COLUMNA DE CIPRIANO: Autoridades serranas

Cipriano MIRAFLORES

En el combate a la pandemia los gobernantes de los países han adoptado diversas estrategias tal como debe ser. Una estrategia única no podría tener buenos resultados por la diversidad de los entornos. Los políticos inteligentes e intuitivos han tenido buenos resultados por haber entendido el entorno, los que se han equivocado han visto a la pandemia como sistema y olvidaron el entorno.

Leer bien el problema a partir del entorno es bastante más complicado que leerlo como sistema. Los pueblos indígenas de la Sierra Juárez comprendieron la pandemia a partir de su entorno, de aquí de su éxito hasta estos momentos.

Otro factor que ha ayudado a los pueblos serranos es que enfrentaron a la pandemia en tiempo y forma. Ellos primero han enfrentado a la pandemia en cuanto tal, sin relacionarlo con el problema económico, en cambio, muchos gobiernos han intentado encontrar el equilibrio entre el manejo de la pandemia y el manejo de la economía. El que enfrenta a dos enemigos a la vez necesita ser muy poderoso, en caso contrario, regularmente sale perdiendo.

A cada enemigo siempre hay que enfrentarlo mediante estrategias diferenciadas, y en tiempos diversos,  en caso contrario, la derrota está asegurada. Ocurre así porque el enemigo, sea la pandemia o la crisis económica, cuentan con diversas formas de ataque, que el gobernante tiene que responder, viéndose abrumado por ello, tal como ha sucedido. 

Los pueblos serranos, conocedores de su entorno, fundamentalmente la vida de la naturaleza, han actuado de acuerdo a los atributos de los animales, de esta manera, ante la pandemia primero y después ante las necesidades de sus poblaciones, han sido agresivos como un lobo, valientes e inteligentes como un león, veloces como un conejo.

 Al acercarse a los atributos de los animales, han evitado entregarse a los brazos del ego, que es un desencanto a la sabiduría, ni más ni menos. Al mismo tiempo, ante la gravedad de la pandemia la han tomado fríamente como se toman las cosas en el mundo animal. Saben que cuando la ira se sube a la cabeza la lógica desaparece. Pero también saben que sólo un lobo enojado puede vencer a un chacal loco. El gobernante debe saber, por tanto, usar el ingenio en los momentos adecuados.

Al ser ingeniosas, las autoridades serranas, han buscado a los aliados pertinentes en cada sub región, incluso sus diferencias las han arreglado por el momento, pues han entendido que un adversario listo es mejor que un aliado tonto. 

Han evitado también tener comportamientos que dañen sus relaciones con los gobiernos, tanto estatal como federal, pues saben que un perro que ladra no puede asustar a los lobos.  De esta manera, tienen una perspectiva adecuada de la problemática, pues no sólo han pensado en como derrotar a la pandemia sino como enterrarla.

Las autoridades serranas saben también que en el mundo hay dos potencias, una es la fuerza y la otra es el cerebro, sus experiencias de la naturaleza les ha indicado que aún no hay potencia que pudiera derrotar al cerebro.  Sus actitudes valientes ante la problemática se derivan de su conocimiento de la naturaleza humana, saben que los cobardes mueren a diario, mientras que los valientes mueren sólo una vez.

También sus conocimientos del mundo animal les indican que cuando una oveja guía a los lobos, esos lobos comienzan a volverse ovejas.  Pero si es un lobo quien los guía, entonces todos se volverán lobos.

 Al lobo  le importa la manada cuando ya tomó una decisión en el momento adecuado, lo último que espera es su propio beneficio. Las autoridades serranas abrevan diario de la sabiduría de la naturaleza, por eso son buenos dirigentes, sin importar sus grados académicos.

Deja un comentario