«Yo siempre voy para ganar»: Fraguas

Rosy RAMALES

Sin dilación, José Antonio Hernández Fraguas contesta a pregunta expresa: “No tengo ningún problema en hacerla”. Se refiere a una tregua en esa relación convulsa entre él y Javier Villacaña Jiménez, la cual tiene raíces familiares con una mezcolanza política.

Y reconoce: “Ha sido un error en mi vida el pleito, que ha sido hasta estéril”.

Luego, tras un sorbo de café, añade: “Claro, no me verán de la mano con él; pero tampoco de pleito”.

Fraguas parece sincero cuando, en ese contexto, admite que sin tregua poco podrán avanzar en la meta de recuperar espacios de elección popular en la competencia concurrente de este año. Pero como dice el dicho: “Caras vemos, corazones no sabemos”. No obstante, habría que concederle el beneficio de la duda.

No abundamos más en el lío en razón de la sensibilidad del tema. Cambiamos de tema en la entrevista desarrollada en la amplísima terraza de un restaurante, donde solo hay tres mesas ocupadas distante una de la otra. Los interlocutores, sentados de extremo a extremo de las mesas, llevan cubre-bocas que solo quitan para consumir los alimentos indispensables.

Y a propósito de reunión en restaurante, preguntamos el motivo de la relativa entre él y la diputada federal Alejandra García Morlan: “Nos reunimos porque ella es del PAN, y el PRI va en alianza con el PAN. Ale se ha reunido con actores políticos del PRI y del PRD, incluso de Morena. Yo también”. Palabras más, palabras menos.

Da otro sorbo a su café para agregar: “No tiene nada de malo. ¿Tú crees que para algo malo nos hubiéramos reunido en un lugar público? Nos hubiéramos reunido en mi casa”. Fraguas se refiere a que el encuentro entre él y Alejandra nada tuvo que ver con la aspiración de Javier Villacaña a la candidatura a la presidencia municipal de la capital oaxaqueña; candidatura a la cual también aspira García Morlan.

Una candidatura con la suma de dos o tres partidos: PRI, PAN, PRD.

__¿Quién invitó?__ queremos saber.

__Cuando se trata de una mujer, invitó yo__ dice el priista del bigote seductor; por cierto, un bigote donde ya se reflejan sus 62 años de edad: Luce entrecano.

__No me refiero a quién pagó el desayuno, sino quien convocó a la reunión__ aclaramos.

__Es indistinto,__contesta él. Palabras más, palabras menos.

Por cierto, comenta que a él le gustaría que Ale García Morlan fuera la candidata a la diputación local por el Distrito 14, Oaxaca de Juárez Sur. Así amarrarían la contundencia de triunfos para el PRI, el PAN y el PRD. Porque el Distrito 13 es para el PRD, y la capital oaxaqueña como propuesta priista.

Fraguas viste casual: Pantalón color verde pino, suéter igual; cubre-bocas color negro. Es puntual, y se muestra muy accesible, afable; muy distinto de cuando fungía como presidente municipal de la capital oaxaqueña, en que era tan difícil hablar con él.

__Bueno, platíqueme cómo se dio su inminente candidatura,__requerimos.

__Pues yo no quería. Yo he estado muy bien en la representación del Gobierno de Oaxaca en México. Pero mi partido (el Revolucionario Institucional) me llamó y me dijo que había yo salido muy bien en las encuestas; los encuestados sabían mi nombre…

__Pero una cosa es el conocimiento, y otra la preferencia electoral, ¿no

__Bueno, sí, pero salí bien en las encuestas, con pocos negativos. Y mi partido me preguntó si quería (ser el candidato a la diputación federal por el Distrito 08 con cabecera en Oaxaca de Juárez). Yo no quería….¡claro, tampoco me obligaron, no podía hacerme el chistosito…! Lo consulté con la familia y acepté.

__¿El partido o José Murat?

__El partido, a José Murat ni lo he visto,__responde tajante para en seguida agregar: “Han de decir, ¿qué no hay otro? ¡Siempre Fraguas! Pero salí bien en las encuestas, los demás no crecieron.

No dice los nombres, pero seguramente se refiere a la llamada chiquillada y cuadros de la “burbuja” a los cuales la cúpula priista envió a “caminar” para posicionarse, pero ni así.

__Oiga, pero yo no he visto a Fraguas haciendo trabajo político constante, como que termina el cargo y se va, desaparece.

__Bueno, reconozco que no tengo un trabajo estructural, pero nunca he dejado de hacer trabajo político,__admite enunciado las relaciones políticas y sociales que tiene en la demarcación electoral donde competirá, de concretarse su registro.

__Y de concretarse su candidatura, ¿cree usted poder ganar?

__Claro, aunque no sería fácil…

__¿Por qué?

__Pues (en 2018) Benjamín Robles obtuvo más de cien mil votos…

__Sí, y Benjamín no ha dejado de hacer trabajo político, eso hay que reconocerlo,__interrumpimos.

__Sí, no ha dejado de hacerlo__reconoce alzando la ceja.

Y le volvemos a interrumpir: “Pero en 2018 fue el efecto AMLO. A ver si (a Benjamín) ahora no le pasa lo de Hugo Jarquín (del PRD) que en la elección a la diputación federal acompañada de la presidencial (siendo López Obrador también el candidato) sacó más de 70 mil votos, y en la siguiente elección en la que compitió obtuvo alrededor de cinco mil votos”.

__Bueno, apenas vamos a ver si compite Benjamín,__refiere Fraguas.

__Entonces, ¿me decía que usted puede ganar?__retomamos el tema.

__Sí creo. Yo siempre voy para ganar. He tenido siete cargos de elección popular y todos los he ganado…

__¿Todos han sido de mayoría?

__Bueno, una diputación plurinominal.

__¿Y por qué cree que puede ganar?

__Las circunstancias. Además, si sumamos los votos del PRI, del PAN y del PRD en la alianza, hay muchas posibilidades de ganar__dice, palabras más, palabras menos.

__Bueno, sumando votos siempre que haya unidad interna en cada partido político y unidad entre los tres, porque de nada sirve una coalición con divisiones. ¿Tiene usted la simpatía de perredistas?

__Los perredistas son algo difíciles, pero estoy seguro que se sumarán.

__¿Y con los panistas?

__Con los panistas hay buena relación.

__Al fin que son de la alta ¿no?,__observamos aunque no con la exactitud de estas palabras.

__Ja, ja,__sonríe.

__Es usted un político con mucha suerte,__le decimos.

__Sí, ¿he? Yo digo que un político debe reunir las tres “C”: Capacidad, Constancia y Circunstancia,__presume relatando enseguida pasajes de su vida política.

Cuando conoció a su primera esposa, Aracely Mancilla, siendo estudiantes cuando ambos había fila en la Libre de Derecho, y el padre de ella fue presidente municipal de Naucalpan, Estado de México, y lo invitó a trabajar.

Cuando don Heladio Ramírez López, siendo gobernador de Oaxaca, en recuerdo de don Ricardo Hernández, lo invitó a trabajar en la dirección de Recursos Humanos de la Secretaría de Administración. Luego fue subsecretario de la Secretaría General de Gobierno, donde conoció a Raúl Castellanos Hernández, su gran amigo.

Posteriormente el PRI le da la oportunidad de presidir la CNOP y luego el Comité Directivo Estatal, cargo que ejercía cuando ocurre el asesinato de Luis Donaldo Colosio Murrieta, candidato a la Presidencia de la República, quien es sustituido por Ernesto Zedillo.

Total, que en los pasajes de su vida política se dieron los cargos que hasta el momento ha tenido. Incluso, fue circunstancia también cuando el PRI lo envió como representante ante el Instituto Federal Electoral (IFE) y le tocó la transición al Instituto Nacional Electoral (INE), entonces no sabía ni jota de derecho electoral, pero aprendió tras reprimir su deseo de tirar la toalla porque se sentía como pez en el desierto.

Y tan aprendió que estuvo tres años en dicha representación.

“Pues si se concreta su candidatura a la diputación federal y gana, puede ser otra vez representante (o de partido o legislativo)”, le observamos y bromeamos: “Y…puede poner otro presidente del IEEPCO, ya viene el cambio”.

“Ja…ya viene el cambio”, refiere sonriente.

Ahí termina la entrevista.

Deja un comentario