CRÓNICA POLÍTICA: Por la independencia del TEPJF, y en Morena gane quien gane

Rosy RAMALES

Lo dijo el filosofo alemán Immanuel Kant: “El sabio puede cambiar de opinión; el necio, nunca”. Y el magistrado ponente Felipe Fuentes Barrera aplicó la frase cabalmente al cambiar su proyecto de sentencia sobre el proceso electivo de Morena: De cancelarla, propuso confirmarla.

Además, tuvo la decencia de reconocer la existencia del proyecto filtrado (por alguien) días antes y subido a redes por mismos morenistas, donde se proponía cancelar el proceso interno vía encuesta por falta de reglas achacada al Instituto Nacional Electoral (INE).

Aprobar un proyecto en tales términos habría sido darle como el tiro de gracia al Poder Judicial, cuya independencia fue herida de muerte por ministros de la Suprema Corte de Justicia de la Nación al avalar la consulta popular solicitada por el Presidente de México, a todas luces inconstitucional pero que ministros arreglaron cambiando la pregunta.

Al ministro presidente Arturo Zaldívar hasta el resuello se le iba cuando argumentó a favor de la constitucionalidad “de la materia” de la “consulta”. Casi idénticamente como al comandante que protegía al matón en la película “La yegua colorada”, protagonizada por Narciso Busquets y Antonio Aguilar.

En cambio el magistrado Fuentes Barrera mantuvo la compostura y un comportamiento institucional. Incluso, explicó: “Efectivamente circuló un proyecto de resolución… (pero) en la elaboración de proyecto no existe una vinculación con posibles soluciones que aten, sino son para generar un diálogo jurídico.”

O como lo dijo el magistrado Felipe de la Mata Pizaña: “Presidente quiero agradecerle que haya modificado el anteproyecto que presentó para su análisis, esto es así porque demuestra con ello su total apertura para el debate interno y evidencia a la opinión pública que un anteproyecto es solo eso, un documento de trabajo () y que no necesariamente se traducirá en el proyecto que se presentará en la sesión pública”.

Cierto, incluso el presentado en cualquier sesión puede ser modificado en la misma.

Eso sí, de la Mata aprovechó el momento para puntualizar: (La modificación) no devino por la (filtración) a los actores interesados y medios de comunicación; cuestión que no por ser ya usual en este Pleno, deja de ser ilícita e inmoral, sino que fundamentalmente la modificación () deriva de su total apertura de escuchar a sus pares y acordar, lo que sin duda ha caracterizado su labor como presidente de este órgano colegiado: Siempre pensar primero en lo mejor para esta institución.”

Claro, lo mejor para el Tribunal Electoral es sobreponer su independencia, lo cual también es lo mejor para el pueblo de México, para la democracia y para los actores políticos, incluido Morena en primerísimo lugar, cuyas diferencias internas tampoco se terminarían cancelando la elección interna.

Además, como lo expusieron magistradas y magistrados de la Sala Superior, en materia electoral opera el principio de definitividad para cada etapa del proceso, entonces los inconformes debieron impugnar en todo caso en el momento oportuno, empezando cuando la emisión de la convocatoria.

Y sobre todo, el Tribunal Electoral ya había resuelto varias de las cosas ahora solicitadas, y no puede darle reversa a sus propias sentencias, que ya son cosa juzgada. Y por si fuera poco, había demandas pidiendo soluciones dadas en las normas generales.

En fin, fue una bonita sesión que no dejó lugar a dudas de que magistradas y magistrados privilegiaron su función.

La resolución sí reflejó la postura final del magistrado ponente Felipe Fuentes, al decir: “Este Tribunal no actúa por consigna, ni por presiones mediáticas, sino (obedeciendo) a la Constitución y a la ley…”

LAS FILTRACIONES

Bueno, eso en la sesión, porque seguramente la discusión interna estuvo color de hormiga tras la filtración del ante proyecto de sentencia; no faltarían magistrados o magistradas en desacuerdo, no solo con el contenido del documento, sino con la acción de hacerlo público de un modo extra legal.

O como la calificó de la Mata Pizaña, “ilícita e inmoral”.

¿Quién hace las filtraciones? (Cosa ya usual en el Pleno) Pues quizá alguno de los magistrados, ni modo que los secretarios de estudio y cuenta.

Las filtraciones sí que son peligrosas. Primero porque quien las hace se convierte en un enemigo interno o en un “oreja” de los actores políticos.

EL RESPALDO AL INE

Cada una y cada uno de los magistrados de la Sala Superior respaldaron la tarea encomendada al INE de organizar el proceso interno de Morena para la presidencia y secretaría general del partido; el Instituto, dijeron, lo ha hecho tal como lo ordenó el Tribunal.

Y la tarea se la encomendaron al Instituto porque tiene credibilidad. Cierto. No obstante, el respaldo del Tribunal le hacía falta al INE ante los ataques de morenistas, que no ven quien “se las hace, sino quien se las paga”.

GANE QUIEN GANE

En fin, la elección interna de Morena vía encuesta pública abierta va, gane quien gane, y pierda quien pierda: El candidato oficial o el candidato ingobernable.

Y peor para los morenistas si siguen incrementando el número de impugnaciones, porque entonces carecerán de certeza sus actuaciones, pero sobre todo se los comerán los tiempos cuando necesitan estar concentrados en la tarea de organización electoral rumbo al 2021.

***

Correo: rosyrama@hotmail.com

Deja un comentario