CRÓNICA POLÍTICA: No huele bien el inicio del Proceso Electoral 2020-2021

Rosy RAMALES

El registro otorgado a la organización Encuentro Solidario (PES) como partido político nacional y el registro negado a Libertad y Responsabilidad Democrática A.C. para convertirse en el partido México Libre, no son decisiones nada menores.

Más bien son decisiones que marcan el Proceso Electoral 2020-2021, cuyo inicio no huele bien; y el hedor puede alcanzar a los 32 procesos locales de jornada concurrente con los comicios federales (aun cuando inicien en distintas fechas).

Olería bien si el nuevo PES fuese totalmente ajeno al otrora Partido Encuentro Social (PES), el cual perdió su registro en las elecciones de 2018 por no alcanzar el porcentaje mínimo de votación exigido por la ley. ¿O son distintos? ¿O es el mismo con un pequeño cambio en la denominación? Por cierto, coinciden en el color morado en el emblema.

El caso es que pareciera que en el INE dieron todas las facilidades al nuevo PES, que como organización de ciudadanos previamente fue sancionada con una multa por “$470,947.36 en razón del registro afiliaciones soportadas en información falsa y/o deficiente, transgrediendo el derecho de libre afiliación y el abuso de captar afiliaciones mediante la aplicación móvil, usando la cuenta y contraseña correspondiente a una persona no autorizada por el (Instituto)”.

Y “en la fiscalización realizada por el INE, la autoridad electoral encontró en los registros contables de todas las organizaciones aportaciones por parte de personas no identificadas por un total de 13.3 millones de pesos”, siendo Fuerza Social Por México, Redes Progresistas y Libertad y Responsabilidad Democrática A.C. (México libre)  –en ese orden— las organizaciones con las multas más altas por dicha falta.

Además, en el proceso de constitución del nuevo PES el Instituto Nacional Electoral encontró la participación de ministros de culto.

No obstante, la Comisión determinó procedente el registro de dos organizaciones como partido político: Partido Encuentro Solidario y México Libre. Pero en la sesión del Consejos General, la cambiaron. Cierto, las y los consejeros tienen la facultad, pero en esta ocasión se vio muy forzada a favor del nuevo PES y en contra de México Libre.

Lo mejor habría sido negar el registro a las siete organizaciones de ciudadanos que, después del largo proceso de constitución como partidos, solicitaron su registro. Vaya, siendo congruentes, porque todas las organizaciones tuvieron aportaciones de personas no identificadas, que es la causa por la cual por mayoría de votos el Consejo General negó el registro a México Libre.

Como dice la vox populi: “O todos coludos o todos rabones”. Lo grave es que el criterio general del INE pareciera ser el “que tanto es tantito” en cuanto a la violación a la ley, pues la Comisión de Prerrogativas estableció parámetros en las faltas para la imposición de sanciones, los cuales, obviamente, repercutirían en la decisión de otorgar o no el registro al invalidar asambleas cuando se actualizaba alguno de los siguientes parámetros:

Acreditar: La promesa u otorgamiento de dádivas al 50% o más de los asistentes válidos a una asamblea entrevistados por el INE, aportación de personas no identificadas para la celebración de asambleas con recursos equivalentes al 20% o más del costo promedio, y participación de ministros de culto o sistemática de agremiados a un sindicato (en ambos casos) en funciones de organización, representación, afiliación o bien aportando recursos.

Los parámetros y criterios se establecen para subsanar errores…¡erro-res!, no horro-res!

Pero en la sesión del Consejo General no se vio en todas y todos los consejeros el ánimo de subsanar errores, sino más bien un ánimo en cómo minimizarlos o maximizarlos.

Incluso, se vio un regateo en los parámetros o criterios; propusieron bajar unos o subir otros. ¿Se puede? Sí, siempre que el regateo no sea sobre principios constitucionales. Sin embargo, al hacerlo genera sospechas, dudas, hedor a intromisiones e intereses aviesos.

El “que tanto es tantito” se lo permitieron al nuevo PES, de panzazo pero se lo permitieron: 6 votos a favor y 5 en contra. Lorenzo Córdova, Norma Irene de la Cruz, Uuc-Kib Espadas, José Martín Fernando Faz y Ciro Murayama votaron en contra de otorgar el registro, sosteniendo sobre todo que la participación de ministros de culto en la constitución de dicho partido es contrario a la Carta Magna.

Los otros seis consejeros y consejeras votaron a favor; una de ellas argumentó que era suficiente con invalidar las asambleas en las cuales participaron ministros de culto. ¿Sí? ¿Y en serio tienen la certeza de que nada más participaron en algunas asambleas?

Eso no huele bien. Y quizá en el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación avalen esta última postura confirmando el registro del nuevo PES.

Un nuevo PES en el cual parece que reencarnó el viejo PES; aquél que se alió con Morena y con el PT en la coalición “Juntos Haremos Historia” para las elecciones de 2018, pero que perdió el registro porque no alcanzó la votación mínima exigida por la ley.

Entonces, quienes hoy detentan el poder ¿se la debían?

Ojalá y no, porque entonces el árbitro electoral empieza con el pie izquierdo, chocando con principios que deben regir la actividad electoral como, por ejemplo: Independencia, imparcialidad, objetividad y certeza.

¿Por qué en el caso de México Libre no aplicaron el criterio no escrito de “que tanto es tantito”? Bueno, la Comisión de Prerrogativas sí lo aplicó puesto que en su proyecto de resolución proponía como procedente el registro al partido de Margarita Zavala, pero en el Consejo General le dieron reversa.

Y es esa contradicción entre la Comisión y el Consejo la que genera sospecha. ¿Pueden estar en desacuerdo? Sí, pues al final de cuentas el Consejo es el órgano de máxima decisión, pero se vio muy forzada en el caso de México Libre. Los consejeros y consejeras pudieron objetar desde la Comisión (presentando pruebas vía uno de los integrantes de la misma)…¿por qué lo dejaron al final?

Hay otra cosa extraña: La queja presentada de última hora en contra de México Libre. ¿Por qué resolver sin haberla estudiado? Vaya, hubieran pospuesto la determinación de otorgarle o no el registro en una sesión posterior; el Consejo todavía tenía hasta horas antes del inicio del proceso electoral para sesionar ex profeso.

Claro, las y los consejeros pueden tener razón. Sin embargo, lo atropellado de las decisiones generan sospecha, la cual, incluso, se agiganta cuando sale el Presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, emitiendo un mensaje sobre la negativa del registro a México Libre, cuya autoría le atribuye a su enemigo político: El ex panista Felipe Calderón.

Qué contento se ve AMLO en ese mensaje, y, quien, por cierto, aunque haya salido bajo un árbol y no en Palacio Nacional, no deja de ser el Presidente de México, y como tal tiene prohibido inmiscuirse en asuntos electorales. Incluso, moralmente no le queda.

Pero se alegra de la decisión del INE, la cual según él no pudo ser de otra manera, porque entonces el Instituto se habría acabado.

Cuántas señales de los riesgos que corre el proceso electoral, cuyo inicio no huele bien y el final puede terminar mal si el árbitro y el Tribunal Electoral sucumben, por presiones o por intereses de sus integrantes.

***

Correo: rosyrama@hotmail.com

Deja un comentario