CRÓNICA POLÍTICA: Por si fuera poco, ya viene la constitución de más partidos políticos

CRÓNICA POLÍTICA: Por si fuera poco, ya viene la constitución de más partidos políticos

8 enero, 2019 0

Rosy RAMALES

Como si en el país el horno estuviera para bollos, tenemos en puerta la constitución de nuevos partidos políticos con registro nacional.

De hecho, este lunes 7 de enero inició el procedimiento con el primer paso señalado en la ley: La manifestación de intención al Instituto Nacional Electoral (INE) por parte de la organización de “ciudadanos” de que se trate de pretender constituirse como partido.

Primer paso para el cual disponen de todo el mes de enero del 2019. Veremos cuántas organizaciones manifiestan tal intención. Si no lo hacen, adiós aspiraciones de contar con un redituable negocio…perdón, con un partido político en breve tiempo.

Aunque el registro lo obtendrían hasta enero del año anterior al de la siguiente elección; o sea, en el 2020, para que pueda competir en los comicios federales intermedios de 2021. Y como el tiempo pasa volando, ya está a la vuelta de la esquina.

Claro, antes las organizaciones de “ciudadanos” que manifiesten su intención deberán cumplir con los requisitos constitucionales y legales, entre los cuales se encuentra acreditar la afiliación individual y libre de al menos 233 mil 945 ciudadanas y ciudadanos, que representan el 0.26 por ciento del Padrón Electoral.

Y por supuesto, celebrar mínimamente 20 asambleas estatales, en las que se acredite la participación de 3 mil ciudadanos en cada una de ellas; o bien, 200 asambleas distritales con la participación de al menos 300; en ambos casos con credencial para votar.

Poquitos requisitos, ¿no?, en comparación con todas las prerrogativas legales con las cuales se beneficiarán cuando consigan constituirse como partidos políticos con registro nacional: Financiamiento público, acceso a tiempos de radio y televisión sin pagar un solo peso, y disfrute de franquicias postales y telegráficas y de un régimen fiscal especial.

Ah, además los dirigentes nacionales recorren todo el país para establecer las direcciones locales. Y en esa tarea nada despreciable, pues de paso turistean a costa del erario. Vaya, ¡la pura dulce vida y sin trabajar!

En fin, a ver qué resulta del procedimiento de constitución de nuevos partidos, en el que, por cierto, consejeros y consejeras del Consejo General del INE se muestran en exceso flexibles, quien sabe si por demócratas o por miedo a liderazgos políticos o a fuerzas de todo tipo.

Ciertamente, como ha dicho el consejero presidente Lorenzo Córdova Vianello “más partidos no significa más dinero”.

Porque la Constitución y la ley establece una fórmula mediante la cual se obtiene una bolsa de financiamiento a distribuir entre el número de partidos que exista. ¿Pero si en una próxima reforma electoral cambian la fórmula para que sea más dinero?

Varios de la “cuarta transformación” (principalmente morenistas) ya presentaron sendas iniciativas de reformas electorales para disminuir el financiamiento a los partidos, pero del dicho al hecho hay mucho trecho. Y para que no suceda, júrenlo que entonces todos los partidos harán causa común vía sus legisladores.

Máxime cuando se ven amenazadas las fuentes de financiamiento extra-legal. Como el huachicol, por ejemplo. ¿O no? Capaz y no escapan ni los más demócratas.

Retomando el tema: Ex profeso de la constitución de nuevos partidos, el Consejo General del INE en diciembre pasado aprobó un instructivo, que según Córdova Vianello “es la hoja de ruta para que la ciudadanía pueda acceder a los partidos políticos que, como los ha definido la democracia en la modernidad, son centros de facilitación de consensos, de la pluralidad, y la principal herramienta para que las y los ciudadanos participen en la toma de las decisiones públicas”.

¿En serio para que la ciudadanía pueda acceder? Difícilmente los ciudadanos comunes cuentan con un presupuesto inicial para realizar 20 asambleas estatales o 200 distritales con todos los gastos que ello implica.

Además los ciudadanos andan más ocupados en cómo llevar el sustento a sus familias, máxime con tanto desempleo en este sexenio; otros andan ocupados en cómo sostener su pequeña empresa ante tanta carga fiscal para mantener al gobierno, mientras a los grandes empresarios terminan de dispensarles millonarias sumas de dinero.

En materia fiscal qué se va a tratar desigual a los desiguales… bueno, sí, pero a los pudientes. Ni en la “cuarta transformación” quedaron al margen, ya ven que luego luego fueron llamados a conformar un consejo de notables.

A quienes sí se les facilita constituir un partido político es a aquellos que ya conocen el negocio: Ex militantes de partidos. Además de organizaciones de “ciudadanos” financiados quien sabe por qué fuentes, las cuales burlan la vigilancia fiscal del INE.

En fin, Córdova Vianello dijo que “las puertas del sistema de partidos, democrático, plural, y diverso como el mexicano, debe tener las puertas abiertas, del mismo modo que las puertas de salida deben estar abiertas cuando no existe el respaldo ciudadano”.

¿En serio? Se escucha muy bonito el discurso, pero la realidad es distinta; el mismo INE y el mismo Tribunal Electoral terminan dando todas las facilidades para la permanencia de los partidos cuando no hubo respaldo ciudadano. Ahí está el claro ejemplo del PT.

La mayoría de los nuevos partidos hacen el triste papel de satélites de los partidos grandes y solo duran uno o dos procesos electorales porque en realidad carecen de la fuerza para mantener el registro, aunque Morena fue la excepción, pero éste fue un movimiento mas que partido.

YA ALZARON LA MANO

Y tan pronto se abrió el plazo para manifestar la intención para constituir partidos políticos con registro nacional, ya alzaron la mano las primeras organizaciones interesadas:

“Demócratas”, del ex perredista Vladimir Aguilar, ex perredista y quien fuera dirigente de la corriente Foro Nuevo Sol, y la organización de Eufrocina Pazarán.

***

Correo: rosyrama@hotmail.com

Print Friendly, PDF & Email
Compartir la Nota: