Expone Poder Judicial de Oaxaca buenas prácticas ante Baja California Sur

Especialistas participaron en el Seminario de Derechos Humanos, Interculturalidad e Igualdad de Género, organizado en la modalidad virtual.

A invitación del Poder Judicial del Estado de Baja California Sur y las instituciones que integran el Comité Estatal de Seguimiento y Evaluación del Pacto para Introducir la Perspectiva de Género en los Órganos Impartidores de Justicia en México, especialistas del Poder Judicial de Oaxaca participaron en el Seminario de Derechos Humanos, Interculturalidad e Igualdad de Género, organizado en la modalidad virtual.

Ante más de 139 participantes de esa entidad del noroeste del país y de otros estados, la Jueza de Control, maestra Monivet Shaley López García, el director de Derechos Humanos del Consejo de la Judicatura, doctor Víctor Leonel Juan Martínez y el magistrado Luis Enrique Cordero Aguilar, impartieron los temas “La debida diligencia en el contexto del feminicidio de mujeres indígenas”, “Racismo Judicial” y “La función de la Sala de Justicia Indígena”, respectivamente.

Al dar la bienvenida a nombre del presidente del Honorable Tribunal Superior de Justicia y del Consejo de la Judicatura del Estado de Baja California Sur, Daniel Gallo Rodríguez, la consejera de la Judicatura Dora Luz Salazar Sánchez, apuntó que la igualdad de género no debe ser concebida solamente como un derecho consagrado en nuestra constitución, sino como una convicción ideológica, un deber ciudadano, una expresión cultural, una filosofía de vida y un valor social supremo.

Por su parte, en su ponencia “La debida diligencia en el contexto del feminicidio de mujeres indígenas”, la Jueza de Control, maestra Monivet Shaley López García, expuso que es la perspectiva de género, la que permite hacer visibles experiencias, intereses, necesidades y oportunidades de las mujeres; además de aportar herramientas teóricas, metodológicas y técnicas necesarias para formular, ejecutar y evaluar estrategias que lleven al empoderamiento de las mismas.

Hizo énfasis en la utilización del estándar o test de género, el cual permite la adecuada comprensión del fenómeno de la violencia contra las mujeres;  identificar el contexto generalizado de violencia, así como las relaciones de poder desiguales entre los géneros; utilizar un lenguaje no sexista; de los prejuicios y estereotipos de género, e incorporar los estándares internacionales que protegen los derechos de las mujeres, incluyendo jurisprudencia de los organismos internacionales.

Finalmente, mencionó que el contexto general de las mujeres indígenas es de desigualdades por condición de género, obedecen a  la persistencia de patrones culturales cuya posición las relega a ocupar una posición dentro del hogar, obligación del cuidado y atención de la familia, así como a la invisibilización de su situación.

(P.J)

Deja un comentario