CRÓNICA POLÍTICA: Vienen las horas difíciles en Morena

Rosy RAMALES

Conforme a los plazos del respectivo procedimiento, ayer concluyó la aplicación de la encuesta pública abierta para determinar quienes ocuparán la presidencia y secretaría general de Morena; y mañana sábado, el INE dará a conocer los resultados.

Con independencia de que haya un claro ganador o que exista algún empate técnico”, según detalló en su momento Claudia Zavala, presidenta de la Comisión de Prerrogativas y Partidos Políticos del Instituto.

Y como se dice en el argot popular: “Llueva, truene o relampaguee”.

Así que vienen las horas difíciles en Morena, salvo que el perdedor acepte el resultado de manera, más que resignada, institucional.

Sin embargo, dada la praxis en los morenistas, son muy dados a impugnar todo. La judialización es buena; resuelve controversias, pero no males en tuétano.

Sería lamentable que los resultados de la encuesta desaten otra ola de impugnaciones que doble las 800 resueltas en un año por el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación con motivo del proceso interno a la dirigencia nacional morenista.

Pero así son ellos.

Incluso, capaces de empezar a escribir la historia de su auto-destrucción tan vertiginosa como el crecimiento de Morena, que en tan solo cuatro años de su creación consiguió la Presidencia de la República y con la misma velocidad pueden ir hacia el declive.

Quizá lo de menos sea constituir un partido político; lo demás es su permanencia en el sistema de partidos mexicano y, claro, en la preferencia electoral.

En fin, veremos que pasa en las próximas horas. También puede darse el escenario del empate técnico, lo cual obligaría a realizar una tercera encuesta para conocer quién ocupará los cargos”, adelantó Adriana Favela.

Algo así como una segunda vuelta, porque la primera solamente midió reconocimiento a efecto de reducir el número de competidores y competidoras.

Una medición donde Porfirio Muñoz Ledo se ubicó como puntero; registró el 41.7% y Mario 27.1%; una diferencia de 14.6% a favor del primero.

Y aunque el grado de conocimiento que una persona puede tener sobre los aspirantes no siempre equivale a preferencia electoral, sí es una base de partida. Sin embargo, nunca deben descartarse las sorpresas.

En fin, si no hay empate técnico y no ocurre un asalto interno, la próxima semana Morena tendría dirigencia nacional con todas las implicaciones correspondientes: Integración del Comité Nacional completo y luego la organización formal y selección de candidaturas para las elecciones 2021.

Si hubiera empate técnico, pues a otra encuesta, lo cual alargaría la paz y organización interna.

***

Correo: rosyrama@hotmail.com

Deja un comentario