Pongamos todo en perspectiva: Urge abrir los ojos. El avance de la tecnología no es un volado

Carlos VILLALOBOS

Desde la explosión del uso de las inteligencias artificiales, hemos sido testigos y, a menudo, partícipes de un avance vertiginoso que ha transformado no solo el panorama tecnológico, sino el tejido mismo de nuestra cotidianidad. La velocidad a la que se mueven los cambios tecnológicos superan, con creces, nuestra capacidad para asimilar plenamente sus implicaciones, lo cual suscita una pregunta fundamental: ¿estamos realmente preparados para el mundo que estamos construyendo?

En el contexto de estas reflexiones, el universo digital en el que habita «Porngamos Todo en Perspectiva», esta columna escrita que también es videocolumna, editando el video de la semana pasada, experimenté de primera mano cómo el editor que suelo utilizar ahora es capaz de «corregir» imperfecciones con una facilidad y precisión que supera todo lo previamente imaginable. Capcut, una herramienta tanto para PC como para dispositivos móviles, ya permite realizar ajustes que hasta hace poco requerían de habilidades y recursos considerables.

Este nivel de potencia y portabilidad, anteriormente inimaginable en una herramienta gratuita y accesible, plantea preguntas profundas sobre los límites de la experimentación y el desarrollo tecnológico. ¿Hasta dónde estamos dispuestos a llegar en nuestra búsqueda de la perfección digital?

Las innovaciones en inteligencia artificial, como el sistema Sora de OpenAI o Gemini (anteriormente conocido como Bard) de Google, presentan una dualidad fascinante: por un lado, representan avances extraordinarios en nuestra capacidad para interactuar y crear con la ayuda de la tecnología; por otro, exponen nuestras sociedades a riesgos y dilemas éticos que apenas comenzamos a comprender. Y mientras las universidades chinas reportan sistemas capaces de clonar huellas digitales a partir del sonido de nuestros dedos tocando una pantalla, uno no puede evitar preguntarse: ¿estamos abriendo la caja de Pandora de la tecnología sin tener un plan de contingencia?

Este espacio, más que ofrecer respuestas definitivas, busca ser un punto de pausa en la frenética carrera tecnológica. Es un llamado a reflexionar sobre los avances, los peligros y las incertidumbres que rodean el desarrollo de las inteligencias artificiales. En este torbellino de innovación, es fundamental preguntarnos no solo hasta dónde podemos llegar, sino también hasta dónde queremos llegar.

Como sociedad, tenemos la responsabilidad de guiar el desarrollo tecnológico de manera que beneficie al conjunto de la humanidad, salvaguardando nuestra seguridad, privacidad y bienestar. 

La tarea no es menor: requiere de un diálogo constante entre desarrolladores, usuarios, reguladores y pensadores, un diálogo que debe ser tan inclusivo como crítico.

En este momento de transformación sin precedentes, hago un llamado a la prudencia, a la reflexión y, sobre todo, a la acción consciente. La inteligencia artificial tiene el potencial de ser una de las herramientas más poderosas en la historia de la humanidad, pero su dirección y uso dependerán de las decisiones que tomemos hoy. 

En este laberinto de posibilidades, recordemos que el centro de todo avance tecnológico debe ser siempre el bienestar humano y el respeto a la dignidad de todas las personas.

Por lo tanto, mientras navegamos por este océano de posibilidades digitales, mantengamos firme el timón de nuestros valores éticos y humanos. Solo así podremos asegurarnos de que la inteligencia artificial sea un faro de progreso y no una tormenta que debamos temer.

Sígueme en twitter como @carlosavm_

carlosavme@gmail.com 

https://carlosvillalobos.substack.com/

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *