Los Centros Coordinadores del INPI son el epicentro de atención a los pueblos del México Profundo

Con un magno evento cultural conmemoran el 50 aniversario del Centro Coordinador de Pueblos Indígenas (CCPI) de Guelatao de Juárez, Oaxaca. 

Las bandas filarmónicas compuestas por niñas, niños, adolescentes y jóvenes engalanaron con su música el acontecimiento. 

«Estamos convencidos de que la transformación se debe construir desde abajo, con los pueblos y la gente»; Adelfo Regino 

Las bandas filarmónicas de las comunidades zapotecas y chinantecas de la sierra norte del estado de Oaxaca, hicieron vibrar las montañas con sus notas musicales, al son de sus sones y jarabes, durante las conmemoraciones por el L aniversario de la fundación del Centro Coordinador de Pueblos Indígenas (CCPI) de Guelatao de Juárez. 

Desde que fue fundado por el Profesor Reynaldo Salvatierra Castillo, han transcurrido 50 años de que el personal de este centro del Instituto Nacional de los Pueblos Indígenas (INPI), ha puesto su mejor empeño para atender las legítimas demandas y aspiraciones de vida en las comunidades asentadas en los distritos de Ixtlán de Juárez y Villa Alta; que mejor forma de celebrarlo, que compartiendo su cultura milenaria, sus costumbres y tradiciones, su música y gastronomía. 

En este marco, el Director General del INPI, Adelfo Regino Montes, afirmó que el epicentro de la nueva política hacia los pueblos indígenas de todo el país, tiene que estar en las regiones, en los pueblos y comunidades, especialmente en los Centros Coordinadores de Pueblos Indígenas. 

«Estamos convencidos de que la transformación se debe construir desde abajo, con los pueblos y la gente; cierto es que las oficinas son importantes, pero lo es más atender a los municipios y a las comunidades indígenas, desde sus regiones», refirió. 

Señaló que además de la riqueza material, los pueblos indígenas tienen una profunda riqueza espiritual, que proviene de sus raíces culturales, históricas y filosóficas, porque así lo entendieron sus antepasados. 

De nada nos serviría lograr la transformación material, tener mejores caminos, escuelas, clínicas, hospitales y lograr el bienestar material, si no le apostamos a la transformación de la conciencia, del pensamiento, del espíritu y del alma, expresó. 

En presencia de la presidenta municipal de Guelatao de Juárez, Consuelo Santiago García, recalcó que, para alcanzar una transformación real, sólida y duradera, tiene que tener la dimensión material por un lado y por el otro la dimensión espiritual, y en eso son ricos nuestros pueblos y comunidades indígenas. 

Un deber ético preservar nuestras culturas 

Para el Gobierno del Presidente Andrés Manuel López Obrador y para el Instituto Nacional de los Pueblos Indígenas es un deber ético trabajar día a día para que nuestras culturas sigan vivas, para que nuestros valores culturales y espirituales sigan vigentes en el devenir de la historia y que nunca más una persona indígena se avergüence de su cultura, de su lengua y de sus tradiciones. 

Adelfo Regino reiteró que debemos estar orgullosos por pertenecer a una comunidad indígena, por hablar una lengua indígena; tiene que haber alegría en nuestro corazón y pensamiento por el hecho de servir a nuestros pueblos y comunidades. 

Recordó que desde la década de los 70 como Instituto Nacional Indigenista (INI); luego en 2003, como Comisión para el Desarrollo de los Pueblos Indígenas (CDI) y a partir del 4 de diciembre del 2018, como Instituto Nacional de los Pueblos Indígenas, son tres momentos históricos que ha vivido la institución, en tanto que el Centro Coordinador de Guelatao, desde su creación a la fecha, ha tenido 25 titulares. 

Comparten música y cultura 

El programa cultural establecido para esta significativa fecha en la serranía oaxaqueña, inició la noche del 15 de julio con una calenda que se prolongó hasta la noche del 16, fecha en que se conmemora el aniversario del Centro Coordinador. 

Es la tierra del Licenciado Benito Juárez García, quien justamente un 15 de julio, pero de 1867, tuvo su entrada triunfal a la Ciudad de México, la cual representó el triunfo de los liberales sobre el imperio conservador, que pretendía imponer al frente del poder a Maximiliano de Habsburgo, quien posteriormente sería fusilado para dar fin a la intervención francesa. 

Los festejos del día 16 de julio dieron paso a la realización de un ritual ancestral realizado por el grupo de médicos y médicas tradicionales de San Pablo Macuiltianguis, mientras que cinco bandas filarmónicas compuestas por niñas, niños, adolescentes y jóvenes se instalaron en la explanada para engalanar con su música el acontecimiento.  

Durante el acto protocolario también se presentaron poesías a cargo de la niña Daniela Yamileth Santiago Martínez y por Zenaida Alavéz Ruiz y Servando Pérez Ruiz, quienes además estuvieron a cargo de la ceremonia tradicional, además de los cantos zapotecas por el grupo cultural Tagayu´ de San Pablo Macuiltianguis. 

En tanto las bandas filarmónicas infantiles y juveniles de San Miguel Cajonos, Villa Talea de Castro, Santiago Comaltepec y San Pedro Yareni; la filarmónica municipal Iaatzi de San Juan Evangelista Analco, la modesbanda de San Miguel Amatlán, la filarmónica «Risco de Oro» de Natividad, Ixtlán, así como la filarmónica municipal de Capulálpam de Méndez y la infantil y juvenil de Guelatao de Juárez se instalaron conjuntamente en el escenario para presentar el concierto monumental de banas que fue ampliamente aplaudido por las autoridades y nutrida concurrencia. 

Los festejos se prolongaron con más música por la tarde y con un baile serrano por la noche, además de que se compartieron alimentos y bebidas calientes a propios y extraños que acudieron durante la jornada de festejos. 

Debelan placa conmemorativa 

El titular del INPI y personal del Centro Coordinador, junto con la presidenta de Guelatao y los presidentes municipales de Santa María Yavesía, David Honorio Santiago Cruz, Secretario de la Unión Liberal de Ayuntamientos del Distrito de Ixtlán; de Villa Alta, Enrique Canseco Toledo, representante del sector Villa Alta; de Yatzachi el Bajo, Raymundo Cruz López, en representación del Sector Zoogocho y de San Francisco Cajonos, Gustavo Hernández Hernández, del Sector Cajonos, así como otras autoridades municipales y comunales, participaron también en la debelación de una placa conmemorativa, con la siguiente leyenda: 

50 aniversario del Centro Coordinador de Pueblos Indígenas de Guelatao, siendo Presidente de la República el Lic. Andrés Manuel López Obrador y Director General del INPI el Lic. Adelfo Regino Montes. «Daremos preferencia a los más humildes y olvidados, en especial a los Pueblos Indígenas de México» 

Por su parte el Jefe del CCPI de Guelatao, Cristino Mendoza Hernández, destacó que han transcurrido 5 décadas de un constante trabajo en uno de los sectores más marginados y discriminados de la historia, sobretodo en el periodo neoliberal que afectó la vida pública y política de nuestra patria. 

«Externo un reconocimiento a todas y todos los compañeros que han tenido la oportunidad de formar parte del compromiso, la responsabilidad y el alto orgullo que representa, formar parte de esta institución sensible y solidaria con las demandas históricas de os pueblos indígenas», añadió. 

(INPI)

Deja un comentario