CRÓNICA POLÍTICA: Pueblo pobre, partidos políticos con millones para gastitos y campañas

Rosy RAMALES

Hace unos días el Consejo General del Instituto Nacional Electoral (INE) aprobó los montos totales de los conceptos correspondientes al financiamiento público de los partidos políticos nacionales para el ejercicio fiscal 2021; año eminentemente electoral.

¿Y qué creen? Que mexicanos y mexicanas podrán morirse por falta de infraestructura hospitalaria para atenderse de Covid-19, podrán sufrir los embates de la pandemia por un mal manejo de la misma, podrán morirse de hambre por falta de empleo, podrán cerrar sus negocios por falta de apoyo institucional, podrán sufrir todo.

Pero los partidos por el contrario; éstos en 2020 gozaron de financiamiento completo, y en 2021 dispondrán de una gran bolsa de dinero; vean:

Financiamiento público para el sostenimiento de las actividades ordinarias permanentes de los partidos políticos nacionales: $5,250,952,127 (cinco mil doscientos cincuenta millones novecientos cincuenta y dos mil ciento veintisiete pesos en M.N.).

Financiamiento público para sus gastos de campaña para: $1,575,285,638 (mil quinientos setenta y cinco millones doscientos ochenta y cinco mil seiscientos treinta y ocho pesos en M.N.), equivalente al 30% del financiamiento para el sostenimiento de las actividades ordinarias permanentes.

Financiamiento público para actividades específicas, correspondientes a la educación, capacitación, investigación socioeconómica y política, así como a las tareas editoriales de los partidos políticos nacionales: $157,528,564 (ciento cincuenta y siete millones quinientos veintiocho mil quinientos sesenta y cuatro pesos en M. N.).

Financiamiento público para el rubro de franquicias postales: $210,038,090 (doscientos diez millones treinta y ocho mil noventa pesos en M. N.).

Financiamiento público para franquicias telegráficas: $693,504 (seiscientos noventa y tres mil quinientos cuatro pesos en M.N.).

¿Qué tal?

Pueblo pobre, partidos ricos, ¿no? Y eso que todavía falta contar cuánto tocará a cada partido político nacional en cada una de las 32 entidades federativas, porque reciben doble: El financiamiento federal y el estatal.

El INE no tiene la culpa, los culpables son los propios partidos vía sus legisladores en el Congreso de la Unión porque (nada tontos) establecieron en la Constitución el calculo del financiamiento. No obstante, el Instituto se lleva su raspón porque la gente cree que el Instituto da dinero a los partidos a manos llenas.

¿Cuánto dinero destinado solamente al financiamiento a partidos políticos? ¿Se imaginan el monto global (federal y estatal) destinado al tema electoral? ¡Alcanzaría para comprar suficientes ventiladores para enfermos de Covid-19, o para comprar vacunas, o para inyectarlo al sector productivo, para sostener fuentes de empleo, para mitigar el hambre de la gente que cada día empobrece más!

Y todavía falta un restito: El monto a destinarse a los candidatos independientes en elecciones federales: $31,505,713 (treinta y un millones quinientos cinco mil setecientos trece pesos en M.N.) como financiamiento para gastos de campaña para el año 2021, que equivale al financiamiento público que recibiría un partido político de nuevo registro para la obtención del voto.  

El INE aun no ha determinado el monto por cada partido político nacional; lo hará hasta cuando el Consejo General apruebe, en su caso, el registro de nuevos partidos políticos de las once organizaciones que hicieron la solicitud previo procedimiento de constitución.

Dice la vox populi: “Entre menos burros, más olotes”.

Porque el financiamiento no se incrementa al aumentar el número de partidos políticos, porque el monto se divide entre todos (sean seis, ocho, diez, etc.).

Como sea, si no se incrementa, si el calculo obedece a una fórmula plasmada en la Carta Magna, si es año electoral…eso, a la mayoría de la gente no le importa; lo que sí, es que quizá empiecen a repudiar a partidos y candidatos porque ellos sí tendrán cómo vivir en 2021 mientras mexicanos siguen muriendo de Covid-19 y de hambre, y siguen viendo cómo su mundo se derrumba por la quiebra de su negocio.

Claro, al llamado de partidos y candidatos tal vez respondan los pobres beneficiados con programas sociales.

Y porque los pobres se traducen en votos, los partidos políticos luchan por el aumento de la pobreza en vez del crecimiento económico, desarrollo y progreso. ¿O no es así?

Entiendan porque el lema de “primero los pobres”.

Los partidos vía sus legisladores se negaron a reducirse el financiamiento público.

***

Correo: rosyrama@hotmail.com

Deja un comentario