CRÓNICA EXPRÉS: Las ‘golondrinas’ a Gustavo Meixuero

Rosy RAMALES

Todo lo que tiene un principio, también tiene un final. Y el periodo de Gustavo Meixueiro Nájera como consejero presidente del Consejo General del Instituto Estatal Electoral y de Participación Ciudadana de Oaxaca (IEEPCO), ha llegado a su fin.

El próximo jueves 30 de septiembre concluye su periodo de 7 años que empezó en 2014. Formó parte de la primera integración de los denominados Organismos Públicos Electorales (OPL), que precisamente nacieron con la reforma electoral de dicho año.

¿Y cómo fue el desempeño de Gustavo como cabeza del árbitro electoral? ¿Muy bueno, bueno, regular, malo, pésimo?

Puede decirse que bueno.

Más allá de haber sacado 422 sesiones, mil 500 acuerdos y todas las acciones enunciadas en el balance (informe) que presentó hace unos días de los siete años de gestión, el valor de su trabajo se encuentra en que mantuvo la estabilidad al interior del órgano electoral.

Pero sobre todo en que con el arbitraje electoral se mantuvo la estabilidad de la entidad oaxaqueña, sacando tres procesos electorales, correspondientes a la renovación de una gubernatura, tres veces el Congreso Local y tres veces los ayuntamientos de los municipios de régimen de partidos políticos.

Claro, no lo hizo solo, pues también cuenta el trabajo de las y los consejeros electorales, de las personas titulares de las direcciones ejecutivas, y, por supuesto, de la plantilla laboral del IEEPCO.

Quizá es donde Gustavo quedó a deber. Porque por lo menos una decena de trabajadores siempre se quejó de regateos en el sueldo; incluso, de recortes en sus ingresos, además de ser enviados a desempeñar las tareas más complejas sobre todo en elecciones de sistemas normativos indígenas en municipios con conflicto.

Gustavo contó con dos brazos derechos: Personas que durante su periodo se desempeñaron como titulares de la Secretaría Ejecutiva del IEEPCO que a la vez fungen al frente de la Secretaría del Consejo General.

Primero Francisco Osorio Rojas (q.p.d), quien venía de la estructura anterior del otrora IEE, pero era un funcionario institucional. Con su experiencia prácticamente se convirtió en el apuntador de Gustavo durante las sesiones, éste con su muletilla “tome usted nota señor Secretario” cuando se veía en apuros.

Luego, Luis Miguel Santibáñez Suárez, quien llegó con Gustavo desempeñándose primero como su secretario particular, y tras el fallecimiento del buen Paquito, fue designado Secretario Ejecutivo y, por ende, del Consejo. Luis Miguel ha sido un eficiente operador político, a pesar de cualquier error que haya tenido hasta el momento.

Y, por supuesto, Gustavo contó con la voluntad de los partidos políticos y los representantes de éstos ante el Consejo General del IEEPCO. Aunque Morena no perdió la oportunidad de señalarlo como priista sobre todo por su vínculo de amistad con José Antonio Hernández Fraguas, pero en el desempeño de su función como consejero presidente nunca le encontraron nada, al menos no de manera pública.

En la última elección (la de junio pasado), ya en la víspera de la jornada electoral, Morena acusó de imparcialidad al consejero presidente del Consejo Municipal de Oaxaca de Juárez, y el Consejo General lo sustituyó; acción por la cual dicho partido reconoció la voluntad política del órgano electoral.

Sí, Gustavo enfrentó diversos señalamientos de distintos partidos políticos, incluido el PRI, el PAN y el PT, principalmente. Pero de ahí no pasaron. Y de que tuvo errores, los tuvo; tal vez excesos y omisiones, también.

Pero miren, para una persona que encabeza el órgano electoral, de por sí neurálgico por su naturaleza misma, resulta gratificante terminar con el reconocimiento de representantes de partidos políticos, como ocurrió en la última sesión del Consejo General (celebrada hace unos días), donde Gustavo presentó el balance de actividades de sieste años del IEEPCO.

Por ejemplo, Ana Karen Ramírez Pastrana, representante del PVEM; Noel García Pacheco, del PT; y Elías Cortés López, del PRI, reconocieron de Gustavo su “capacidad de diálogo”.

En tanto, consejeras y consejeros electorales también ponderaron el desempeño de Meixueiro Nájera, a quien le entregaron un reconocimiento vía la consejera Carmelita Sibaja Ochoa.

En realidad no tiene por qué reconocerse la función, pues precisamente para ello fue designado; es cumplir con la tarea encomendada y punto. Sin embargo, pudo haberlo hecho mal o pésimo.

Pero lo hizo bien. Quizá le faltó un poquito más. Tal vez darle mayor nivel al IEEPCO. Pero Gustavo se manejó mucho de bajo perfil. Lo que sí es de reconocerse es su capacidad de diálogo, aunque en algún momento parecía que el control interno se le salía de las manos.

En fin, lo hizo bien.

Cabe recordar, que en la integración del primer OPL-Oaxaca, el INE designó a Gustavo como consejero presidente, y en las consejerías electorales a Nora Hilda Urdiales, Elizabeth Bautista Velasco, Rita López Vences, Uriel Pérez García, Gerardo García Marroquín y Filiberto Chávez Méndez.

Como lo marca la ley, el Consejo General del primer OPL-Oaxaca (IEEPCO) se fue renovando de manera escalonada, y Meixueiro Nájera será el último en dejar el cargo.

VIENE UNA CONSEJERA ELECTORAL

Pronto llegará una mujer como consejera presidenta del Consejo General del IEEPCO, por mandato de la Sala Superior del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación que ordenó aplicar la alternancia de género.

Del concurso de oposición, hay seis finalistas como resultado de la etapa del ensayo; de entre ellas saldrá la consejera presidenta:

Gaspar Martínez Camelia
Gómez Esteban Gabriela
González Labastida Chrysthian Verónica
López García Monivet Shaley
Sánchez González Elizabeth
Silva Soriano Alejandra

Pero antes, una de las tres consejeras o de los tres consejeros electorales, podría presidir temporalmente el Consejo General del IEEPCO como encargada o encargado, porque el INE prevé realizar la designación de la consejera presidenta a más tardar el 29 de octubre.

Por el bien de Oaxaca, de la democracia, de la pluralidad, de la estabilidad social y del propio IEEPCO, es deseable que la quien llegue como consejera presidenta sea una persona con capacidad de diálogo, que abone a los consensos, que no se sienta más y tampoco menos que sus compañeras consejeras y compañeros consejeros, y que no choque con los partidos políticos ni con sus representantes.

***

Correo: rosyrama@hotmail.com

Deja un comentario