Firman protocolo de consulta para la Universidad de las Lenguas Indígenas de México en Milpa Alta

Representantes de los 12 pueblos originarios de la alcaldía, definirán el espacio más adecuado para la construcción de la institución y participarán en todo el proceso de creación. 

Autoridades de los tres niveles de gobierno, representantes de los 12 pueblos de Milpa Alta, académicos y expertos de la lengua náhuatl, firmaron el Protocolo para el Proceso de Consulta Libre, Previa e Informada a los Pueblos y Barrios Originarios y las Comunidades Indígenas Residentes en esta alcaldía, para el establecimiento de la Universidad de las Lenguas Indígenas de México (ULIM). 

Lo anterior, en atención a la instrucción del Presidente Andrés Manuel López Obrador, en el sentido de que sean las mujeres y los hombres de los 12 pueblos de Milpa Alta, quienes definan el lugar más adecuado para la construcción de las instalaciones y que participen en todo el proceso de creación de la institución educativa de nivel superior y su modelo educativo. 

De acuerdo con el protocolo, la consulta tiene como objetivo establecer un diálogo con las comunidades originarias de Milpa Alta para recibir sus opiniones, propuestas y planteamientos sobre la universidad. 

En ese sentido, se desarrollarán las etapas informativas del 25 de junio al 4 de julio, la deliberativa del 5 al 16 de julio y la consultiva el 31 de julio del presente año; bajo los principios de libre determinación, participación, interculturalidad, igualad entre hombres y mujeres, buena fe y transparencia. 

Durante la firma del documento, el Director General del Instituto Nacional de los Pueblos Indígenas (INPI), Adelfo Regino Montes, sostuvo que se está cumpliendo el compromiso que el Presidente López Obrador realizó el 9 de febrero del 2020, en su encuentro con el pueblo náhuatl de Milpa Alta, en el que anunció la construcción de la universidad y encomendó que se dialogara con los pueblos a fin de definir el sitio más adecuado para establecerla. 

Afirmó que es deber del Estado consultar a las comunidades antes de adoptar medidas administrativas o legislativas que les afecten, como lo establecen el Convenio 169 de la Organización Internacional del Trabajo (OIT) y la Declaración de las Naciones Unidas Sobre los Derechos de los Pueblos Indígenas, entre otros instrumentos.  

Sin embargo, destacó, «es cuestión de principios y convicciones, no sólo cumplir con la ley, sino atender el llamado de nuestra conciencia, siendo congruentes como nos enseñaron, a escuchar a nuestras asambleas y consejos de ancianos». 

Desde el corazón de la resistencia lingüística de la Ciudad de México, Regino Montes sostuvo que el establecimiento de la universidad en Milpa Alta no es únicamente para fortalecer la lengua náhuatl, sino la cultura y las lenguas de todo el país. 

Explicó que en el contexto pluricultural de la ciudad más importante de América Latina, la Ciudad de México, en el artículo 57 de su Constitución Política establece que el único lugar donde sigue vigente la tierra comunal, que es una de las características principales de la forma en que los pueblos indígenas se relacionan con la tierra y la naturaleza, es Milpa Alta, de ahí la importancia de poder crear la universidad en este lugar. 

El Coordinador del Proyecto de Creación de la ULIM por parte del INPI, Natalio Hernández Hernández, aseguró que “esta universidad tendrá la luz para pasar a una nueva etapa de creatividad, de desarrollo con identidad, de un conocimiento que los jóvenes puedan abrazar, desde las lenguas y la lógica del conocimiento ancestral propio de los pueblos”. 

«Estamos en un momento histórico porque al fin tendremos la oportunidad de que nuestras lenguas se cultiven desde el preescolar hasta el nivel profesional, generando los cuadros profesionales universitarios desde la ULIM”. 

En representación de los 12 pueblos originarios de Milpa Alta, la integrante del Consejo Comunal Comunitario de San Pablo Oztotepec, Eréndira Vásquez Mota, celebró que se construya esta universidad desde abajo, para preservar entre las futuras generaciones sus lenguas maternas, que se fueron perdiendo como consecuencia de los gobiernos autoritarios y represivos del pasado. 

«Necesitamos una universidad a la medida y las necesidades de las comunidades indígenas, porque en Milpa Alta somos contestatarios, nos resistimos a que nos impongan las cosas, porque hemos tenido que luchar contra la imposición, contra la intolerancia y hemos hecho ver a todas las dependencias que Milpa Alta es un pueblo ferviente con capacidad para discutir y para dialogar». 

En su oportunidad, el Presidente de la Academia de la Lengua y la Cultura Náhuatl, Francisco Morales Baranda, señaló que después de muchos años de lucha, gestiones y demandas por parte de promotores y activistas de Milpa Alta, varios ya fallecidos, finalmente el sueño de contar con una universidad se está convirtiendo en realidad. 

Creemos, dijo, que esta realidad será benéfica no solamente para la alcaldía de Milpa Alta, sino para todos los pueblos indígenas de nuestro país. «Jamás se perderá la grandeza de Tenochtitlán, jamás se perderá la grandeza de Milpa Alta», agregó. 

Cabe destacar que en esta consulta  fungen como órganos responsables la Secretaría de Educación Pública (SEP) y el Instituto Nacional de los Pueblos Indígenas (INPI); como órganos garantes la Segob, a través de su Subsecretaría de Desarrollo Democrático, Participación Social y Asuntos Religiosos; así como la Academia de la Lengua y Cultura Náhuatl, A.C. 

En el carácter de órganos técnicos participan el Instituto Nacional de Lenguas Indígenas (INALI); la Secretaría de Pueblos y Barrios Originarios y Comunidades Indígenas Residentes (SEPI) y la Secretaría de Educación, Ciencia, Tecnología e Innovación (SECTEI) del Gobierno de la Ciudad de México. 

Asimismo, en el encuentro participaron la Comisión para el Diálogo con los Pueblos Indígenas de la Segob y la Academia de Lenguas Indígenas de la Universidad Autónoma Chapingo. 

(INPI)

Deja un comentario