Derecho de las mujeres a una vida libre de violencia, debe ser centro de la agenda pública: Rodríguez Alamilla

Al inaugurar la conferencia magistral “Mecanismos para erradicar la violencia de género contra las mujeres» que impartió la doctora Marcela Lagarde y de los Ríos, el Defensor de los Derechos Humanos del Pueblo de Oaxaca, Bernardo Rodríguez afirmó que es fundamental poner al centro de la agenda pública la construcción de una nueva realidad para las mujeres en la que sus derechos estén garantizados no solo en la ley, sino en el ejercicio diario de una vida libre de violencia.

Acompañado de la secretaria de las Mujeres de Oaxaca, Ana Vásquez Colmenares, el ombudsperson reconoció que el órgano defensor de los derechos humanos y en general, de las instituciones del Estado mexicano deben replantear su labor de escuchar y acompañar a todas las mujeres desde todos los ámbitos y desde todos los círculos.

En presencia virtual de las consejeras ciudadanas de la DDHPO, Yarib Hernández García y Flor del Carmen Cuevas, así como el consejero Emilio De Gyves Montero, Rodríguez Alamilla agregó que es importante escudriñar en un ejercicio de análisis todos aquellos mecanismos, políticas públicas, acciones e instituciones creadas para hacer frente a los diferentes tipos de violencia que sufren las mujeres.

Refirió que la Defensoría Especializada de Equidad de Género y Atención a Mujeres Víctimas de Violencia recibió entre mayo de 2019 y mayo de 2020, 114 expedientes de queja relacionados con casos de mujeres víctimas de violencia, y agregó que el objetivo final del acercamiento de las mujeres con la Defensoría no es la apertura de un expediente, sino el apoyo para salir de esa espiral de violencia que la afecta y de la cual es fundamental escapar.

Asimismo, el Defensor Bernardo Rodríguez reconoció que, gracias al trabajo y al movimiento de bases de las organizaciones feministas, la violencia contra las mujeres pasó del ámbito privado al dominio público y, por tanto, al ámbito de responsabilidad del Estado.

Resaltó que en estos últimos años la lucha feminista en México ha arrancado derechos antes negados como la tipificación del feminicidio y del delito de violencia familiar, prohibición del matrimonio infantil, la interrupción legal del embarazo, así como del derecho a la identificación y sanción de la violencia política de género, la participación política de las mujeres en igualdad de circunstancias, la educación igualitaria para niñas y niños, entre otros.

El Defensor Bernardo Rodríguez destacó la participación de la doctora Marcela Lagarde dentro del feminismo en México, pues su trabajo ha sentado las bases para analizar y discutir todo aquello que requiere ser cambiado en todos los aspectos de la vida pública y privada que afectan el derecho a una vida libre de violencia de las mujeres.

La doctora Marcela Lagarde y de los Ríos afirmó que en el fenómeno de la violencia de género en México hay una intervención del Estado, ya sea por omisión en los crímenes contra mujeres, por ausencia del Estado de derecho, por negligencia, por corrupción o por complicidad y toda una serie de acciones que permiten la continuidad de la violencia contra las mujeres.

Tras hacer un repaso histórico reciente por las investigaciones que realizó para acuñar el término feminicidio y la tipificación del delito, sostuvo que se requiere construir políticas públicas que atiendan la violencia feminicida, desde un análisis integral que atiendan las causas de la violencia contra mujeres y niñas,  que en México está estrechamente relacionada con la desigualdad y la supremacía de los hombres de ejercer violencia contra mujeres, niñas, niños, y otros  hombres en condiciones de vulnerabilidad.

Insistió que se requieren acciones gubernamentales efectivas para erradicar la violencia feminicida, atendiendo causas desde una visión integral que involucre las condiciones sociales, económicas, culturales e incluso geográficas.

La feminista Marcela Lagarde enfatizó que la erradicación de las violencias no debe ser el resultado final de un gobierno, sino que desde el primer momento dicha autoridad debe adoptar las medidas de erradicación, las cuales tienen que ser efectivas y transversales.

Añadió que un ejemplo es la Alerta Género que es un mecanismo que ayuda a quienes gobiernan para que puedan desmontar, desde el origen las raíces las violencias, pues la construcción de este instrumento tiene como base la Convención para la Eliminación de Todas las Formas de Discriminación contra las Mujeres.

Reiteró que este instrumento es efectivo, pues está hecho para activar, sin dilación, la acción de los 3 órdenes de gobierno para atender desde lo municipal las causas de la violencia, es decir entender la estructura social, la organización social y atender los problemas que generan violencia.

Detalló que la alerta de género no sustituye a las políticas públicas integrales que el Estado tiene la obligación de emprender, pues estos mecanismos sirven para erradicar las desigualdades y el supremacismo masculino, y deben tener ejes como salud, empleo, liberación de brechas económicas, salariales, acceso a posiciones de gobierno, pero además políticas públicas.

Marcela Lagarde señaló que para erradicar la violencia de género Estado y sociedad deben asumir capacidades para el desarrollo y la igualdad, además es fundamental que se impulse un cambio en las relaciones entre mujeres y hombres que impulse un abandono de la cultura del supremacismo masculino que tiende al dominio de la mujer.

Por su parte, la secretaría de las Mujeres Ana Vásquez Colmenares apuntó que, para erradicar la violencia desde su raíz, hay que poner en práctica la sororidad la ayuda entre mujeres, además celebró la apertura de estos espacios de reflexión que abonan a la prevención y eliminación de la violencia de género contra las mujeres.

(DDHPO)

Deja un comentario