CRÓNICA POLÍTICA: Sensato cortar mensajes peligrosos para un país

Rosy RAMALES

Ayer dio la vuelta a la red social el siguiente hecho: Que principales cadenas de televisión de Estados Unidos cortaron el mensaje de Donald Trump en el cual aseguraba que los demócratas le quieren “robar la elección”.

Pero como no presentó pruebas de su dicho, ¡zaz!, lo sacaron del aire, lo cual equivale a dejarlo hablando solo. Imagínese hacer tal desaire al candidato republicano a repetir en la presidencia estadounidense.

¿Desaire? Más bien sensatez de quienes dirigen las cadenas televisivas como MSNBC, NBC News y ABC News, al tomar una decisión por el bien de su país.

Con exactitud lo dijo Brian Williams, de MSNBC: La decisión de cortar el mensaje se debió a que éste “no se basa en la realidad y, en este momento, en el que está nuestro país, es peligroso”.

Cierto, en un contexto electoral candente cualquier mensaje con afirmaciones sin pruebas pone en riesgo la estabilidad de un país, hace trizas la concordia y la paz interior, y de refilón afecta tranquilidad internacional (incluidos mercados).

Alguien, en algún Estado nacional, debe empezar por ponerle un “hasta aquí” a los candidatos que amenazan con incendiar políticamente el país porque piensa, cree, sospecha, que va perdiendo las elecciones porque el adversario le está haciendo fraude.

O porque en realidad los resultados electorales le son desfavorables, pero se resiste aceptarlos por necedad. Y nada más por su orgullo herido pretende llevar al precipicio la paz y unidad interior. ¡Qué loco!

En las democracias se pierde o se gana por un voto; es necesario entenderlo y aceptarlo en cualquier país cuya Constitución ampare el principio democrático.

Además, ¡qué vergüenza patalear cuando los resultados son desfavorables sin pruebas de lo contrario! Quizá en su primera elección era creíble cualquier intento de manipulación para evitar su triunfo, ¿pero ahora?

Ahora parte de los electores estadounidenses están hartos de una forma autoritaria de gobernar, de un presidente que alienta el encono interno (además del externo), y, por si fuera poco, terriblemente xenofóbico.

Hicieron bien las cadenas de televisión en cortar el mensaje de Trump, porque así le hacen un servicio a su país evitando caldear los ánimos de la ciudadanía y se desate la violencia en Estados Unidos.

En momentos de crisis, de pandemia, lo menos deseable para cualquier país es el encono entre su propia gente, la desunión.

DERECHO A LA CENSURA

El cortón al aire de Donald Trump por parte de principales televisoras de Estados Unidos, ¿es censura?

Encontramos en siguiente significado de censura: “Acción de examinar una obra destinada al público, suprimiendo o modificando la parte que no se ajusta a determinados planteamientos políticos, morales o religiosos, para determinar si se puede o no publicar o exhibir.”

Bueno, pues los medios estadounidenses actuaron correctamente; están en su derecho de examinar si las afirmaciones de un candidato se ajustan a la realidad, valorando sobre todo la paz de su país.

Los diarios dan cuenta de que mismos medios afines a Trump prendieron alarmas y pidieron presentación de pruebas sobre el supuesto fraude electoral alegado por Donald.

El periodista Anderson Cooper lo dibujó de cuerpo entero: “(Trump)se dio cuenta de que su tiempo se acabó, pero no lo ha aceptado y quiere arrastrar a todos con él, incluyendo este país”.

Vaya, Donald empezó a patalear sin siquiera haberse agotado el conteo; por el contrario, intentó frenarlo en varios estados.

SÓLO EN MÉXICO

 Sí, solo en México se aguantan horas y horas de insultos por parte de la máxima autoridad: El presidente Andrés Manuel López Obrador.

Evidentemente, él siempre rechazará insultar, agredir, ofender, con expresiones en sus mañaneras. “Así es él; es su carácter”, dirán sus colaboradores.

Incluso, el propio mandatario podrá argumentar que solo dice la verdad.

Como sea, solo en México se tolera y se impulsa el encono.

Desde la campaña.

Y si bien le asistió la razón porque más de una vez pudieron robarle la elección, desde el 2018 dejó de ser candidato; es el Presidente de México con la obligación legal de gobernar para todos y de garantizar la paz del país.

Está perdiendo precioso tiempo; en diciembre entrará a su tercer año de gobierno.

***

Correo: rosyrama@hotmail.com

Deja un comentario