CRÓNICA EXPRÉS: Agarrón en el TEEO entre Wilfrido y Elizabeth

Rosy RAMALES

El magistrado Raymundo Wilfrido López Vázquez y Miguel Ángel Ortega Martínez en funciones de magistrado, argumentaron su voto en contra del proyecto de sentencia sobre el caso San Mateo Río Hondo, donde el actor se queja de una negativa de llamarlo como suplente para asumir la presidencia municipal.

Algo así.

Terminando de hablar el segundo, la magistrada presidenta Elizabeth Bautista Velasco, luciendo una hermosa blusa con aplicaciones artesanales, se endereza mientras acomoda las hojas del expediente para decir enseguida que hará uso de la voz puesto que ambos han votado en contra.

Y manifiesta : “Es lamentable el criterio que sostienen, falaz desde mi punto de vista porque no está apegado a las constancias que obran en el expediente. Y algo muy importante que tenemos que reconocer es el derecho que tiene el actor de acudir a este Tribunal… no viene la firma (del actor)….no se necesita ser perito para ver que está falsificada….escudándose que la asamblea decide revocarlo y ratificar al síndico…”

Etc, etc, etc.

Y bueno, anuncia su voto particular en su proyecto, el cual –dice– se apegó a los principios que rigen la actuación del Tribunal.

Y cuando se va a dirigir a la secretaria, el magistrado Wilfrido pide el uso de la palabra para solicitarle: “De la manera mas atenta y respetuosa que las opiniones que aquí vierto, no las califique usted de lamentables falaces; todos mis análisis son académicos y apegados al expediente….en reiteradas ocasiones he escuchado de usted comentarios altisonantes por parte de usted en plena sesión, no solo en el todo sino también en lo que dice; yo le solicito muy atentamente el respeto que yo le brindo a usted…yo jamás le haría una ofensa ni como presidenta ni como persona…”

Etc, etc, etc.

La magistrada Elizabeth, de cabello largo y negrísimo (bonito, pues), le dice entonces: “Gracias magistrado, si fuera el caso, le pido (sic) una disculpa; de hecho mi tono de voz es alto…y creo que yo también pido lo mismo. Ha habido asuntos donde usted ha hecho referencia, incluso de manera despectiva al personal de este Tribunal al decir que no conocen la materia y que no saben lo que están diciendo».

Le vuelve a “pedir” disculpas y reitera: “Mi voz es un poco alta…pero nunca lo hago en el afán de molestarlo…entonces no ha sido una sola vez en que usted ha criticado no solamente a mi persona, sino también hacia mi gente…usted ha dicho que yo no sé nada de la materia electoral y que mi gente menos, usted  lo ha dicho de manera frontal, de manera directa, y yo he sido muy respetuosa, le he dicho que yo respeto su punto de vista y su criterio también…”

Etc, etc, etc.

La magistrada le vuelve a “pedir” disculpas, pero también le hace ver que han sido varias o muchas las ocasiones en que el magistrado Wilfrifo Raymundo la ha ofendido.

Ups.

¡Y estaban en una sesión pública! ¡Qué oso!

Qué agarrón público entre el magistrado Wilfrido y la magistrada presidenta Elizabeth Bautista.

Pero eso, es lo de menos.

Lo de más, lo importante, lo preocupante, es que ese agarrón evidencia la división interna entre los magistrados y la magistrada presidenta, aunque la magistrada Elizabeth y el magistrado Wilfrido pudieran valorarlo como simples diferencias de criterios.

Pero parece que no lo son.

Más bien parecen diferencias de fondo, pero muy de fondo.

¡Con razón las sentencias salen como salen y luego se caen cuando las revisa la Sala Regional Xalapa del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación, o cuando llegan hasta la Sala Superior!

¿O nada tienen que ver esas “diferencias” de criterios entre la y los magistrados, que más bien parecen pleito, encono?

La magistrada Elizabeth tiene rostro de ángel, pero un carácter endemoniado. Y Willi tampoco canta mal las rancheras, tiene un geniecito más amargo…además peca de saberlo casi todo en materia electoral.

Ah, si ya hubiera nueva magistrada, quizá habría equilibrio en el Tribunal y se acabarían diferencias y pleitos.

Vaya, es probable, según dicen en los círculos político-electorales, que parte del enojo de la magistrada Elizabeth es porque el magistrado Wilfrido puso a la persona en funciones de magistrado (era su secretario), entonces como ambos hacen mayoría, los actores políticos acuden con ellos.

Mientras el Senado de la República ha caído en dilación, omisión, en cuanto al nombramiento de la nueva magistrada del TEEO.

Y ya viene la elección de gobernador o gobernadora de Oaxaca.

***

Correo: rosyrama@hotmail.com

Deja un comentario