Denuncian a diputado y a integrantes del Comité de Participación Ciudadana de violencia política en razón de género y de discriminación

Vía un comunicado, Reyna Miguel Santillán expone y detalla ampliamente la situación que ella considera violencia política de género en su contra por parte del diputado local César Morales Niño y de integrantes del Comité de Participación Ciudadana del Sistema Estatal de Combate a la Corrupción.

Aquí el comunicado completo:

Por medio del presente comunicado doy a conocer la denuncia que interpuse por violencia política en razón de género y discriminación como mujer indígena zapoteca, en el ejercicio de mis funciones como integrante del Comité de Participación Ciudadana del Sistema Estatal de Combate a la Corrupción del Estado de Oaxaca (designada para el periodo 2019-2024).

Ante el Instituto Estatal Electoral y de Participación Ciudadana del Estado de Oaxaca (IEEPCO), señalé como responsables: al Diputado local Enrique César Morales Niño; al Presidente del CPC-Oaxaca, Francisco Pablo Munguía Gaytán y al Secretario Técnico del Sistema Estatal de Combate a la Corrupción, Eugenio Alberto García Hernández.

Los denuncié por ejercer acciones intimidatorias para que me separe de mi cargo ciudadano y de emprender una campaña mediática en mi contra, así como obstaculizar e invisibilizar mis funciones en el CPC-Oaxaca, la retención de pagos, entre otros agravios que se detallan y prueban en la denuncia presentada.

El IEEPCO me otorgó las medidas cautelares solicitadas, estando en espera que avancen las investigaciones y se sancionen a los responsables.

Los días 25 de noviembre de 2020 y el 27 de enero de 2021, el Diputado César Morales Niño primero aprovechó su cargo y usó la tribuna del poder legislativo para pronunciar un discurso intimidatorio, me conminó (amenazó), para que me separara de mi cargo ciudadano con base en acusaciones falsas y sin pruebas, sólo haciendo suposiciones de la situación del Despacho SANTILLÁN JIMÉNEZ Y COMPAÑÍA, SOCIEDAD CIVIL, del cual actualmente no soy representante legal como se comprueba con instrumento notarial.

Desde ese primer ataque mediático presenté por escrito mi aclaración en la oficina del legislador, argumentos que no tomó en cuenta, ni los dio a conocer en la misa tribuna, pues aclaré que dicho despacho está registrado desde 2005 en el Padrón de Despachos de Auditores Externos que auditan a las dependencias y entidades de la Administración Pública Estatal, pero formar parte de este padrón no implica que tenga adjudicaciones ni contrataciones, mismas que no existieron durante 2019 y 2020.

Los señalamientos en mi contra pronunciados por el legislador en tribuna sin una investigación previa y sin pruebas, sólo buscaron dañar mi imagen, poner en tela de juicio mi trabajo en el Sistema Anticorrupción y sobre todo tuvo como finalidad afectar mi credibilidad, dañando mi dignidad y la presunción de inocencia.

Además de no aclarar en el mismo foro legislativo la inexistencia del supuesto conflicto de interés como lo establecí en mi escrito, continuó atacándome y se burló de mi condición de mujer y de indígena en la sesión de fecha 27 de enero de 2021.

El diputado buscó usar otro supuesto conflicto de interés por mi desempeño como catedrática de la Universidad Autónoma Benito Juárez de Oaxaca (UABJO), en tono de burla manifiesta: “espero que no vuelva a tomar este tema como un asunto de violencia política de género ni de violación a sus derechos indígenas, como mencionó ya en una respuesta anterior” (es lo único que cita de la repuesta a sus acusaciones pero no aclara la inexistencia de un conflicto de interés en ese punto).

Manifiesto que la docencia no afecta el desarrollo de mis funciones en el CPC, por el contrario, las enriquece, pues se trata de una actividad profesional en la que se propicia el intercambio de ideas con las y los jóvenes, es una forma de acercarse con hombres y mujeres que en un presente muy cercano van a estar al frente del país. En cambio, el diputado me ataca y se burla de mi al decir que no utilice mi condición de mujer e indígena para defenderme, es clara la conducta estereotipada de esta persona, al creer que el hecho de que una mujer alce la voz es una agresión o una justificación de la conducta, es lamentable que no entienda la situación en la que se encuentra nuestro país.

En este contexto de violencia, es importante destacar la estrecha relación de amistad, más allá del marco institucional, que une al Diputado César Morales con el presidente del CPC-Oaxaca, Francisco Pablo Munguía, la cual ellos mismos presumen públicamente como lo hacen en la red social Facebook. En reuniones individuales y de trabajo, el presidente del CPC hace alarde de su cercanía con el diputado, en lo personal me reiteró en diversas ocasiones que yo no sabía de acuerdos políticos y que mejor no opinara, situación que hace obvio su colusión para perpetrar los ataques en mi contra.

A Munguía Gaytán también lo denuncié por actos de omisión y obstaculización en el desempeño de mis funciones en el interior del Comité, que tienen que ver con manifestaciones que van en contra de mi dignidad, a través de la discriminación, marginación e invisibilización de mis actividades, que llegaron al grado de no permitirme transmitir el programa semanal que coordino: “Tejiendo Redes Anticorrupción”, eliminando mi rol como administradora de la cuenta oficial de Facebook del CPC-Oaxaca sin previo aviso.

Lo mismo ocurre con el Secretario Técnico, Eugenio Alberto García que en contubernio con Munguía Gaytán han obstaculizado el desempeño de mi cargo, lo que se agudizó en el lapso que ocupé la presidencia interina a finales del año 2020; a diferencia de mis compañeros hombres, no me han pagado la diferencia de honorarios como Presidenta del Comité de Participación Ciudadana.

EXIJO a las instituciones correspondientes, se realicen a fondo las investigaciones bajo una perspectiva de género e intercultural que permita el dictado de sentencias que generen precedentes que inhiban la violencia política por razones de género y discriminación de las cuales somos objeto las mujeres en el quehacer público, como las que yo sufro en el Comité de Participación Ciudadana y en mi entorno. Medidas de seguridad necesarias para garantizar el libre ejercicio de mi cargo; garantizar mi integridad física, familia y colaboradores; así como asistencia psicológica. Solicito también se ordene una capacitación o curso, a los diferentes órganos que componen el Sistema Estatal de Combate a la Corrupción, para que exista un entendimiento sobre la igualdad de género, la agresión y violencia contra las mujeres y niñas.

El cese de todo acto u omisión por parte de los denunciados, que tenga por objeto dañar mi dignidad, ya que soy una mujer orgullosa de sus raíces, originaria de San Francisco Yatee, municipio de Villa Alta, mi lengua materna es el zapoteco, en su variante didza´ shiza´ o didza´ shon o zapoteco serrano del sureste, fue hasta los 12 años que aprendí a hablar español y me esforzado por lograr una preparación académica y superarme en lo personal para poner toda mi experiencia al servicio de la sociedad. La violencia política por razones de género afecta no sólo a las mujeres, afecta también el desarrollo democrático de los pueblos y naciones, por lo que es una responsabilidad de todas y todos el prevenirla y el de las Instituciones el atenderla y sancionarla.

Mtra. Reyna Miguel Santillán

Deja un comentario