El Barrio de Santo Tomás Xochimilco, y las nieves de doña Lindita

Lucio GOPAR                             Fotos: Omar MAYA CALVO

Inquietud por conocer otras culturas, el modo de vida de los habitantes tanto de la República Mexicana, como de otros países; es una de las intenciones cuando se viaja para  conocer su historia, su pasado y su modo actual de vida, incluyendo también los aspectos arquitectónicos y gastronómicos. Los lugareños bien organizados de cada destino turístico, eligen sus mejores cartas para dar a los visitantes buenos recorridos  y que se lleven ese buen sabor de boca.

En Oaxaca, uno de los bellísimos barrios a visitar, por su esencia, por su sabor oaxaqueño, digno representante de los orígenes de la actual Ciudad de Oaxaca de Juárez, es el Barrio de Santo Tomás Xochimilco.

Normalmente los nombres de los pueblos, localidades y barrios están conformados por dos aspectos, el patrón del lugar y una característica del mismo lugar, en este caso Xochimilco significa traducido del náhuatl:  “La Gente del Lugar de las Flores” y “Santo Tomás” fue el nombre cristiano que los españoles le asignaron, a su llegada a la Ciudad de Oaxaca.  Aunque hay una excepción de la regla en este Barrio, porque aquí es venerada como patrona “La Virgen del Rosario”.

El Acueducto que viene desde San Felipe del Agua y que termina en el Templo del Carmen Alto, en la Caja de Agua, en donde anteriormente iban con cubetas a traer el agua quienes vivían en este barrio, cuyos límites anteriormente eran desde el Fraccionamiento “La Cascada” hasta el Templo del Carmen Alto, ese Acueducto que le da mucha belleza, tiene el Título de Patrimonio Cultural de la Ciudad de Oaxaca.

Son precisamente parte de este acueducto “los famosos arquitos”, que le dan mucho de su fisonomía propia a este barrio, y es aquí en este barrio en donde radicaban los mejores especialistas en mantelería y en general a las artesanías de textiles, ya  que anteriormente cada barrio se dedicaba a una actividad, en donde la mayor parte de la gente que en él habitaban, como por ejemplo el Barrio del Ex Marquezado se dedicaban a la elaboración del mejor pan, El Barrio de San José era donde se encontraban los mejores carpinteros.

Así, este barrio, que hoy por hoy luce con una belleza entre sus callejones empedrados y sus fachadas de sus casas muy provincianas, le da un toque de un barrio de singular belleza, además que está integrado a la ciudad de Oaxaca de Juárez y cuenta con toda la urbanización que algún día soñaron quienes vivieron aquí hace cientos de años, puesto que fue uno de los barrios más antiguos fundado en el año de 1486 por los soldados mexicas.

Su templo fue eregido a finales del siglo XVI y en esta zona se encontraba también el Seminario Pontifício de la Santa Cruz, en la actualidad aún hay artesanos y muchas familias que se dedican a actividades muy tradicionales como la elaboración del tejate, no se diga de las nieves que son famosas por sus múltiples sabores e ingredientes y que han probado visitantes distinguidos a Oaxaca.

Una de sus calles principales se llama Rufino Tamayo, en honor a que en este Barrio de Santo Tomás Xochimilco, nació uno de los artistas oaxaqueños más famosos a nivel mundial, Rufino Tamayo quien tuvo su domicilio en la calle de Cosijopí.

El año pasado realizaron la Feria Artesanal “Centéotl 2019” en donde participaron artesanos y especialistas en gastronomía oaxaqueña. Visitar este bellísimo y típico barrio es entrar a un túnel del tiempo, pero en donde afortunadamente aún se encuentran los mejores artesanos de textiles, así como de diversas artesanías y negocios con comida y postres muy típicos, muy representativos de la bella capital del Estado.

En este Barrio en donde nació y ha radicado toda su vida un gran una mujer, luchadora y tenaz: Hermelinda Acevedo León. Su vida es muy interesante una muestra de que cuando se quiere se puede.

Doña Hermelinda es hija del campesino Procopio Acevedo Hernández y de Isabel león Hernández (quien se dedicaba a las labores del hogar).  Le tocó vivir y disfrutar de la tranquilidad de este Barrio, casándose a la edad de 25 años, con el entonces joven Félix Armengol Hernández, con quien formó una familia de 3 hijos de nombres: Atilano Jerónimo (quien gracias al trabajo de su mami se formó como Licenciado en Derecho) y sus gemelas Francisca Guadalupe y Francisca Claudia, quienes estudiaron en la muy famosa institución educativa,  en anteriores épocas, la: “Academia Oaxaqueña”.

Cuando se unió en matrimonio, fue cuando se inició en el oficio de la nieve, ya que su suegra Leonarda Armengol Hernández, tenía el puesto de nieves “Lirio”, y tuvo la paciencia y gentileza de enseñar a su nuera el procedimiento para lograr las mejores nieves, mismas que tenían un sello característico por las recetas que fueron heredadas por otras generaciones de la misma familia.

Doña Hermelinda, conocida como Lindita,  platica que los sabores básicos que se preparaban eran leche quemada con tuna, el sorbete, la nuez y el limón rayado, siendo una de las más tradicionales la de leche con tuna, esa era clásica después de haber recibido los sacramentos del Bautizo, Confirmación y Primera Comunión, que anteriormente se realizaban en la Catedral en el Centro Histórico, había  una tradición que consistía que al salir de la misa se ofrecía a los invitados estas nieves, y ahí se encontraban instalados los puestos de nieve en tablones, nos cuenta con gran nostalgia esa bonita etapa con los ojos vidriosos de emoción al revivir esa etapa de su vida.

Oaxaca que es tan visitada por tantos turistas literalmente de todo el mundo, y como todo va evolucionando, también tenían que ofrecer mucho más sabores a los clientes. Es así como actualmente elaboran más de 50 sabores: El Encanto Oaxaqueño, El Beso Oaxaqueño, La Pasión Oaxaqueña, El Beso de Cenicienta, El Beso de Drácula, Chocolate Oaxaqueño y muchos sabores más.

Como es sabido, la gastronomía de Oaxaca es famosa a nivel mundial y se ubica dentro de las cinco mejores del mundo, lo cual les exige una excelente calidad. Y es así como importantes personalidades han acudido a probar estas nieves típicas: El entonces Gobernador Pedro Vásquez Colmenares, el presidente municipal Alberto Canseco Ruíz, Lila Downs; El Tenor Luis Adrián, ganador de la Voz México 2018m y  los integrantes del Grupo “Santa Cecilia”. 

Desde hace muchos años tienen su local en uno de los lugares más emblemáticos de Oaxaca, en el Jardín “Sócrates” que se encuentra afuera del atrio de la Basílica de “Nuestra Señora de La Soledad”, y su local se llama orgullosamente “La Oaxaqueña”.

Actualmente debido a La Cuarentena por la pandemia COVID-19, en la cual se recomienda “no salir de casa”, optaron por brindar el servicio a domicilio al teléfono 9511190119 de su Nevería “La Oaxaqueña”, y además también se pueden conocer más detalles a través de su página de Facebook.

La Tía Linda platica que sus tres hijos saben elaborar la nieve.

Dijo: “A ellos les he enseñado para que tengan como defenderse en la vida, éste oficio es muy noble y deja muchas satisfacciones, gracias a Dios me siento muy satisfecha porque me ha dado la oportunidad de seguir atendiendo a mis clientes y seguir enseñando este oficio a mis nietos y bisnietos; somos ya 5 generaciones trabajando en este negocio. Cuando mi hijo Jerónimo tenía apenas 13 años, mi esposo falleció, y gracias a este oficio pude sacar adelante a mi familia. Eran circunstancias mucho más difíciles, actualmente contamos con más comodidades, pero pudimos sacar adelante y me siento feliz de poder tener este lindo trabajo.”

La tía Linda también invita a conocer Xochimilco y disfrutar de su paz, de su belleza que alegra el corazón con solo caminar por sus callejones empedrados y tomar fotos para compartir en las redes sociales y presumir haber estado en el Barrio de Santo Tomás Xochimilco.

Deja un comentario