Dan el último adiós al obispo de la diócesis de Huajuapan

Francisco GUEVARA/IGAVEC

Huajuapan de León, Oax.- A raíz del fallecimiento del Obispo de la diócesis de Huajuapan, Teodoro Enrique Pino Miranda, dirigentes de la iglesia católica y familiares de Monseñor, decidieron cremar el cuerpo después de la última celebración eucarística de cuerpo presente, con la finalidad de que la mitad de las cenizas sean trasladadas a Hermosillo, Sonora, y otra parte se queden aquí en este municipio.

Durante horas de la mañana, los restos de Monseñor realizaron un recorrido partiendo del templo del Sagrado Corazón de Jesús para arribar a la iglesia edificada a San Juan Pablo II en la colonia Fidepal, para posteriormente retornar al punto de inicio, en donde se llevó a cabo una última misa de cuerpo presente en donde se restringió la entrada a los laicos.

Durante la celebración eucarística, estuvieron presentes más de 100 sacerdotes de la diócesis de Huajuapan, misma que está compuesta por 72 parroquias y 10 decanatos, además de obispos de otros estados de la república, en donde se le dio el último adiós al Obispo finado para que al término, sus restos mortuorios fueran llevados a la capital del estado para el proceso de cremación.

Cabe señalar que durante la misa de cuerpo presente se recordaron algunas etapas importantes de la vida de Pino Miranda, quien fue ordenado sacerdote un 2 de abril de 1972 sirviendo desde ese año hasta el 2000 en la Arquidiócesis de Hermosillo y posteriormente, el Papa Juan Pablo II le ordenó como VIII Obispo de Huajuapan de León, siendo consagrado bajo este cargo el 31 de enero del 2001 por Monseñor, José Ulises Macías Salcedo, Arzobispo de Hermosillo.

Se dio a conocer que su trabajo pastoral se centró en el mantenimiento de las estructuras diocesanas y continuar por el camino trazado por sus predecesores, además que una de sus invocaciones fue el periódico Caminar Diocesano que brinda información de la religión católica en la mixteca guerrerense, poblana y oaxaqueña.

Se dijo que Monseñor se caracterizó por ser un pastor cercano y sensible a las necesidades del pueblo, sin embargo, una enfermedad cancerígena le había limitado en gran medida su desempeño pastoral, pero pese a las dificultades de la edad y la enfermedad, nunca quiso renunciar y con ello, dejó un ejemplo de valentía y amor a Dios y a su propio Ministerio.

Además, se mencionno que en 2016, Pino Miranda celebró con alegría en toda la diócesis el año jubilar por sus XV años de ordenación episcopal, y en el marco festivo se organizaron fiestas en las parroquias para honrar y celebrar dicha acción por medio de banquetes y festines con visitas pastorales protocolarias a los decanatos en las que sólo se agradeció la labor del obispo y de los párrocos.

En años recientes su actividad pastoral había sido disminuida por su delicado estado de salud, por lo que en este sentido, en semana santa del año 2019 no pudo celebrar los actos litúrgicos, por lo que tuvo que ser sustituido por el vicario general de la diócesis.

Deja un comentario