CRÓNICA POLÍTICA: Jorge Castañeda, es usted el “horroroso arrabalero”

Rosy RAMALES

Qué pena que una persona como Jorge Castañeda Gutman considere como “horrorosos” y “arrabaleros” a municipios del estado de Oaxaca: Putla Villa de Guerrero y “otro un poquitito menos horroroso”, del cual no mencionó su nombre.

Durante el programa “Es la Hora de Opinar”, que conduceLeo Zuckermann en Foro TV, en el contexto de la importación de médicos cubanos para ayudar a combatir la pandemia de coronavirus en México, Castañeda dijo:

Ponen de alguna manera en evidencia los médicos cubanos a los (médicos) locales porque los locales no quieren irse –no puedo usar la palabra correcta, científica-, pero a un pueblo con adjetivo previo arrabalero, posterior, donde por cierto, Héctor se acuerda muy bien… cuando terminó la carrera de medicina aquí en la UNAM, se fue a un pueblo horroroso en Oaxaca, Putla, si no me equivoco, y luego gracias a Héctor y su amistad con Diódoro (Carrasco Altamirano, gobernador de Oaxaca entonces) creo que la pudimos enviar a otro pueblo, un poquitito menos horroroso, pero así que se haya ido con gran entusiasmo, no; y un cubano sí va a Putla, feliz de la vida”. 

Y los adjetivos calificativos los usó de manera peyorativa. Tanto así que algunos de sus compañeros de programa rieron; unos más, otros menos.

Arrabalero viene de arrabal, que alude al barrio alejado del centro de la población; una comunidad lejana, a las orillas. Pero Castañeda no usó el vocablo en este sentido, sino en otro. El tono de su voz denotó un sentido discriminatorio, así como aludiendo a lo más bajo, sin clase, sin alcurnia.

Y “horroroso” significa que es muy feo o desagradable, que da miedo.

Ese es el concepto en que Jorge Castañeda coloca a municipios del estado de Oaxaca. Imagínense, la calidad de persona.  Y eso que es economista, historiador, escritor, analista político y fue Secretario de Relaciones Exteriores en la administración del panista Vicente Fox Quesada como Presidente de México.

Títulos, oficios y cargos que no le han dado tantita sensibilidad. Y todavía, burlonamente, refirió: “No puedo usar la palabra correcta, científica, pero a un pueblo con adjetivo previo arrabalero…”

Con todo respeto, señor Jorge Castañeda pero escuchándolo hablar de ese modo, con ese tono, usando adjetivos calificativos, parece que usted es el “horroroso arrabalero”.

Una cosa es que municipios oaxaqueños se encuentren en pobreza y con múltiples carencias, y otra cosa es que sean arrabaleros en términos peyorativos y mucho menos horrorosos.

Si algo tiene el estado de Oaxaca es cultura (y además cultura étnica) en cada una de sus ocho regiones, en cada uno de sus 570 municipios, en cada uno de sus más de ocho mil pueblos y comunidades; además, son solidarios, hospitalarios.

Quizá Castañeda quiere encontrarse con imágenes similares a las de París, donde estudió un Doctorado en Historia Económica (y a lo mejor pasó de noche), o las imágenes de ciudades de primer mundo por donde ha viajado o donde prestó servicios diplomáticos.

En serio, ¿qué hace viviendo en México si le causan horror pueblos de entidades como Oaxaca?

Imagínense, ¡y así pretendía ser Presidente de la República!

Para los oaxaqueños Jorge Castañeda ha dejado de ser una persona grata.

***

Correo: rosyrama@hotmail.com

Deja un comentario