CRÓNICA EXPRÉS: Avilés, ¿participación testimonial? ¿Tiempos calculados?

Rosy RAMALES

Un amigo, de ojo analítico, me hizo el comentario siguiente:

“De las designaciones realizadas por el gobernador Alejandro Murat, llama la atención la de la Comisión Estatal del Agua que recayó en Jorge Villacaña, quien su lugar natural sería ocupar el escaño que dejará Alejandro Avilés al irse de campaña de tiempo completo el próximo 3 de abril. Al no solicitar licencia el triple A, se estaría enviando la señal que su participación en la contienda electoral sólo es Testimonial, y para buscar la segunda minoría que lo llevaría al Senado, y a sus operadores de cabecera, Jorge Toledo y Marcos Cuevas, a la lista pluri de la próxima Legislatura local…”

Comentario bastante acertado; aunque respecto a los tiempos, habría que revisarlos.

Veamos.

Siendo Jorge Octavio Villacaña Jiménez el suplente del diputado local y virtual candidato del PRI a la gubernatura de Oaxaca, Alejandro Avilés Álvarez, el lugar natural del primero es ejercer la curul cuando éste entre a la campaña electoral. Eso, en vez de su designación como titular de la Comisión Estatal del Agua.

Entonces, una lectura lógica de la designación de Jorge Villacaña en un cargo dentro del gabinete ampliado, es que Alejandro Avilés no solicitará licencia ni siquiera para entrar de lleno a la campaña electoral para la sucesión gubernamental.

Y, en ese tenor, lógico es conjeturar que la participación de Avilés Álvarez en la contienda electoral, es testimonial. En otras palabras, que la cúpula priista y él como candidato del PRI tienen la certeza de que no ganará la elección de la gubernatura oaxaqueña.

Mmmm…aunque tal vez Alejandro Avilés en el fondo de su corazón abrigue la esperanza de ganar, sobre todo si el partido puntero, Morena, se desfonda como producto del encono interno por la candidatura morenista. Si Salomón Jara Cruz queda firme, quien sabe si los seguidores de Susana Harp Iturribarría voten por éste; o viceversa, si en una de esas ella consigue la candidatura por resolución jurisdiccional.

De aquí al día de la jornada electoral puede suceder todo y nada.

Faltan los sobresaltos por la presentación de los informes partidistas de los gastos de precampaña y la fiscalización de éstos, de los cuales tampoco escapa el abanderado priista.

Falta ver también si los registros son procedentes o a alguien le resulta alguna causa de inelegibilidad.

También falta ver si algún partido político se une al PRI para ir en candidatura común.

Faltan muchas cosas. En política nada está escrito.

Además, Alejandro Avilés es un operador electoral avezado, más rudo que técnico. Pero en estos menesteres, Salomón Jara también es competidor.

En fin, es probable que la participación de Avilés Álvarez en la contienda electoral, sea testimonial, máxime cuando se antoja difícil superar un tres a uno en la preferencia electoral, a menos de que ocurra un milagro o que la preferencia hacia Morena y su candidatura esté inflada, cosa que también es difícil.

A decir verdad, la preferencia hacia la candidatura morenista en mucho es gracias a la presencia de AMLO en la entidad oaxaqueña.

Por cierto, falta ver cómo impactan los resultados del proceso de Revocación del Mandato del Presidente de la República en los procesos electorales locales.

Retomando el asunto de la licencia a la diputación local, ésta tampoco es un factor determinante para dar por derrotado a Alejandro Avilés. Puede entrar a la campaña y pedir permiso para ausentarse de algunas sesiones a principios de abril, pues justo en este mes entra en receso la Legislatura y también cae la Semana Santa.

La Constitución Política de Oaxaca establece que: “La Legislatura tendrá periodos ordinarios de sesiones dos veces al año; el primer periodo de sesiones dará principio el día quince de noviembre y concluirá el quince de abril, y el segundo periodo, dará principio el primero de julio y concluirá el treinta de septiembre.”

Y la Semana Santa será del 10 al 17 de abril, aunque los días de más relevancia serán el Jueves y Viernes Santo.

Las campañas a la gubernatura arrancan el 03 de abril.

Ya se las arreglarán en el Congreso Local, no solo Avilés, sino todos los diputados y diputadas, para cerrar periodo e irse de vacaciones de Semana Santa o a la campaña de la candidatura de su respectivo partido político como parte de la estructura electoral.

Así que Avilés podrá entrarle de lleno a la campaña, ya sea con la esperanza de ganar o cuando menos garantizarle al PRI los votos suficientes para mantener el financiamiento público estatal; o con el ánimo de posicionarse rumbo a las elecciones federales de 2024.

Lo que sí, habría sido mucho mejor que Alejandro Avilés hubiese solicitado licencia a la diputación local desde el momento en que el PRI decidió hacerlo candidato a la gubernatura oaxaqueña. Primero porque, amén de su experiencia legislativa, siempre es complejo atender dos posiciones; y, segundo, para evitar suspicacias que incidan negativamente en el ánimo ciudadano.

***

Correo: rosyrama@hotmail.com

Deja un comentario