De sitio de terror, la SEGOB se transforma en espacio cultural: César Yáñez

Muestra el muralista Ariosto Otero su obra en casi mil metros en la dependencia

Cuando citaban en Gobernación, la gente venía temblando: ¿Qué hice?, se preguntaban, recuerda César Yáñez Centeno, subsecretario de Desarrollo Democrático, Participación Social y Asuntos Religiosos de la SEGOB al acompañar a integrantes de la Academia Nacional de Historia y Geografía (ANHG) durante un recorrido por los murales realizados por el maestro Ariosto Otero en el patio principal y la entrada sobre Abraham González a la dependencia.

En esos casi mil metros el maestro Otero, quien encabeza la visita guiada, plasma los episodios más dramáticos de la historia nacional, desde los antiguos mexicanos hasta las luchas emancipadoras y los movimientos sociales contemporáneos, la lucha por la tierra, el agua, las minas, los derechos laborales, los movimientos feministas, las huelgas, las masacres del 68, de Acteal, Ayotzinapa, los desaparecidos, los perseguidos.

 “Aquí hay libertad” dice Yáñez Centeno al indicar que el maestro Otero realizó su obra de acuerdo a su interpretación de la vida nacional, desde las bellezas naturales hasta la lucha por el maíz “sin maíz no hay país”, las luchas contra las trasnacionales y la explotación de los recursos naturales y de nuestros compatriotas, así como los movimientos indígenas lo mismo en la tarahumara, el Valle del Yaqui, los zapotecas o los chichimecas.

El maestro Otero recuerda sus gestiones burocráticas con anteriores administraciones, desde trámites burocráticos hasta conocimiento previo de la obra a realizar, hasta sugerencias de desistir en su intento de plasmar una obra de esta naturaleza que circunda la plaza Leona Vicario en el conjunto sede, desde 1911, de la secretaría de Gobernación.

 A su vez César Yáñez indicó que como parte de la transformación de la secretaría ésta se abrió a las distintas manifestaciones culturales del país y terminar una época de terror y de espionaje, persecución y tortura a disidentes políticos, pues se recuerda incluso con temor las antiguas acciones de la desaparecido DFS que buscaba acabar con los movimientos sociales mediante la represión.

 Celia Ramírez, una de las anfitrionas en la SEGOB, explicó que desde 1911 por instrucciones del Presidente Porfirio Díaz la secretaría de Gobernación ocupa el Palacio de Cobián construida por el empresario algodonero don Fabian Cobián en una de las más hermosas avenidas de la época, Bucareli, y en donde también se alojaban en espaciosas y lujosas habitaciones a los invitados especiales a la conmemoración de la Independencia Nacional.

Herrería forjada en la época está tal cual y los espacios de la residencia son hoy salones, como el Juárez, lugares de reunión de trabajo del secretario -hoy el tabasqueño Adán Augusto López Hernández, con los subsecretarios o gobernadores; está también la Biblioteca Lázaro Cárdenas y las oficinas de los funcionarios de distintas áreas, y en donde se deciden asuntos nacionales de gran relevancia que son resueltos mediante el diálogo y la concertación.

 El subsecretario César Yáñez mostró que esto es parte de sus tareas que consisten en una mayor participación social más desarrollo democrático.

Don Ariosto Otero es parte de la ANHG que preside la maestra Elizabeth Rembis quien gestionó esta visita como parte de sus actividades al frente de la Academia patrocinada por la UNAM.

Deja un comentario