho a la ratificación a quienes han concluido su periodo.

En la próxima reforma electoral habría que replantear el procedimiento para designar a las magistradas y magistrados de los Tribunales Electorales de las entidades federativas.

TRIBUNALES ELECTORALES COJOS

Será la excesiva carga de trabajo, los compromisos políticos o cualquier otra circunstancia, pero en el Senado de la República retrasan las designaciones de magistraturas electorales locales; incluso, en entidades donde los órganos jurisdiccionales tienen que estar integrados pues hay proceso electoral local.

Es el caso, por ejemplo, de Oaxaca, en cuyo Tribunal Electoral falta una magistrada electa por el Senado, el cual ha sido omiso en el cumplimiento de la sentencia del 4 de febrero de 2021 de la Sala Superior del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF), que ordenó a la Cámara Alta “designar, a la brevedad, a una mujer aspirante que cumpla con los requisitos legales de idoneidad”.

Y es que la Sala Superior revocó la designación de Heriberto Jiménez Vásquez como magistrado del Tribunal Electoral del Estado de Oaxaca, porque el Senado inobservó la regla de alternancia de género mayoritario, entonces la magistratura local correspondía a una mujer, no a un hombre.

Y es la hora en que el Senado no hace la designación, no obstante del incidente de incumplimiento de sentencia promovido por Sandra Pérez Cruz, quien fue la actora en el juicio ciudadano (por el que se revocó el nombramiento del varón) y aspirante a magistrada electoral local.

Al parecer, el Senado pidió una prórroga, poniéndose así en disponibilidad de cumplir. No obstante, ¡el caso lleva ya un año!

No es el único caso.

Hay 18 Tribunales Electorales más con una magistratura vacante, con excepción del de Nayarit, donde serían dos vacantes.

La Cámara de Senadores emitió la convocatoria el 13 de septiembre para designar a la persona titular de una magistratura para el Tribunal Electoral de las siguientes entidades federativas: Baja California Sur, Colima, Chiapas, Ciudad de México, Estado de México, Guanajuato, Guerrero, Jalisco, Michoacán, Morelos, Nuevo León, Querétaro, San Luis Potosí, Sonora, Tabasco y Yucatán.

Y es la hora en que no designa. ¿O ya y ni cuenta nos dimos?

Querétaro, además de Oaxaca, es otra de las entidades federativas con renovación de gubernatura este año.

UN GRAN PROBLEMA

Ocurre, en algunas entidades, que en el respectivo Tribunal Electoral la vacante la cubren momentáneamente habilitando a un secretario de estudio y cuenta, que en ocasiones es puesto por la persona titular de la presidencia del órgano jurisdiccional.

Entonces, ya se imaginarán cómo votan las resoluciones. Aunque en ocasiones el sentido del voto de la persona habilitada tiende a cubrir los intereses de la presidencia del Tribunal Local. Y, éstos, por cierto, califican las elecciones de la gubernatura.

***

Correo: rosyrama@hotmail.com

Deja un comentario