CALEIDOSCOPIO: Covid 19: la doble pandemia para las mujeres

Guillermina GÓMORA ORDÓÑEZ

La violencia de género en tiempos de coronavirus registra cifras de terror en México. Los homicidios dolosos en contra de la población femenina se incrementaron 11.65% en lo que va del 2020. Un grave problema social que no se resuelve contando hasta 10.

Estamos ante una tragedia colectiva que exige acciones inmediatas y concretas para evitar más muertes. Los exhortos a sacar la bandera de la paz son risibles, ofensivos y carentes de perspectiva.

La Organización Mundial de la Salud clasificó la violencia contra las mujeres como una crisis de salud global de “proporciones epidémicas”. ONU Mujeres, la catalogó como la “otra pandemia en la sombra”.

En México, la Secretaría de Gobernación pide que se cuente hasta 10 para evitar la violencia familiar, mientras las cifras muestran que son 11 mujeres asesinadas al día. Una torpeza que raya en la ignominia.

Sobre todo, si partimos del reporte del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública donde se revelaque se registraron 987 homicidios dolosos en contra de la población femenina en el primer cuatrimestre del 2020. Además, en abril, pasado, se abrieron 267 carpetas de investigación por homicidio doloso contra la mujer, la cifra más alta registrada desde 2015 por este tipo de delitos en un mes.

El aislamiento por la emergencia sanitaria se ha convertido en una trampa mortal para las mujeres. Las obliga al confinamiento con sus agresores y las separan de casi todos los recursos para defenderse. Una doble “pandemia” que nos exige actuar pues se enfrentan a una oleada de violencia física y psicológica sin precedentes.

La violencia de género no es un acto de “fraternidad familiar”, es un problema con raíces estructurales y sociales que afecta al 25% de las mujeres quienes han sufrido un grado de violencia en sus hogares no solo por parte de las parejas, sino por sus padres, hermanos u otro familiar.

La pandemia exhibió las condiciones de desigualdad de género en nuestro país, el machismo enraizado y perpetuado en todas las esferas, desde el acceso a la justicia, a la información y a la salud, así como hacia las mujeres indígenas y mujeres con discapacidades, las migrantes y las mujeres con diversidad sexual.

Una tragedia colectiva que el presidente Andrés Manuel López Obrador niega y desestima al considerar que el 90% de las llamadas de emergencia por violencia de género son falsas. Sin embargo, la terca realidad lo confronta, el pasado mes de abril ha sido el más violento para las mujeres desde el año 2015 en México.

Al menos 16 embajadas acreditadas en el país, así como ONU Mujeres hicieron un llamado para que se fortalezcan las medidas de prevención, atención y protección de víctimas de violencia.

La Red Nacional de Refugios, en estos dos primeros meses de contingencia, ha atendido a más de 11,000 mujeres, niños y niñas en sus 69 espacios de protección a nivel nacional que están operando al 80% de su capacidad.

Al respecto, Tania Reneaum, directora de Amnistía Internacional México, manifestó su preocupación porquelos programas para prevenir y atender la violencia contra las mujeres no se encuentran en la lista de los 38 programas prioritarios del gobierno de la #4T.

Muestra de ello es la cancelación de recursos para las Casas de Atención a la Mujer Indígena y Afrodescendiente, que apoyan a mujeres víctimas de violencia o discriminación y que en 15 años no se habían quedado sin financiamiento para operar.

Sin duda, los diferentes tipos de violencia en contra de las mujeres son una deuda histórica del Estado mexicano y sus instituciones. Urge la instrumentación de políticas públicas transexenales con un presupuesto sólido, de tal forma que sean permanentes con enfoque de género y derechos humanos.

La violencia contra las mujeres en el hogar, las afecta a ellas y a los menores que atestigüen los hechos. Si esas generaciones son por las que los gobiernos dicen trabajar, deberían mostrar más preocupación por su futuro y cuidarlas en el presente.

Vericuentos:

¿Revocación o tentación?

Reza la sabiduría popular que a “río revuelto, ganancia de pescadores” y en el caos desatado por la pandemia de Covid-19, el coordinador de Morena en el Senado, Ricardo Monreal, aseguró que su grupo parlamentario está dispuesto a adelantar la consulta sobre revocación de mandato para el 2021. Casualmente cuando se realizará la denominada “madre de todas las elecciones”, quieren oootra vez a López Obrador en las boletas. Recordemos que el acuerdo de la consulta quedó para 2022. ¡Cielos!

PAN vs. Gatell

Con la etiqueta #AplanaTuMisoginiaGatell el PAN en el Senado lanzó la campaña contra el subsecretario de Salud, Hugo López-Gatell, al que acusa de propinar un “golpe a las mujeres” con su forma de responder a la panista Alejandra Reynoso durante su comparecencia del pasado jueves. ¡Sopas!

@guillegomora

Deja un comentario