Plan de Justicia O’dam y Mexicanero promueve que las comunidades vivan dignamente, sin renunciar a su cultura y valores

Hay que seguir con el diálogo, la construcción de acuerdos y, sobre todo, el respeto a las formas de gobierno y organización tradicional:  Adelfo Regino

Con la Cuarta Transformación está naciendo el Sexto Sol, que significa que hemos vuelto a sonreír y tener esperanza; creemos que llegó el momento de cambiar la historia”

Huajicori, Nayarit, septiembre de 2022.- Al hacer entrega del Plan de Justicia para el Pueblo O’dam y Mexicanero al presidente Andrés Manuel López Obrador, autoridades tradicionales aseguraron que este instrumento se ha basado en la lucha por una vida digna, sin renunciar a su cultura y valores.

Durante la histórica ceremonia realizada en la comunidad de San Andrés Milpillas, municipio de Huajicori, Nayarit, el director general del Instituto Nacional de los Pueblos Indígenas (INPI), Adelfo Regino Montes, señaló que para avanzar en la construcción del Plan de Justicia O’dam y Mexicanero hay que seguir en la dinámica del diálogo, de construcción de acuerdos y sobre todo del respeto a sus formas de gobierno y organización tradicional.

En este segundo de cuatro actos que encabeza el presidente Andrés Manuel López Obrador para conocer los componentes del Plan de Justicia de los Pueblos Wixárica, O’dam, Nayeri y Mexicanero de los estados de Durango, Nayarit y Jalisco, el titular del INPI destacó que, con relación a las principales demandas, los pueblos tienen el interés de reconocer y dar protección jurídica a sus lugares sagrados.

Recalcó que una demanda fundamental en el plan de justicia es reconstruir y repavimentar la carretera de Huajicori a San Andrés Milpillas, que comprende aproximadamente 65 kilómetros, de los cuales, 20 kilómetros están pavimentados, pero el tramo restante no. “Esta vía de comunicación es muy importante, según nos lo han planteado, porque es lo que comunica a toda esta importante región”.

En cuanto a la infraestructura carretera, Regino Montes remarcó que la solicitud de ambos pueblos es la construcción de caminos artesanales en las comunidades de Santa Cruz de Acaponeta, Nayarit, San Buenaventura, Durango y San Pedro Xícora, Durango.

En tanto, el representante del pueblo mexica, Anselmo Dué Ramírez, señaló que con la Cuarta Transformación está naciendo el Sexto Sol, que significa “que hemos vuelto a sonreír y tener esperanza, y estamos apagando la sed de justicia que por tanto tiempo hemos tenido, es decir, creemos que llegó el momento de cambiar la historia”.

Recordó que el Plan de Justicia del Pueblo O’dam y Mexicanero es un gran proyecto que comparten con los hermanos wixárika y n’ayeri, así como con los demás pueblos y comunidades indígenas del país, con visión y anhelo de justicia en el que cada uno de ellos merece recibir reparación por las heridas del pasado.

Dijo que después de un largo proceso de diálogo a través de tres asambleas plenarias, el pueblo o’dam y mexicanero entregaron al presidente de la República un documento que contiene las principales demandas con las que perciben un futuro de bienestar para todos. 

Entre los planteamientos suscritos en el Plan de Justicia está la recuperación de la lengua o’dam y mexicanera; apoyo para implementar proyectos económicos sustentables, así como la creación de una Universidad del Bienestar “Benito Juárez” con carreras enfocadas al aprovechamiento forestal y la medicina tradicional.

En cuanto a salud, demandaron la construcción de un hospital con especialidades en Huajicori, cabecera municipal, con personal médico indígena, equipamiento y medicamentos suficientes que permitan la atención digna y oportuna.

Sobre infraestructura carretera y pavimentación, “es una necesidad básica, ya que al tenerla garantizada podríamos cambiar la pobreza y el aislamiento que aún tenemos”, ya que en esta región hay comunidades que siguen sin tener vías de acceso adecuadas, como el caso de San Andrés Milpillas, San Buenaventura, Saycota, San Pedro Xícora, entre otros.

Asimismo, la urgencia de una buena red de electrificación; servicio de teléfono e internet, así como la presencia del Ejército y la Guardia Nacional en territorio tepehuano y mexica para que se coordinen con las autoridades tradicionales debido a la presencia de la delincuencia organizada en las comunidades.

Dué Ramírez señaló que hoy la historia vuelve a unir en una nueva lucha a los pueblos o’dam y mexica, wixárica y n’ayeri, “por eso queremos invitarle, señor presidente, para que usted también forme parte de este proyecto histórico para nosotros. Estamos seguros de que caminará a nuestro lado para que los sueños y aspiraciones que plasmamos en este Plan de Justicia se vean materializados en una vida digna y próspera de nuestras comunidades”.

También acompañaron al presidente: el gobernador de Nayarit, Miguel Ángel Navarro Quintero; la secretaria de Bienestar, Ariadna Montiel Reyes; el secretario de la Defensa Nacional, Luis Cresencio Sandoval González; el encargado del despacho de la Secretaría de Infraestructura Comunicaciones y Transportes (SICT), Jorge Nuño Lara; y el coordinador general de Comunicación Social y vocero del Gobierno de la República, Jesús Ramírez Cuevas.

De la misma forma, el subsecretario de Inclusión Productiva y Desarrollo Rural de la Secretaría de Bienestar, Hugo Raúl Paulin Hernández; el subsecretario de Empleo y Productividad Laboral de la Secretaría del Trabajo y Previsión Social (STPS), Marath Baruch Bolaños López.

Asimismo, el director del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), Zoé Robledo Aburto; la directora general del programa La  Escuela es Nuestra (LEN) de la Secretaría de Educación Pública (SEP), Pamela López Ruiz; el coordinador nacional del Programa de Becas para el Bienestar “Benito Juárez” de la SEP, Abraham Vázquez Piceno; el primer gobernador tradicional de San Andrés Milpillas, Flavio Flores Carrillo; la gobernadora tradicional de Mesa de la Laguna y Santa Cruz de Acaponeta, Fidencia de Jesús Juárez; el comisariado de Bienes Comunales de San Andrés Milpillas, Jorge Santillán Flores, entre otras autoridades tradicionales.

(INPI)

Deja un comentario