ANDARES POLÍTICOS: “Su fuerte no es la venganza”… excepto con Calderón

Benjamín TORRES UBALLE

Pues sucede que Felipe Calderón Hinojosa se quedó con las ganas de obtener el registro para que su organización México Libre se convirtiera oficialmente en partido político nacional y accediera a todas las vastas y generosas prerrogativas de financiamiento público que ello conlleva.

Siete de los once consejeros electorales votaron el viernes pasado en contra de que la agrupación del expresidente de México y su esposa Margarita Zavala, obtuviera el ansiado registro; algunos de ellos, cambiaron la intención de su voto con un día de diferencia. Como era de esperarse, la decisión causó enorme polémica en la opinión pública, disgusto en los afectados y regocijo y burlas en otros.

La justificación del INE, a través de Lorenzo Córdova, presidente del INE a quien en los corrillos del Instituto se le menciona sotto voce como el “Jefe Chichimeca”, es que “Un 8.18% del (financiamiento) no pudo ser identificado, es un monto que no debería llevarnos a otorgar el registro a (Libertad y Responsabilidad Democrática / México Libre): @lorenzocordovav”, escribió el polémico funcionario en su cuenta de Twitter, el mismo viernes en que fue negado el registro.

No obstante, es Ciro Murayama, otro de los consejeros, quien toca el punto toral de la decisión cuando afirma: “la falta se trata de un error y no hay dolo, ya que estas aportaciones sí fueron bancarizadas a través de la aplicación de Clip, por lo cual se puede rastrear el origen de los recursos; sin embargo, no se cuenta hasta el momento con la identidad de los aportantes”.

Conjeturas van y vienen en un caso totalmente politizado, con antecedentes de profundos desencuentros entre Felipe Calderón y el presidente López Obrador. El michoacano fue elegido por el morenista para sustituir en sus profundos odios, a Carlos Salinas de Gortari. La excusa es que el expanista le robó la Presidencia de la República en el 2006; eso dice él. De ahí las animadversiones.

Para que no quede duda de la injerencia presidencial en la resolución del INE, queda el mensaje sabatino de López Obrador: “… yo creo que es un triunfo del pueblo de México (…) cómo iba el INE a otorgar el registro del partido, se acababa el INE, si de por sí, están totalmente desacreditados (…) yo, no saben, cuánto celebro esto…” afirmó en tono irónico y burlón el Presidente de México.

Un posicionamiento público por demás innecesario, burdo, falto de tacto político y, por si fuera poco, hasta inculpatorio. Cabe aquí preguntar si alguien pidió al mandatario alguna explicación al respecto, en un asunto que concierne única y exclusivamente al INE y en todo caso a la sociedad mexicana. La intromisión ahí queda, aceptada tácitamente. A propósito, viene a colación el sabio adagio: “explicación no pedida, acusación manifiesta”. ¿Dónde quedó el respeto a la autonomía?

“Confiesa que presionó al INE, ahora amenaza al tribunal, con usted pierde la democracia, pierde México”, tuiteó Margarita Zavala. Y tiene razón; en este desaseo vergonzoso, el INE se erosiona y con ello se debilita aún más la ya de por si exigua democracia mexicana. Pero no hay que perder de vista lo verdaderamente esencial: con el socavamiento de las Instituciones que conforman al Estado mexicano, los únicos y verdaderos perdedores son los ciudadanos que peligrosamente quedan a expensas de los perniciosos intereses de cuanto político voraz apueste por el retroceso.

Y no se trata de salir en defensa de Felipe Calderón y Margarita Zavala, ellos deberán hacerlo con argumentos sólidos ante las instancias correspondientes, es cuestión de salir en defensa de la ley y el respeto incondicional al estado de derecho. Mofarse del revés a México Libre es torpe, arrogante y confirma a un presidente rencoroso y vengativo que asume decisiones con el hígado.

En el marco de la crisis sanitaria económica y social más severa que azota a los ciudadanos desde que se tenga memoria, donde los muertos se acumulan todos los días y suman ya 68 mil, el presidente López Obrador debe estar concentrado en las necesidades prioritarias del pueblo bueno, frenar la inseguridad y violencia, revertir el deterioro económico que afecta a millones de ciudadanos y propiciar la creación de fuentes de empleo, en lugar de atender asuntos que no le competen e intentar gobernar a base de discursos soporíferos que cada vez se creen menos.

López Obrador ha cometido otro grave error estratégico al salir a festejar el frenón a la dupla Calderón –Zavala; pocos lo festejaron, excepto sus abyectos lacayos en el gobierno, como el servil y vulgar Jenaro Villamil, del Sistema Público de Radio y Televisión, que escribió en Twitter:

“Laaaastima Margarita. El @INEMexico le niega el registro a Mexico Libre por rebasar el monto de recursos de origen no claro”.

Más allá de filias y fobias, de si el INE actuó con o sin presiones; de si Calderón y Zavala merecían el registro, la decisión queda manchada con la duda y la manifestación inadecuada al respecto, del presidente de la República, quien falazmente predica que su fuerte no es la venganza. Ah, eso sí, Encuentro Solidario, el partido de los evangélicos recibió el registro, ¿coincidencia divina?

@BTU15

Deja un comentario