CRÓNICA EXPRÉS: “No estoy buscando chamba; busco gobernar Oaxaca”: Alberto Esteva

“Oaxaca merece un gabinete decente y de oaxaqueños”, dice.

Rosy RAMALES

__¿Y cree usted tener posibilidades?

__Sí. ¿Por qué no?,__apresura Alberto Esteva Salinas.

__Pues es que casi no está usted en Oaxaca.

__Siempre he estado en Oaxaca. Soy oaxaqueño; aquí nací, aquí crecí, aquí estudié…¿por qué no?,__dice con toda firmeza.

__Bueno, es que buena parte de su carrera política la ha hecho en la Ciudad de México.

__No siempre,__alude el actual alcalde interino de Álvaro Obregón, cargo en el que fue designado cuando Layda Sansores se va a competir como candidata de Morena por la gubernatura de Campeche.

Refiere entonces que en su natal Oaxaca ha hecho carrera política, primero en el PRI de cuyo Comité Directivo Estatal formó parte, y de donde sale por órdenes de la cúpula gobernante de aquél entonces. Posteriormente se une al Partido Convergencia, del cual fue miembro fundador y diputado federal en dos Legislaturas. Participó en el gabinete del gobernador Gabino Cué Monteagudo como Secretario de Seguridad Pública entre otros cargos.

La conversación con Alberto Esteva Salinas es amena, la tarde de ayer viernes en la terraza del restaurante de un hotel localizado al sur de la capital oaxaqueña, donde llega a la cita con puntualidad inglesa. Viste camisa de cuadros pequeños en azul y blanco.

Empezábamos la conversación cuando se acerca el canta-autor Enrique Martell para saludar, y ya casi dándose la vuelta dice en alusión a la Crónica imaginaria que publicamos en la semana: “La Guelaguetza de los políticos”: “Gracias por la mención”. “Nada que agradecer, cuando Alberto sea gobernador lo invitará a cantar ahí”, le decimos en referencia a los cantantes invitados por el gobernante en turno a interpretar el himno oaxaqueño, el “Dios Nunca Muere”, en los Lunes del Cerro. “¡Por supuesto!”, asienta Esteva.

Alberto pide unos tacos, porque aunque es tarde aun no había comido; come despacio, cosa rara en los varones. Esta escribiente, pide solamente un refresco.

__¿Y cómo le nace la idea de contender a la gubernatura de Oaxaca?

__Porque soy de Oaxaca. Y en Oaxaca ya se necesita un gobernador oaxaqueño, un gabinete oaxaqueño, un gabinete decente; hay muchos hombres oaxaqueños y muchas mujeres oaxaqueñas con talento, con preparación, con capacidad, con experiencia, para integrarlo. Es hasta un insulto que en un gabinete haya personas que vienen de otras entidades, que no conocen Oaxaca.

Palabras más, palabras menos.

De pronto se escucha: “¡Hola Alberto, qué gusto verte!” Es una señora que va entrando, se aproxima a él, se saludan guardando la sana distancia. Y ella, efusivamente, comenta: “¡Ya sabes, estamos contigo!” “Gracias”, contesta Esteva, mientras la señora se dirige a otra mesa a esperar a sus acompañantes.

Un encuentro de mera casualidad donde no se dice nada más, pero que refleja que la aspiración de Alberto Salinas no está pasando desapercibida en la sociedad oaxaqueña; por el contrario, parece estar permeando.

Retomamos el tema del gabinete; su gabinete en caso de llegar a ser el próximo gobernador de Oaxaca, el cual, dice, estaría integrado paritariamente: 50% hombres y 50% mujeres. A pregunta expresa, bosqueja algunos proyectos para detonar el desarrollo de la entidad, explayándose cuando habla de la capital: Oaxaca de Juárez.

__Aquí (en la capital oaxaqueña) hay mucho por hacer. Mire como está, toda llena de baches, sin obra pública. Y eso permea en el ánimo de la gente respecto de cualquier gobernador, aunque corresponda al gobierno municipal, __observamos; palabra más, palabras menos.

__Nosotros lo haremos, lo vas a ver; (máxime) que yo soy de aquí__menciona al tiempo de hacer referencia de proyectos de urbanización.

Cuando tocamos el tema de las personas que también aspiran a la candidatura de Morena a la gubernatura de Oaxaca, habla con respeto de todas, lo cual no obsta para considerar que Salomón Jara “no tiene posibilidades”, que de Héctor Sánchez “ya pasó su tiempo”, que a Luis Antonio Ramírez Pineda no lo ha tratado, lo mismo que a Narcedalia; que Adelfo Regino está metido en la encomienda del INPI; que difícilmente transitará una coalición Morena-Partido Verde a favor de Raúl Bolaños Cacho Cué; de Susana Harpa dice conocerla, valorándola como una mujer talentosa.

__Bueno, por Morena puede ganar cualquiera que sea el candidato o candidata.

__No se crea.

__¿Por qué?

__Tiene que ver mucho la persona,__ considera, citando algunos ejemplos como el de estado de Nuevo León, algunas alcaldía de la Ciudad de México. Y más adelante sale a colación en sentido favorable, el caso de Francisco Martínez Neri, quien ganó la presidencia municipal de la capital oaxaqueña a pesar del pésimo gobierno del morenista Oswaldo García Jarquín (esto último lo dice esta escribiente).

__Es usted una persona afortunada, por gozar de la amistad de Marcelo Ebrard y de Layda Sansores.

__Sí.

__Por cierto, yo creo que de todas las “corcholatas” (a la sucesión presidencial), las que tienen posibilidades reales son Marcelo y Claudia Sheinbaum.

__Coincido con usted.

No tocamos el tema, pero es evidente que la adelantada sucesión presidencial puede incidir en la definición de las candidaturas en los seis estados donde en 2022 habrá elecciones de gobernador, entre éstos Oaxaca.

En algún momento de la conversación, sale a colación que Layda Sansores lo ha invitado a formar parte de su equipo en Campeche, pero él está firme en su aspiración de contender y ganar la gubernatura oaxaqueña.

Y este es su momento.

En septiembre concluye como Alcalde interino de Álvaro Obregón, y entonces podrá estar todos los días en Oaxaca, mientras seguirá viniendo fines de semana.

Por eso al principio de la conversación le preguntábamos si no está algo alejado de esta entidad. Y él afirmó: “No, nunca dejo de estar aquí. (Además) las precampañas empezarán por diciembre…Y no estoy buscando chamba; busco gobernar Oaxaca”.

Comenta estar armando su equipo, en su oportunidad hablará con todas las personas que como él aspiran a obtener la candidatura de Morena a la gubernatura oaxaqueña con el ánimo de sumar. También comenta tener buena relación con priistas y panistas, lo cual (considera esta escribiente) puede ser factor de suma de votos.

Antes, casi al principio de la conversación, Alberto Esteva relata sus tiempos difíciles en su natal Oaxaca. Su mamá quedó viuda muy joven, entonces él y sus hermanas ayudaban para el sostenimiento de la familia. Cuando llega el momento de estudiar una carrera se va a la Ciudad de México, y en la escuela vende productos oaxaqueños para poder costearse los estudios, es donde uno de sus maestros le abre la puerta para trabajar en una oficina pública.

Estudia Relaciones Internacionales.

Tiempos difíciles también fueron, según relata, cuando él y su familia eran hostigados por el gobierno de José Murat, cuando tenían el restaurante en San Felipe del Agua al grado de cancelar banquetes porque las personas que los contrataban recibían llamadas para deshacer el trato.

Hoy, son otros tiempos para Alberto Esteva, y el viento sopla a su favor.

***

Correo: rosyrama@hotmail.com

Deja un comentario