Sócrates A. Campus Lemus: Así es la vida

Agencia QP. ¡Qué conste…son reflexiones!

Felipe Calderón se siente perseguido político por el gobierno actual y es que su confrontación con AMLO es clara, porque sin duda tendría que aceptar que le “robó descaradamente la elección presidencial” y como explica AMLO, no odio pero no olvido, y  ahí están las consecuencias porque en política el que gana tiene el “derecho a investigar lo que ha sucedido en la historia”… y pues, ni modo, se dan los tiempos y las circunstancias para que todo se acomode y se puedan controlar los caminos en la vida.

Se ha dicho desde el cambio de gobierno que entre AMLO y Peña Nieto se había impuesto una condición de no tocar al presidente saliente a cambio de que la transición fuera tranquila, y no creo que eso haya servido para nada simplemente porque los treinta millones de votos en favor de AMLO, le dieron la razón y permitieron que desaparecieran los partidos políticos y se eliminaran naturalmente los grupos políticos, dejando el poder total en manos de Andrés Manuel López Obrador. Un inmenso poder personal que se ha convertido en el motor del cambio y de su conducción personal.

Con esa fuerza real, moral y política, con el control total de cámaras y de la mayoría en el Senado y en los gobiernos de los Estados, AMLO es un presidente inmensamente poderoso gracias al apoyo popular del que goza y sigue gozando, ahora, se destaca y se confirma lo que ha sido el escudo de su lucha por el cambio: LA GRAN CORRUPCIÓN COMO EL ELEMENTO FUNDAMENTAL DE LA TRAGEDIA NACIONAL. Al exhibirla y demostrar con hechos y datos que efectivamente en los dos últimos sexenios la corrupción era el elemento de la tragedia nacional, y de cómo se implicaron en esas sociedades y corruptelas los presidentes y sus aliados, el presidente demuestra que toda su lucha de años tiene la justificación de una realidad que ha demostrado y que puede eliminarla por lo que su calidad y fuerza aumenta día a día.

Todos sabemos de las grandes corrupciones, pero eran solamente los dichos y las filtraciones que daban la certeza de lo que acontecía en el país, pero con la consignación y declaraciones de Emilio Lozoya se comprueba que esa corrupción era el motor de todo el poder en el país y de que al mismo tiempo fue la responsable de la tragedia nacional, y AMLO lo comprueba y lo descubre en la realidad, por ello, su valor es enorme y su credibilidad es increíble y será el verdadero motor del cambio a un lado de lo que puede o pudo ser su partido MORENA, que ya se puede quedar en el limbo porque al final de cuentas, el presidente, es el que concentra la confianza y la credibilidad de los mexicanos y tiene “la última palabra” donde su palabra es la ley…

Por 18 años de lucha constante denunciando los males ha logrado que al final sean comprobados sus dichos con los hechos y se muestren los excrementos de una sociedad y políticos en descomposición, tal como lo ha sido lo que él ha denominado el fin del neoliberalismo. Curiosamente, en este proceso se tiene que consolar a los grandes capitalistas que ahora dejaron de ser parte de la mafia del poder para convertirse en los aliados de MORENA y así, ellos, garantizan ante el país y el mundo que no hay rasgos comunistas en el proceso del cambio promovido por AMLO, sino que existe la convicción de lograr lo que todos los gobiernos pretenden: La eliminación de la corrupción como un mal que frena el desarrollo y fomenta las malas prácticas en la política. El presidente habla del final del neoliberalismo pero sostienen su apoyo y acción en las obras fundamentales del país en la eficiencia y contratación de los grandes y poderosos grupos empresariales y financieros que le acompañan en el cambio, por ello, a pasar de las muchas críticas y confrontaciones que muchos sostienen con Romo, este, en vez de debilitar su poder lo fortalece, porque teniendo el visto bueno del presidente, lo que digan sus colaboradores no tiene mayor importancia, lo que cuenta es el apoyo en las acciones y el desarrollo de sus planes con los grandes empresarios y financieros en el país.

A los empresarios y financieros nacionales les conviene la eliminación de la corrupción porque evitan involucrarse en ella y perder fondos y contratos, porque al final de cuentas los corruptos que autorizaban los contratos y fondos financieros para las obras podían ocupar a las empresas extranjeras que garantizaban mayor discreción en los cochupos y su manejo para que gozaran de esos recursos los políticos, sus familias y grupos ya sea para su beneficio o para las acciones políticas, y esto alejaba del poder a los mismos empresarios y financieros nacionales. Por ello, ahora, los compromisos con AMLO son fuertes lazos para eliminar las corruptelas porque al final de cuentas ellos también se benefician al ahorrarse esos recursos que no podían justificar legalmente y los comprometían y sometían al control de los políticos y funcionarios corruptos, hoy, digan lo que digan, gozan de mayor libertad de movimientos y tienen garantizados los mejores contratos y obras que se aprueban en el país.

La comprobación de los grandes escándalos de corrupción están ligados en las empresas extranjeras y a los grupos políticos que en la realidad dieron al traste con el modelo neoliberal y que fueron el factor real para que los mexicanos votaran por el cambio y en favor de López Obrador. Con la destrucción de partidos políticos y grupos políticos tradicionales en la vida nacional, AMLO, se fortalece y esta fuerza es importante para el cambio y será mayor o menor su influencia en la medida en que los actos y acciones políticas den resultados favorables en la vida nacional equilibrando las fuerzas y evitando el que se pierda el equilibrio y se desaten las pasiones y ambiciones de algunos políticos que luchan por el control del poder en MORENA, si AMLO sigue con el control de su grupo es claro que logrará conducir el barco a buen puerto, pero si deja que las ambiciones y las pasiones disputen el mando, el peligro de hundirse es enorme. Así que éxito o fracaso en el momento actual está en manos de un solo hombre: ANDRÉS MANUEL LÓPEZ OBRADOR. Total, como dice el dicho: “Quién te amé, amará hasta tus peores defectos, y quien te odie, odiará hasta tus mejores virtudes”.. Así es la vida real.

Deja un comentario