CRÓNICA POLÍTICA: El pronóstico del senador Raúl Bolaños sobre la sucesión oaxaqueña

Rosy RAMALES

Para el senador Raúl Bolaños Cacho Cué el próximo gobernador tiene que ser: “…un líder, un actor político que no polarice, que no radicalice, que conozca de política, que entienda de gobierno, que haya recorrido el estado y que le haya dado resultados a Oaxaca. Ese perfil es el que tiene que volver a Oaxaca la brújula del sureste, porque con la actual administración tanto federal como local, Oaxaca comienza a volverse ese núcleo de desarrollo del sureste del país. Y la aspiración de todo oaxaqueño y paisano de los estados del sureste, es que caminemos al mismo ritmo vibrante que los estados del bajío y del norte”.

Ah, caray, ¿y dónde se encuentra ese dechado de virtudes? ¿Hombre? ¿O mujer? A todas las personas aspirantes a la gubernatura oaxaqueña 2022 le hace falta alguna de las referidas cualidades. Ojalá existiera al 100%.

Ni siquiera el mismo Raúl Bolaños las reúne completamente.

Ahora, cuando dice “un actor político que no polarice, que no radicalice”, ¿se refiere al senador morenista Salomón Jara Cruz?

Y cuando habla del binomio federal-local en relación a Oaxaca para el desarrollo del sureste, ¿quiere decir que el próximo gobernador debe comulgar totalmente con ideario y proyecto de nación del Presidente de México (y líder moral de Morena), Andrés Manuel López Obrador? Para ello el prospecto tendría que ser morenista. ¿O está pensando en alguna persona de otro partido político dispuesta a caminar en todo de la mano de AMLO? ¿El mismo senador Raúl Bolaños?

Raúl bosquejó su ideal para el próximo gobernador de su natal Oaxaca en el programa “Me lo dijo Adela”, cuando la periodista Micha hábilmente le dice: “(Alejandro) Murat muy cercano a Andrés Manuel López Obrador, tu muy cercano a Alejandro Murat; si eres gobernador salió bien para ti la jugada.” Entonces, Raúl contesta: “Debe salir para Oaxaca, no para mí, no para el gobernador Murat, sino para Oaxaca . Quien sea el próximo gobernador de Oaxaca tiene que ser para Oaxaca, no para un tema personal…Tiene que ser para que le vaya bien a Oaxaca. Tiene que ser un líder…” Y es ahí donde se suelta en la definición del perfil para la sucesión local.

Ah, algunas “corcholatas” oaxaqueñas son malinchistas y discriminatorias. Primero van a foros nacionales y luego buscan a los locales. Claro, priorizan el epicentro de la caja de resonancia, pero el ámbito local es donde cuenta la presencia para efectos de la votación.

En la entrevista, la periodista Adela Micha le pregunta de varios temas, entre éstos sobre el periodo extraordinario ex profeso para la ley secundaria de la revocación de mandato hasta del polémico artículo transitorio de la reforma judicial (presentado por Raúl) mediante el cual se le prórroga el mandato al ministro Arturo Zaldívar, quien ya dijo estar en desacuerdo pero falta que el Pleno de la Suprema Corte de Justicia de la Nación se pronuncie sobre la constitucionalidad o inconstitucionalidad de dicho transitorio.

Y, por supuesto, Adela le pregunta al senador Raúl Bolaños sobre su aspiración a la sucesión.

__ ¿Y de ahí quieres ser gobernador del estado?

__Mira, creo que la política es presente y no es futuro…

__Ah chinga…

__A todos los que les preguntas te van a decir sí si quiero…

__Ya Raúl, ¡ya estas como en el transitorio!

Efectivamente, Raúl Bolaños le da tantas vueltas a confesar su aspiración, como las da cuando alguien le pregunta sobre su autoría del controvertido transitorio judicial.

Finalmente, Bolaños Cacho Cué confiesa querer ser gobernador de Oaxaca. Sin embargo, dice: “Pero no estoy obsesionado con una idea que al final del día sé que tampoco depende al cien por ciento de mí. Es una visión distinta de la política, porque hay muchos que su obsesión personal les nubla sobre la visión integral de lo que requiere Oaxaca.”

Ciertamente, ser candidato y luego gobernador no es una decisión que dependa de él; ¿pero en verdad en él no es obsesión? Entonces ¿por qué busca foros para gritarlo a los cuatro vientos? ¿Por qué se placea?

Qué bueno qué dice saber tener los “pies en la tierra, porque la política también son circunstancias”.

Y la sucesión oaxaqueña 2022, cuyo proceso electoral inicia en septiembre próximo, ¿es su circunstancia? O, en caso de no serla ¿empuja para que la candidatura quede en una persona afín al actual grupo gobernante en la entidad? Una entidad donde gobierna el PRI, pero donde pululan los priistas que como él han migrado al Verde Ecologista de México (ahora su partido), o a otros partidos políticos; y, sin embargo, el Revolucionario Institucional sigue siendo la segunda fuerza electoral en el estado de Oaxaca.

Aquí cabe preguntar, en el supuesto de que esta no sea su circunstancia y empuje una candidatura, ¿por qué partido la empujaría? Porque en datos duros, hasta el momento Morena es el partido con mayor preferencia electoral y, en consecuencia, con posibilidades para ganar la gubernatura, salvo que sufra una profunda fractura.

En la entrevista con Adela Micha, Raúl Bolaños anunció que participará en el proceso electoral para la sucesión oaxaqueña y lo hará por el Partido Verde, porque éste “es una opción que suma”.

Y en ese sentido agregó: “Al final del día lo que Oaxaca requiere ya no es la polarización que vive nuestro país. Necesitas un partido y un perfil que encuentre en la unidad la mayor fortaleza. Porque Oaxaca es un estado donde tú compruebas hoy en día que cuando trabajan de la mano gobierno federal, gobierno estatal, sin importar el partido, hay resultados…”

Mmm…¿o sea, Morena no, porque polariza? ¡Es el partido que gobierna en el país! ¿O quiso decir que el Partido Verde y Morena podrían caminar juntos sin polarizar? ¿Estará pensando en una coalición electoral entre ambos partidos políticos?

En fin, en algún momento afirmó: “…sin duda alguna si yo tuviera el privilegio de ser gobernador de Oaxaca sé hacia dónde debe seguir Oaxaca”.

Pues para que él llegue a ser gobernador en el 2022, necesariamente tendría que ser por una coalición Morena-Verde, porque la votación de este último partido político en Oaxaca no ha llegado ni a los cien mil votos por sí mismo; en la elección 2021 de diputaciones federales apenas obtuvo 64,746.

O en una coalición PRI-PVEM-PAN-PRD.

Y quien sabe si él sume como candidato, porque pululan los priistas oaxaqueños descontentos porque Raúl siendo priista se quedó en el Verde cuando en el 2018 por los votos del PRI obtuvo el escaño de primera minoría postulado al Senado de la República por una coalición con el PVEM, en cuyo convenio éste lo registró como su candidato.

Igual y sí suma, ya viendo la viabilidad de que él pueda ganar la gubernatura.

Raúl habla de haber empezado en política desde muy joven. Y de hecho, podría decirse que la política la trae en las venas; sus antepasados han participado en política, y su papá, don Raúl Bolaños Cacho Guzmán ha sido político toda su vida y buen político. Pero hasta el momento, ni punto de comparación.

***

Correo: rosyrama@hotmail.com

Deja un comentario