CONVERSACIONES CON GARGANTA ABISMAL

Raúl CASTELLANOS HERNÁNDEZ

“El gran reto, es el de lograr dentro de la democracia el adecuado y fecundo equilibrio entre autoridad y libertad, que son dos valores sociales en permanente pugna. Ya señalaba hace dos siglos Montesquieu, que es una experiencia eterna, que toda persona que ejerce el poder tiende a abusar del poder que ostenta y que toda persona que tiene libertades, tiende, naturalmente, a abusar de las libertades que le conceden las leyes”.
Rodrigo Borja -ex presidente de Ecuador-.

Las confusiones estadísticas, de tiempos y circunstancias del rockstar de la pandemia Hugo López Gatell, guardadas las proporciones, me recuerdan la definición que dio sobre la globalización -en este caso aplicable al Covid-19- el ex-presidente de Colombia Ernesto Samper al participar en el Seminario Internacional-Gobernabilidad Democrática, realizado en agosto de 2006 en el contexto de la celebración del bicentenario del nacimiento del más universal de los oaxaqueños Benito Juárez.

Fue una pintoresca versión asimilándola con la tragedia de la Princesa Lady Di, “una princesa inglesa, que va con su novio egipcio, en un automóvil alemán, conducido por un chófer belga, emborrachado con whisky escocés, perseguidos por unos paparazzis italianos, montados en motos coreanas, que pretendían tomarles fotos con cámaras japonesas, que se estrellan en un puente de Paris, los llevan a una clínica brasileña y mueren unos minutos más tarde en manos de unos médicos filipinos”. Como se advertirá, toda una tragedia, como la pandemia actual, dialécticamente al estilo “fuente ovejuna”.

Ya entrado en las remembranzas y asumiendo mi teoría de que la historia es cíclica, en aquella ocasión y viene al caso en el escenario político actual de nuestro país, en qué el debate del Ejecutivo con los “intelectuales conservadores” es intenso, la economía esta prendida con alfileres y por si algo faltaré, de forma inédita el crimen organizado reta al Estado Mexicano. Rodrigo Borja puntualizó

“La gobernabilidad democrática es un tema enteramente preciso, porque paradójicamente los problemas de la gobernabilidad, es decir los problemas que tienen que ver con una razonable capacidad de mando, de conducción política y de disciplina democrática que pueda alcanzar una sociedad, se suscitan únicamente en los regímenes democráticos y no en los autoritarios. Lo cual motivó a un político europeo, años atrás, cuando observó los escollos que se oponían al proceso de democratización de Europa del Este, a exclamar irónicamente que “con Leonid Breznev las cosas eran más sencillas”.

Y claro que lo eran, porque cuando una voluntad omnímoda sustituye al diálogo democrático se “arreglan” los problemas de la gobernabilidad. Lo complicado está en gobernar los Estados en el marco del respeto absoluto a las libertades de los gobernados, en medio de consensos democráticos, del debate abierto de las ideas, de la convivencia con las discrepancias, el respeto a los fueros de la oposición política, el acatamiento de los derechos humanos, de observación de la auto limitación jurídica y moral que implica el ejercicio de un gobierno constitucional”.

Por ello, asumiendo y suscribiendo lo expresado por Rodrigo Borja, considero que el Presidente López Obrador, con sus matices y estilo propio, esta en lo correcto al tomar decisiones para garantizar la gobernabilidad y cerrar las compuertas -algunas, tal vez las más destacadas- por las que se realiza en cantidades industriales el contrabando de estupefacientes, armas y seres humanos; “tome la decisión de que las aduanas terrestres y marítimas van a estar a cargo de elementos de la Secretaría de la Defensa Nacional y de la Marina, lo mismo en el caso de puertos” expresó de forma categórica el pasado viernes; en el mismo sentido, de cerrar filas, “fumó” la pipa de la Paz con los gobernadores de Guanajuato y Jalisco, estados donde la violencia es permanente, con quienes el gobierno federal había tenido serias diferencias. La reconstrucción de puentes con el sector empresarial también es una buena noticia.

En cuanto al debate con los intelectuales, algunos muy respetables y otros no tanto, aunque hay quienes consideran que la respuesta del Presidente fue de “rudeza innecesaria”, considero dos aspectos relevantes, “en política -como en cualquier diferendo- el que se lleva se aguanta” dice un clásico y acierta el presidente cuando argumenta en la mañanera “en una democracia hay libertad de expresión”; segundo, el grupo firmante, a mi juicio, no debió convocar a la construcción de un frente para alcanzar contrapesos al poder ejecutivo, eso en términos reales es enseñar la denominación de origen, en todo caso debieron convocar a la reflexión y el análisis de las políticas públicas de la 4T y en consecuencia definir por quien votar el año que viene.

Volviendo a los recuerdos de aquel Seminario sobre Gobernabilidad Democrática en el que Garganta Abismal participó como Coordinador General y Moderador, lo llamé, ambos recordamos cuando en una mesa del Winston Churchill, definimos a quienes invitar como ponentes, la estrategia y hasta la logística del traslado, algunos desde sus países hasta Huatulco, dónde tuvo lugar el evento, eran tiempos de gran crispación; recuerdo la movilización que provocó el Presidente Samper, cuando una mañana salió sin previo aviso a caminar por las bellísimas bahías.

Esa tarde degustamos en tan emblemático espacio -por cierto ayer me enteré que también otro lugar de grandes recuerdos cerró sus puertas el Sanborns de San Ángel- de entrada, escalopas de abulón al estilo de la casa y medallones de queso con caviar, ambos una sopa de mariscos privilegiando los pulpos y ensalada César, de plato fuerte Garganta optó por salmón pochado a las finas hiervas y en mi caso, perdón por ser redundante roasted prime rib of beef with; de postre crépes suzette y fresas jubilé flameadas al oporto; por supuesto café expresó cortado con un tuis de limón y una cereza en trébol y Carlos I.

Entrados en la conversación celebramos que hoy lunes “haiga sido como haiga sido” -Calderón dixit- habrá Guelaguetza, aquí lo dijimos, en tiempos de pandemia la Guelaguetza valida la certeza de que ! VOLVEREMOS A ABRAZARNOS !. De igual forma me congratulé de que tres oaxaqueñas de excepción formen parte de la propuesta para dirigir el Conapred, Zenaida Pérez, Amaranta Regalado y Marcelina Bautista; sin duda méritos les sobran, en un contexto democrático con las nominaciones ya ganó Oaxaca; en lo personal por afecto y reconocimiento a su talento y sus luchas contra molinos de viento, va mi “voto y mi cuota” -PRI dixit- para Amaranta.

De igual forma, y haciendo valer la consigna de que los oaxaqueños hasta el queso enredamos pero somos bien chingones, me da un chingo de gusto -perdón por la redundancia- que después de un largo proceso de selección en el que participaron más de 300 mexicanos de la más alta formación profesional, intelectual y moral, Rita Bel López Vences y Gustavo Meixueiro, ambos nacidos y creados en este maravilloso solar, formen parte de dos de las cuatro quintetas de las que saldrán los cuatro próximos Consejeros del INE, que serán electos por la Cámara de Diputados Federal el próximo miércoles.

Debo comentar que Gustavo Meixueiro, después de hacerse públicas las evaluaciones, es el tercer mejor calificado de todo y de todos, bien por él, no solo honra su estirpe sino hace valer una ya larga trayectoria en la que ha sido navegante y constructor de puentes en pantanos y mares tempestuosos del ámbito electoral.

Ya para despedirnos, Garganta Abismal, consecuente con su vocación de contreras me recetó este epitafio “con la discreción necesaria la JUCOPO ofició el ritual democrático de entrevistar a 20 integrantes de una lista cuidadosamente depurada para evitar que pudiera colarse alguien autónomo e independiente, peor aún si tuviese origen y rasgos indígenas. La 4T “coronará” su epopeya histórica democratizadora si inclina, en la JUCOPA, su voto ponderado para mantener el sistema de cuotas que allanó el camino a la alternancia repetida. Para tranquilidad de los oficiantes, el diseño constitucional y el procedimiento de evaluación y selección de consejeros del INE, permiten mantener la opacidad y discrecionalidad necesarias para celebrar con bombo y platillo la designación de consejeros confiables para los partidos políticos. Tal vez algún día se animen a designar a personas profesionalmente confiables y con autonomía, independencia e imparcialidad, aunque sean indígenas”.
Por mi parte, si me permiten paso a degustar un Jack Daniel’s complaciendo la convocatoria de hoy no invocar la paradigmática conseja de Germán Dehesa “es viernes hoy toca”.

¡ VOLVEREMOS A ABRAZARNOS !

Deja un comentario