CRÓNICA POLÍTICA: “Los riesgos del Proceso Electoral 2018 y problemas de gobernabilidad”

Rosy RAMALES

No tiene desperdicio el estudio de Integralia Consultores sobre los “Riesgos del Proceso Electoral 2018 y Problemas de Gobernabilidad”, es interesante y muy apegado a la realidad mexicana respecto de las elecciones de próximo primero de julio; contiene datos como los siguientes en los cuales habría que reflexionar:

Empieza haciendo notar (por si había pasado desapercibido) que la del 2018 es la elección más grande de la historia mexicana, en la cual serán electos: El Presidente de la República, 128 senadores, 500 diputados federales, 8 gubernaturas, 1 jefe de gobierno, 972 diputaciones locales, mil 596 ayuntamientos, 16 alcaldías, doce mil 013 regidurías, mil 664 sindicaturas y mil 400 otros cargos.

En total son 620 cargos federales y 17 mil 670 cargos locales. ¿¡Qué tal!? ¡La elección más grande!

Luego Integralia pregunta y explica: “¿Cómo detectamos un riesgo en el proceso electoral?” Cruzando la amenaza con la vulnerabilidad.

Así resultan 20 riesgos en torno al proceso electivo 2018 en nuestro país, en el cual a punto estamos de concluir la primera y más larga etapa que es la preparación de la elección, para entrar a la segunda que es propiamente la jornada electoral.

Y los siguientes son los riesgos que identificó:

Riesgos durante la preparación de la elección y las campañas

1.- Desconfianza respecto a la legalidad y legitimidad del proceso.

¿De qué resulta este riesgo? De cruzar la amenaza delFinanciamiento ilegal utilizado para clientelismo, compra, coacción e inhibición del voto”, con la vulnerabilidad encontrada en la “Falta de controles de gasto y en el manejo de recursos materiales y personales”.

¡Es un riesgo real! Y el estudio lo arroja como un riesgo “muy alto”.

2.- Ataques violentos a candidatos.

Resulta de contrastar la amenaza de la “Infiltración del crimen organizado en campañas, especialmente locales” con la vulnerabilidad identificada en la “Incapacidad del Estado para proteger candidatos”. Y de ahí se desprende el riesgo de “ataques violentos contra candidatos federales y locales; renuncias, y vulneración de la soberanía del Estado”.

¡Lo estamos viendo! En el país van más de cien ataques a candidatos de consecuencias lamentables. En el estado de Oaxaca vimos el asesinato de la candidata del PRI a segunda concejal del ayuntamiento de Juchitán, Pamela Terán, en cuya ejecución resultaron dos víctimas colaterales: El chofer y la reportera gráfica María del Sol Cruz Jarquín.

Y hasta el momento ni visos claros de esclarecer el crimen. Ni siquiera un pizca de voluntad por parte de las autoridades competentes para retirarle la candidatura a la presidencia municipal a Hageo Montero, quien se benefició del servicio de María del Sol, quien habría sido comisionada desde la Secretaría de Asuntos Indígenas del Gobierno del Estado para cubrir la campaña del hermano del titular de esta dependencia.

Los ataques a candidatos es “un riesgo muy alto”, refiere la encuesta. Y así ha sido, lamentablemente hasta con víctimas colaterales.

Riesgos para la jornada electoral

No lo dice expresamente el estudio, pero son los que estamos a punto de enfrentar el próximo primero de julio, y en los cuales quizá no han reparado los candidatos, partidos políticos, coaliciones y autoridades electorales. Y si los tuvieran detectados, cabe preguntar: ¿Tienen alguna estrategia para aminorar los siguiente riesgos?

1.- Inhibición del voto

Este es un riesgo que resulta de cruzar la amenaza de “violencia a funcionarios o electores por parte del crimen organizado”, con la vulnerabilidad consistente en “altos niveles de inseguridad”. Y de ahí surge el peligro de la “Inhibición del voto ciudadano en algunas regiones o casillas”.

El estudio considera que es un riesgo “medio”.

2.- Errores en cómputo y presión a funcionarios de casilla

Aquí resulta de la amenaza de la “Validación de votos por escribir apodos o acrónimos de los candidatos en toda la boleta” en relación con la vulnerabilidad sobre la “Capacitación prácticamente concluida de funcionarios de casilla”, dando como riesgo “Errores en conteo, confusión y presión a funcionarios de casilla. Dilación de cómputos y de difusión de resultados”.

Es un riesgo “alto”.

Ups. ¡Sí que lo es, considerando además que por primera vez en la historia electoral del país se instalará la casilla única para las elecciones concurrentes! Por eso es necesario prever las hipótesis de ausencia de funcionarios de casilla porque de última hora decidan no llegar a cumplir con la función. ¿Quiénes sean habilitados como tales podrán realizar la recepción de los votos, y el escrutinio y cómputo?

3.- Abandono de casillas que den pie a impugnaciones.

El cruzamiento de la amenaza de un eventual “Cansancio de los funcionaros de casilla” con la vulnerabilidad vista en el “Escrutinio y cómputo de cuatro a seis elecciones por los mismos funcionarios de casilla”, da como resultado el riesgo de “Que funcionarios de casilla abandonen sus labores y se propicien impugnaciones: descuido en llenado de actas, falta de firmas, traslado de paquetes”.

El estudio lo califica como un riesgo “alto”.

Y esta escribiente considera que se requiere que el día de la jornada electoral cumplan el cien por ciento de las personas que fueron seleccionadas y capacitadas como funcionarios de las mesas directivas de casilla, incluidos los suplentes generales, para los relevos necesarios en caso de cansancio de funcionarios. ¿Será posible contar con todos?

4.- Retrasos en el PREP que propicie desconfianza

La amenaza: “Retrasos en la difusión del Programa de Resultados Electorales Preliminares (PREP) debido a la concurrencia de elecciones”. La vulnerabilidad: Disposiciones que establecen que primero se escrutan y computan todos los votos para después llenar las actas PREP”. El riego: “Inquietud social por retraso del PREP que genere vacío de información y desconfianza”

Este es un riesgo “muy alto”.

Por más que el Instituto Nacional Electoral (INE) y los OPLES en las entidades federativas con elecciones concurrentes hayan tomado previsiones para operar el PREP, siempre existe el riesgo del atraso. Ya en Oaxaca el Instituto Estatal Electoral y de Participación Ciudadana ha dicho existir la probabilidad de lentitud en dicho Programa.

Y esa lentitud en elecciones anteriores ha sido motivo de conflicto.

Riesgos de gobernabilidad para el periodo postelectoral

1.- Autoproclamaciones de victoria, desacato de resultados y protestas postelectorales

Este riesgo resulta de la amenaza de “Elecciones cerradas: márgenes estrechos entre el primer y segundo lugares”, respecto de la vulnerabilidad de la “Falta de cultura de aceptación de la derrota”.

Valorado en el estudio como un riesgo “muy alto”.

Y es real, diríamos, en estos tiempos alentado por las proyecciones de las encuestadoras en una elección sui géneris cuyos resultados quizá sean atípicos. El riesgo es tal que el mismo candidato presidencial de la coalición “Juntos Haremos Historia”, Andrés Manuel López Obrador, ha hablado de la amenaza de que el “tigre se suelte”.

Incluso, el riesgo es mayúsculo en aquellas entidades federativas con elecciones concurrentes de concejales a los ayuntamientos, en las cuales las pasiones se desbordan.

2.- Debilitamiento del sistema de pesos y contrapesos a nivel federal (y yo diría que también a nivel local).

El riesgo resulta del cruzamiento de la amenaza del “Efecto arrastre horizontal: votar por coalición del candidato presidencial sin considerar atributos o propuestas de candidatos a legisladores federales”, con la vulnerabilidad de la Concurrencia de elecciones legislativas”.

Riego “alto”.

Ya lo decíamos en una columna anterior, ese efecto, para el cual los candidatos presidenciales están llamando al voto uniforme, conlleva el riesgo de la conformación del Congreso de la Unión y de los Congresos Locales con aplanadoras legislativas como el los tiempos de la hegemonía priista.

De ahí la importancia (considero) del voto razonado y diferenciado, lo cual puede ocurrir en zonas urbanas, no así en zonas rurales y que son las más en nuestro país.

3.- Gobiernos locales de baja calidad (tanto en el orden federal como local).

La amenaza: “Efecto arrastre vertical: votar por la coalición del candidato presidencial para cargos locales sin considerar atributos o propuestas de candidatos”. La vulnerabilidad: “Concurrencia de elecciones locales en 30 entidades”. El contraste de ambas da el riesgo de tener como resultado “Gobernadores, diputados locales y alcaldes sin perfil o experiencia que propicien gobiernos de baja calidad”.

El estudio lo considera un riesgo “muy alto”.

Es una realidad desastrosa, ocurre en todos los partidos políticos y coaliciones electorales: Postularon candidaturas sin perfil, con sus honrosas excepciones.

Están igual las alianzas “Por México al Frente”, “Todos por México” y “Juntos Haremos Historia”. Pero quizá ésta última representa el mayor problema porque con el ánimo de ganar postuló a personas de muy bajo perfil (muchas veces lo peorcito de otros partidos políticos y de organizaciones “sociales”) que garantizan votos cautivos, y las cuales tienen la absoluta confianza de ganar, no per se, sino por el efecto AMLO.

¿¡Pero qué papel harán en los Congresos!?

4.- Corrupción en los gobiernos entrantes (peculado, cohecho, encarecimiento de obra pública y de baja calidad).

Este riesgo resulta de cruzar la amenaza del “Financiamiento ilegal de campañas”, con la vulnerabilidad de un “Modelo de fiscalización incipiente e incompleto”.

Riego “muy alto”.

Claro, al parecer el INE ha sido rebasado en materia de fiscalización. Demasiados candidatos a fiscalizar, amén de que en los tribunales electorales den reversa a las sanciones impuestas. Total, que tanto es tantito.

Al final de cuentas tanto el Instituto como los órganos jurisdiccionales son integrados con cuotas partidistas, y así velan por los intereses de los padrinazgos políticos.

5.- Impugnación de elecciones por rebase de tope de gastos de campaña. Protestas y conflictos postelectorales

Es un riego que se obtiene de contrastar la amenaza del “Rebase de topes de gasto campaña”, con la vulnerabilidad consistente en las “Causales de nulidad de una elección por excesos de gasto de campaña (+5%)”.

Valorado en el estudio como un riesgo “alto”.

Seguramente ocurrirá. Sin embargo, quien sabe si los tribunales hagan efectiva la nulidad. Como sea, es riesgo de conflicto.

6.- Grupos criminales protegidos por gobiernos locales.

El riesgo resulta de la amenaza de la “Intervención de grupos criminales en procesos locales” frente a la vulnerabilidad de la “Debilidad de las instituciones”.

Riesgo “alto”.

Sin palabras.

7.- Debilitamiento del sistema de partidos

La amenaza: El “Voto parejo y masivo por la coalición ‘Juntos Haremos Historia’”. La vulnerabilidad: “Conflictos internos de partidos políticos, transfuguismo y reducción drástica de sus prerrogativas”. Ello da como resultado el riesgo de: “(Desdibujar) el sistema de partidos. Se transita a sistema de partido hegemónico, siendo Morena un movimiento sin estructura de partido.”

El estudio califica este riesgo como “alto”.

(El reporte completo puede descargarse en www.integralia.com.mx)

***

Correo: rosyrama@hotmail.com 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *