COLUMNA DE CIPRIANO: Dominación de los productos

Cipriano MIRAFLORES

Sabe usted que los productos adoctrinan y manipulan; mi computadora es una verdadera dictadora; promueven una falsa conciencia inmune a su falsedad. Y a medida de que estos productos útiles son asequibles a más individuos en más clases sociales, el adoctrinamiento  que llevan a cabo deja de ser publicidad; se convierten en modo de vida. En un buen modo de vida, mucho mejor que antes, y en cuanto tal se opone a cualquier cambio cualitativo.  Por eso las revoluciones en el siglo XXI no aparecerán. 

 La  tecnología revela su carácter político a medida que se convierte en el gran vehículo de una dominación más acabada, creando un universo  totalitario en el que sociedad y naturaleza, espíritu y cuerpo, se mantienen en un estado de permanente movilización para la defensa de este universo.   

 La nueva sociedad del Estado de Bienestar y del Estado de guerra tiene los siguientes elementos: Las tendencias principales son conocidas; concentración de la economía nacional  en las necesidades de las grandes empresas con el gobierno como una fuerza estimulante, de apoyo y algunas veces incluso de control. Parece que la 4T no escapa de esto. 

Mantenimiento de una armonía establecida entre la enseñanza y los objetivos nacionales. Las universidades y los tecnológicos sometidos a esta lógica. Por otro lado,  invasión del hogar privado por la proximidad de la opinión pública, abriendo la alcoba a los medios de comunicación de masas. 

La conciencia feliz, o sea, la creencia de que lo real es racional y el sistema social establecido produce los bienes, refleja un nuevo conformismo que se presenta como una faceta de la racionalidad tecnológica y se traduce en una forma de conducta social. Esto es nuevo en tanto que es racional hasta un grado sin precedentes.

El examen del ser ahí humano en el seno de la época presente, es decir, el capitalismo avanzado, excluye categóricamente que la existencia humana pueda ser revolucionada a partir del individuo. 

 La reificación, la abstracción, la alienación que son consustanciales a la vida del hombre  en la época del capitalismo excluyen la posibilidad de que el ser social pueda existir auténticamente como particular.

 Existe solamente en sociedad, y por eso es la sociedad en su conjunto la que debe ser revolucionada si se pretende avanzar hacia una apropiación de la verdad por el hombre. Cosa por demás problemática. 

Deja un comentario