Mayor resistencia a la participación política de la mujer en gubernaturas: expertos

Para el desafío que implica el cumplimiento de la paridad de género, las mayores resistencias para la participación política de la mujer y el efectivo ejercicio de sus derechos político-electorales se han encontrado en las gubernaturas y en las agendas de partidos políticos de todas las ideologías, señalaron expertos que participaron en el Sexto Conversatorio “Elecciones 2021: Retos y perspectivas de la paridad de género en las gubernaturas”, organizado por el Instituto Nacional Electoral (INE).

La Consejera Norma De la Cruz Magaña, integrante de la Comisión de Igualdad de Género y No Discriminación, detalló que, desde que las mujeres pueden votar en México, el 98 por ciento de las gubernaturas han sido ocupadas por hombres y sólo 2 por ciento por mujeres, además de que 25 de los 32 estados nunca han tenido una mujer como gobernadora.

El objetivo del Conversatorio en línea, dijo, es reflexionar en torno a la promoción, participación y respeto de los derechos políticos y electorales de las mujeres candidatas a las gubernaturas durante el proceso electoral 2021, donde se han encontrado las mayores resistencias.

“Estos datos son demoledores desde cualquier enfoque, aun desde la perspectiva de la paridad de género a través de la cual considero debemos observar la calidad de nuestra democracia”, enfatizó.

La Consejera De la Cruz explicó que, ante esta situación, el INE aprobó los criterios para impulsar la paridad de género y obligar a los partidos políticos a postular mujeres para el cargo de gubernaturas en al menos siete entidades en donde habrá elecciones este año.

Aunque fueron impugnados estos criterios, la Sala Superior del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF) obligó en su sentencia a los partidos a postular a siete mujeres como candidatas a las gubernaturas y señaló que, en el caso de incumplimiento, se negarían los registros de las candidaturas de otros.

Se le ha negado a la ciudadanía el derecho a elegir a una mujer

La Consejera Dania Paola Ravel Cuevas dejó en claro que en este país se ha quitado a la ciudadanía el derecho a elegir a una mujer como gobernadora, porque los partidos políticos no las postulan para estos cargos.

La paridad, abundó, no garantiza que las mujeres compitan en condiciones de igualdad, sólo que sean postuladas en igual número que los hombres, ya que denunció que “aún existen prácticas que buscan excluir a las mujeres del espacio público a través de estrategias partidistas que constituyen verdaderos fraudes a la ley”. 

Afirmó que la paridad que permitirá que mujeres sean postuladas como candidatas para las gubernaturas llega como un espacio de justicia tardía.

Hizo votos porque en este proceso electoral “las estrategias de simulación queden atrás, que se postule a mujeres para ser gobernadoras en entidades donde los partidos sean competitivos y el principio de paridad logre una de sus finalidades: eliminar obstáculos que impiden de facto que las mujeres talentosas y con méritos lleguen a estos cargos”.

Paridad es una reivindicación a los derechos políticos de las mujeres

La especialista Arianne Gisselle León Rivera, de la organización Equilibra, Centro para la Justicia Constitucional, sostuvo que “la paridad no busca la imposición de las mujeres en la vida política, sino una reivindicación de sus derechos político-electorales”.

Enfatizó que la ciudadanía se ha construido sobre estereotipos y modelos masculinos que obstaculizan la participación igualitaria en el campo de la política y han excluido a la mujer.

“Esta exclusión no ha sido accidental sino ha sido estructural, pero no solamente estos son algunos de los elementos que han favorecido a que no exista esta participación paritaria en los cargos de las gubernaturas, sino también un elemento importante que tiene que ver con la violencia hacia las mujeres, la violencia política a la que se tiene que hacer frente”, agregó.

Resistencias en todos los partidos políticos

En su participación, el Consejero Ciro Murayama Rendón hizo énfasis en que las resistencias a los derechos de la mujer están no sólo entre hombres progresistas, sino en las ideologías de todos los partidos políticos, incluyendo los de izquierda.

“La paridad y la representación política de las mujeres debe perseguirse como un fin, pero también como un medio para activar y potenciar el ejercicio de otros derechos”, afirmó.

Citó ejemplos de la desigualdad estructural como la pobreza en la que viven el 41.44 por ciento de hombres y el 42.4 por ciento de las mujeres; el trabajo doméstico al que ellas dedican 27 horas y ellos sólo 15 horas; además de que a nivel de actividad política, los partidos dedican hasta el 98 por ciento de su gasto en candidatos varones.

En seguida, la diputada federal y secretaria de la Comisión de Igualdad de Género, Marta Dekker Gómez reconoció que ante las resistencias que hay en los partidos políticos, la sentencia del Tribunal es positiva “porque sólo así las mujeres tendrán la oportunidad de competir en condiciones de igualdad en las entidades federativas”.

Detalló que anteriormente no existía la obligatoriedad y los partidos políticos no respetaban el derecho de participación de las mujeres, por lo que, en la presente legislatura, la prioridad ha sido lograr la igualdad de oportunidades y los derechos de género plasmados en las reformas constitucionales que garanticen el respeto a la paridad en las candidaturas presentadas por los partidos políticos.

“Este trabajo tiene como fin también proteger los derechos de todas y todos los mexicanos, ya que, con la existencia de mayor equidad en el poder, estaremos representados de manera paritaria en las decisiones de la vida política y económica del país y ahora en las entidades federativas”, agregó.

La Magistrada de la Sala Superior del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación, Mónica Aralí Soto Fragoso, dijo que a pesar de las resistencias se debe seguir insistiendo en una mayor participación de la mujer.

Mencionó que entre las principales causas por las que ha habido pocas gobernadoras, es porque son los cargos de mayor poder y están estereotipados para los hombres, pero las mujeres han demostrado que quieren participar y tienen la capacidad para hacerlo.

Expuso que la sentencia del Tribunal, “quita el velo a este cargo reservado para los caballeros”, además de que “se quedó corta” pues si se quería una reivindicación completa debía buscar que en las 15 gubernaturas hubiera postulaciones, pero, agregó, es un gran avance.

“Con esta resolución se ha logrado quitar obstáculos en la estructura del poder político que es patriarcal”, añadió, además de que garantiza el principio de paridad a nivel horizontal en el registro de candidaturas a las gubernaturas para los procesos electorales.

Paridad reto del siglo XXI

La Presidenta Nacional de la Organización 50+1, María Elena Orantes López, sentenció que un gran reto del siglo XXI es el desafío por la paridad, ya que consideró que aspirar a la primera magistratura de una entidad por parte de las mujeres, era impedido por “los pactos patriarcales”.

Señaló que las sentencias “permiten entender que las mujeres tenemos que estar en los cargos de decisión, que tenemos que estar en estos espacios a donde podemos abrir un techo más seguro, una paridad más justa y libre”.

Es decir, agregó, permiten que más de la mitad de la población entienda que la fuerza de las mujeres es el emblema que corresponde a llegar a cargos y sobre todo a romper paradigmas.

La doctora en derecho Leticia Bonifaz Alfonzo enfatizó la importancia de las acciones afirmativas como las que ha aprobado el INE, ya que las propias Naciones Unidas han determinado que sin éstas se tendría que esperar otros 60 años para alcanzar la paridad y una mayor participación política de las mujeres.

Detalló que actualmente hay muchas mujeres en busca de los espacios públicos. “Tuvimos que forzarlos con cuotas, fue aumentando el porcentaje, ahorita es un tema de paridad y es evidente que en una cámara paritaria ya salió el tema de la violencia contra las mujeres y muchos otros temas que posiblemente sin mujeres no camina”.

Indicó que lo ideal sería un cambio cultural “porque cada quien está convencido de qué debe hacer, lo que es su obligación y que la lucha por la igualdad es una lucha compartida de hombres y mujeres”.

(Con información del INE)

Deja un comentario