Indispensable erradicar la violencia política de género para evitar que se normalice: magistrada Mónica Soto

Anular la elección por violencia política de género a través de dos sentencias en el proceso electoral de 2021 fue un parteaguas no solo para sancionar, sino para erradicar la violencia hacia las mujeres y evitar que se normalice como ha sido a lo largo de la historia de México, aseveró la magistrada de la Sala Superior del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF), Mónica Aralí Soto Fregoso.

Luego de que el máximo órgano jurisdiccional emitió dos sentencias que anularon las elecciones en Iliatenco, Guerrero, y en Atlautla, Estado de México, la magistrada Soto Fregoso apuntó que ese hecho muestra que el Tribunal Electoral está comprometido para dar acceso a la justicia a las mujeres y que con ello puedan no solamente incidir en las elecciones, sino decidir en cargos públicos.

En un formato de entrevista que le hizo la periodista Karla Iberia Sánchez, la magistrada Mónica Aralí Soto subrayó que las sentencias de estos dos casos tuvieron un impacto real, porque se visibilizó la violencia, lo que demuestra que el TEPJF actúa con perspectiva de género en todos los casos que llegan a la Sala Superior.

Durante su participación en el Women Economic Forum 2022, organizado por Expansión Mujeres, consideró que es indispensable que en el Congreso de la Unión se legisle para que las leyes contemplen causales de nulidad en la elección por violencia política de género, es decir, que haya requisitos para que las juezas y los jueces no tengan que interpretar todo el marco normativo nacional e internacional para anular una elección por este motivo.

En el panel “Sentencias de nulidad por violencia política en razón de género”, la magistrada insistió en que la disparidad política se da porque persiste entre los hombres una obsesión de dominar en el poder político y económico, debido a la cultura patriarcal, por lo que es necesario visibilizar estos casos.

Durante esta conversación, la magistrada Mónica Soto recordó, asimismo, los avances en materia de paridad, como el caso del Congreso de la Unión, conformado por 250 legisladoras y 250 legisladores, además de las seis gobernadoras elegidas en el pasado proceso electoral.

Por último, refirió que en los cargos de presidencias municipales existe un retroceso de mujeres que llegan a este cargo, además de que son las más violentadas y denigradas, por lo que llamó a no normalizar la violencia de género.

(TEPJF)

Deja un comentario