CRÓNICA POLÍTICA: “¿Dónde estás, dónde estás Yolanda? ¿Qué pasó, qué pasó Alito?”

Rosy RAMALES

La bancada de Morena en la Cámara de Diputados tomó con mucho agrado la iniciativa presentada por la legisladora priista Yolanda de la Torre Valdez, que plantea ampliar de cinco a nueve años la permanencia de las Fuerzas Armadas en tareas de seguridad pública, de tal manera que continúen hasta 2028, y no 2024 como fue creada.

Tan con agrado que dicha iniciativa, presentada el pasado viernes 2 de septiembre durante la discusión de la iniciativa del Ejecutivo Federal en materia de Guardia Nacional, luego luego fue suscrita por las bancadas de Morena, PVEM y PT.

Este lunes, el coordinador de la bancada morenista Ignacio Mier Velazco calificó como “empática y sensible” la iniciativa de la “valiente” diputada Yolanda y que es “lo que piden los gobernadores, que no se vaya la Guardia Nacional.”

Y ayer mismo, la Comisión de Puntos Constitucionales, vía el diputado morenista Juan Ramiro Robledo Ruiz, anunció que discutirá y votará el próximo martes 13 de septiembre la iniciativa de la legisladora priista Yolanda de la Torre, convertida en centro de atención por coincidir con el pensamiento de Morena y aliados; es más, se les adelantó con su iniciativa.

Nada de pecaminoso tiene coincidir. Incluso, todo representante popular debe actuar conforme se lo dicte su conciencia; conforme se lo demanden la Constitución, las leyes, la Nación y sus representados.

Sin embargo, un silencio casi sepulcral del coordinador priista Rubén Moreira, y de toda la cúpula del PRI, sobre la iniciativa de Yolanda, generaron sospechas en las bancadas de sus aliados legislativos: PAN y PRD, los cuáles están dando un ultimátum a la bancada tricolor para retirar la iniciativa o, en su caso, votar en contra llegado el momento.

Y si la bancada del PRI no retira la iniciativa, crecerán las sospechas. Ya lo dijo con todas sus letras el coordinador de la bancada de Movimiento Ciudadano, Jorge Álvarez Máynez: Con esa iniciativa se “está negociando la impunidad” para evitar el desafuero del diputado Alejandro Moreno Cárdenas (“Alito”), presidente nacional del Revolucionario Institucional.

A menos de que Yolanda haya presentado la iniciativa a título personal. Entonces, ¿se le salió de control a Moreira y al mismo “Alito”? ¿Y en ese caso, ella representa una próxima baja más en la bancada priista?

Vaya, hasta les queda la canción que dice: “¿Dónde estás, dónde estás Yolanda?
¿Qué pasó, qué pasó Yolanda?”
Pero en la siguiente versión: “¿Dónde estás, dónde estás Yolanda? ¿Qué pasó, qué pasó Alito?”

Quizá no tarde en hablar Moreno Cárdenas. O tal vez Moreira. Para confirmar la alianza legislativa con el PAN y el PRD rechazando la iniciativa de la diputada priista; o, en su caso, para hacer público el respaldo a ésta y, por ende, a Morena.

Probablemente la iniciativa hasta fue idea de la bancada morenista, pero para evitar más golpeteo hay moneda de cambio con el PRI pasándola como propuesta de una de las legisladoras priistas. Si fuese el caso, qué valiente.

ACEPTACIÓN

Y mientras sale Rubén Moreira o “Alito» a fijar postura, el Presidente de la República, Andrés Manuel López Obrador, esta mañana aceptó haber cambiado de parecer de regresar al Ejército a los cuarteles como prometió en campaña. Y por eso se creó la Guardia Nacional.

Pero según se entiende, no por capricho, sino porque ya en el ejercicio del gobierno se dio cuenta de la magitud del problema de la seguridad pública en el país; problema, dijo, que le heredaron.

POLITIZACIÓN

La creación de la Guardia Nacional, ahora su control operativo y administrativo por parte de la Secretaría de la Defensa Nacional –salvo que el Senado decida lo contrario—, y la iniciativa de la diputada priista para ampliar de cinco a nueve años la permanencia de las Fuerzas Armadas en tareas de seguridad pública, se ha politizado y partidizado

Y todo con miras a las próximas elecciones locales 2023, pero sobre todo en la ruta a las elecciones concurrentes de 2024. Se ha convertido en uno de los temas de ‘tiro al blanco’ por parte de la oposición.

Todos los partidos, todos los y las legisladoras, deberían centrarse en evaluar los resultado hasta ahora de la Guardia Nacional. Y con datos reales cuestionar, sin hacer números de cuántos puntos le bajan a AMLO y a Morena.

Aunque la violencia sigue enseñoreada en el país. ¿El panorama cambiará teniendo el control la Secretaría de la Defensa Nacional?

En realidad el problema de la seguridad pública no se soluciona con crear policías militarizadas o no militarizadas; el problema es de fondo, en el cual también tienen que ver gobernadores, gobernadoras, munícipes; así como factores como la pobreza, la falta de empleo y las ‘alianzas” entre autoridades y políticos con bandas criminales.

***

Correo: rosyrama@hotmail.com

Deja un comentario