CRÓNICA POLÍTICA: La rebatinga en el IEEPCO, ya está impugnado

CRÓNICA POLÍTICA: La rebatinga en el IEEPCO, ya está impugnado

14 octubre, 2015 0

*.- Daniel y Cándido

Rosy RAMALES

Las cosas siguen sin marchar bien en el Instituto Estatal Electoral y de Participación Ciudadana de Oaxaca (IEEPCO), y los riesgos acechan al proceso electoral. Les platico:

Ángel Rafael Díaz Ortiz impugnó la decisión de las consejeras y consejeros electorales de quitarlo como Secretario Ejecutivo, lo era del IEEPCO y del Consejo General a la luz de la normatividad general y de la Ley de Instituciones y Procedimientos Electorales de Oaxaca (LIPEEO). Pero cuando ésta última fue declarada inválida por la Corte, lo quitaron.

Las mayoría de consejeros (as) estimaron que al regresar al viejo Código Electoral, vuelve la figura de Secretario General del IEEPCO. Pero el Consejo General debe funcionar con un Secretario Ejecutivo como lo manda la normatividad general. Entonces, nombraron al buen Francisco Osorio Rojas como Secretario General con la función de Secretario Ejecutivo del Consejo; un funcionario centauro, pues. Ya les platicamos al respecto en una columna anterior.

Pudieron nombrar a Ángel Rafael en ese cargo híbrido. Pero no, lo echaron aprovechando la confusión jurídica. Cosa que viene a confirmar el hecho de que Ángel haya presentado un Juicio para la Protección de los Derechos Político Electorales del Ciudadano y hasta vía per saltum ante la Sala Superior del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF), pues fue electo por el Congreso del Estado como Secretario Ejecutivo del IEEPCO y a la vez del Consejo General, como lo dispone la normatividad general y la Constitución particular.

¿Quién tiene la razón? ¿Los tres consejeros y el Consejero Presidente, Gustavo Meixueiro Nájera, que se pronunciaron por crear un funcionario centauro para no violar ni la normatividad general ni el viejo Código Electoral resucitado? ¿O Ángel? Eso sí lo tendrá que resolver el TEPJF.

Hay que conceder el beneficio de la duda a los consejeros (as) que votaron a favor de la creación del Secretario centauro. Entendemos que están guiados por el ánimo de cumplir estrictamente el principio de legalidad que rige la actividad electoral. Claro, los dos consejeros y la consejera que no dieron su aval, también están guiados por el mismo principio. ¿O ninguno?

Y Ángel Rafael también puede tener la razón legal.

Veamos: Al quedar invalidada la LIPEEO, debe aplicarse el viejo Código Electoral en lo que no se oponga a las leyes generales; o sea, a la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos y a la Ley General de Instituciones y Procedimientos Electorales (LEGIPE), las cuales ordenan la existencia de un Secretario Ejecutivo del Consejo General de los Organismos Públicos Locales Electorales (el IEEPCO en el caso Oaxaca). También lo ordena la Constitución Local.

Y ese Secretario Ejecutivo del Consejo General es el Secretario Ejecutivo del Instituto. Entonces, ¿puede un Secretario General hacer las veces de Secretario Ejecutivo del Consejo? Será muy interesante ver cómo resuelve el caso el TEPJF, cuya Sala Superior igual y puede decir que nada existe porque el Secretario Ejecutivo fue nombrado por el Congreso del Estado violando la autonomía del órgano electoral. Uy, exhibirían otro cochinero legislativo, de lo cual Ángel Rafael no tiene la culpa.

Aunque la Sala Superior del TEPJF también podría resolver en base a lo dispuesto en el artículo 105 de la Constitución General, cuando establece que: “La declaración de invalidez de las resoluciones (de las acciones de inconstitucionalidad) no tendrá efectos retroactivos, salvo en materia penal…”

En fin, el caso es complejo jurídicamente. Y todo por el “desaseo” legislativo. Y más complejo lo hacen los consejeros y consejeras electorales. Es vidente que, amén del lío jurídico, hay un lío político. Caso contrario, hubieran dejado a Ángel Rafael, ya sea como Secretario Ejecutivo o como Secretario centauro… más bien como Secretario Ejecutivo porque fue electo en ese cargo.

Incluso, el lío político entre los consejeros es evidente cuando nombran a Francisco Osorio como encargado hasta en tanto nombran al definitivo. ¿Y quién será ese definitivo? O sea, en pleno proceso electoral ¿se están peleando por las posiciones?

Cabe preguntar también: ¿Por qué Gustavo Meixueiro sacrificó a Ángel Rafael? ¿Nombrarán Director General del IEEPCO?

Y ahí no para la cosa. El nuevo partido local Renovación Social también está impugnando el acuerdo por el cual se designó encargado del despacho de la Secretaría General del IEEPCO; presentó un Recurso de Apelación.

Los consejeros y consejeras quizá hubieran salido mejor librados, evitando poner en riesgo la actividad electoral, si hubiesen pedido opinión al Instituto Nacional Electoral, cuyo Consejo General, por cierto, acaba de emitir un acuerdo muy interesante.

DANIEL Y CÁNDIDO

¿Ya lo saben? Daniel Pérez Montes fue designado encargado del despacho de la Dirección Ejecutiva del Sistemas Normativos Internos del IEEPCO. ¡Se le hizo! Bueno, es mejor esperar no sea que surja alguna impugnación o decisión en contario antes de que lo nombren como definitivo.

Y anda tan contento que hasta fue a la festividad de Tlacolula. Quien sabe si a darle gracias al Santo Patrón o a saborear un rico chocolate con pan de cazuela y un molito negro. El caso es que fue, pero no contaba con que Tlacolula estaba invadido de políticos: Priistas, panistas, perredistas. Ya ven que los políticos han agarrado las festividades de nuestros pueblos como foros políticos.

¿Tiene la culpa Daniel? Pues al parecer no; él no invitó al público asistente a la festividad. Pero debe de tener cuidado no sea que le tiendan una trampa. La Dirección de Sistemas Normativos es una posición muy codiciada.

Caray, de última hora nos enviaron una foto donde Daniel aparece con varios políticos, entre ellos el diputado federal perredista José Antonio Estefan Garfias, prospecto a la candidatura a gobernador de Oaxaca. Igual inocentemente se sentó a la misma mesa, total estaban en una comida no en un mitin, y ¡zaz!, tomaron la foto y nunca pensó que le hicieran la mala obra de circularla por todos lados.

Como dice el refrán, “no hagas cosas buenas que parezcan malas”. Debió levantarse de la mesa cuando vio que tomarían la foto. Como autoridad electoral no puede estar apareciendo con los aspirantes a la sucesión gubernamental. Repetimos, igual se trató de una inocentada. Pero en política la forma es fondo.

Claro, hay integrantes del IEEPCO que sin tomarse la foto, le dan vuelo a actividades distintas a la función institucional.

Seguramente otro regañado será Cándido Coheto Martínez, diputado federal priista, él sí aparece hasta levantando la mano. ¿Ya es coalicionista? ¿O también le tomaron la foto desprevenido?

 

***

Correo: rosyrama@hotmail.com