CRÓNICA EXPRÉS: La masacre de San Mateo del Mar, ¿sobre quién pesa?

Rosy RAMALES

San Mateo del Mar es uno de los municipios de Sistemas Normativos Indígenas donde grupos políticos, partidos, organizaciones sociales e intereses diversos, han contaminado sus practicas tradicionales y, en consecuencia, la paz de la población.

La masacre ocurrida la noche del domingo para amanecer lunes, en la agencia municipal de Huazantlán del Río, que derivó en la muerte de 15 personas, puede tener su antecedente en la última elección del ayuntamiento correspondiente.

Recuerden que las elecciones comunitarias en dicho municipio se vieron empañadas por la quema de boletas electorales en algunas agencias; hecho del cual pobladores acusaron a simpatizantes de Morena y a la actual diputada local Gloria Sánchez López, de pretender desestabilizar los comicios.

Y si se lee el Acuerdo IEEPCO-CG-SNI‐95/2019, mediante el cual el Consejo General del Instituto Estatal Electoral y de Participación Ciudadana de Oaxaca calificó como jurídicamente válida la elección ordinaria de Concejales del Ayuntamiento, se darán cuenta de la historia de discrepancias y conflicto en San Mateo del Mar.

No obstante, en una parte del Acuerdo se plasma lo siguiente: Concluida la elección, se clausuró la sesión permanente del Consejo Municipal Electoral siendo las 20:20 horas con del 13 de octubre de 2019, sin que existiera alteración del orden o irregularidad alguna que hubiese sido asentada en el acta de sesión permanente del Consejo Municipal Electoral de referencia.”

Eso quizá jurídicamente, porque en los hechos siempre hubo inconformidad hacia quien resultó electo como presidente municipal: Bernardino Ponce Hinojosa.

Incluso, se comenta que la masacre fue producto de un enfrentamiento entre el grupo de allegados al munícipe y la Unión de Agencias y Comunidades Indígenas Ikoots, grupo opositor a la autoridad y que la desconoce como tal, bajo el argumento de que su elección estuvo plagada de irregularidades.

¿Las hubo? Si se lee el Acuerdo del IEEPCO, no las hubo. Pero se asientan inconformidades durante el desarrollo del proceso electivo de San Mateo del Mar, el cual, por cierto, fue prácticamente idéntico al esquema del régimen de partidos políticos, solo que sin partidos formalmente visibles.

Y si durante el proceso electivo hubo diferencias, ¿el IEEPCO aplicó el mecanismo de conciliación previsto en la normatividad electoral?

Habría que preguntarle al consejero presidente, Gustavo Meixueiro Nájera, y a los consejeros y consejeras que junto con él ahora mientras se desempeñan como tales, compiten al mismo tiempo para ocupar una consejería en el Consejo General del INE.

En fin, tras las elecciones pobladores de San Mateo del Mar siempre advirtieron violencia en el municipio, hasta que estalló de manera brutal la noche del domingo pasado, en que el resultado fue de alrededor de 15 personas (13 hombres y 2 mujeres) lapidados, macheteados e incinerados.

¿A quién le pesan tales hechos de sangre?

Claro, el IEEPCO podrá decir que está fuera de su cancha, que la elección ya pasó. Pues sí, pero cuando estuvo en su cancha pudieron remediarse muchas cosas.

Por su parte, el Congreso del Estado de Oaxaca “condenó la masacre y exigió enérgicamente al gobernador, Alejandro Murat Hinojosa, garantizar la gobernabilidad y paz en esta zona para que el pueblo ikoot viva con seguridad y armonía.”

La masacre –dice el comunicado del Congreso— “tiene como antecedentes directos otros ataques recientes que implicaron tortura, privación de la libertad y homicidio en contra de habitantes de las agencias de San Mateo del Mar.”

Y si hay tales antecedentes, puede haber omisión o dilación por parte de las autoridades competentes para garantizar la seguridad pública y la procuración de justicia.

Y si bien la gobernabilidad se encuentra alterada en San Mateo del Mar, ésta es a causa de los intereses que se mueven alrededor. ¿Partidistas? ¿De otra naturaleza?

El Congreso del Estado debería examinar a sus propios integrantes por si alguno o alguna anda alterando el orden en dicho municipio.

Incluso, ante la ingobernabilidad municipal, procede la desaparición de poderes municipales, sobre todo si de ello depende el restablecimiento del orden. Entonces, ¿qué espera el Congreso?; es su facultad.

También habría que aplicar la sanción correspondiente al partido o a los partidos políticos que hubieran contribuido a romper la estabilidad de San Mateo.

15 muertos pesan.

***

Correo: rosyrama@hotmail.com

Deja un comentario