CRÓNICA EXPRÉS: Proceso Electoral de Oaxaca

Rosy RAMALES

Por disposición legal, el Proceso Electoral Federal (2020-2021) inicia en la primera semana de septiembre del año previo al de la elección. Y el Instituto Nacional Electoral (INE) ya definió la fecha exacta: El próximo lunes 7 de septiembre.

Pero el Proceso Electoral Local no iniciará en la misma fecha, porque en junio pasado el Congreso del Estado de Oaxaca la modificó vía una reforma electoral.

No obstante, la Jornada Electoral ordinaria de ambos procesos electorales se llevará a cabo en la misma fecha: El primer domingo de junio; o sea, el día seis de ese mes.

En esa fecha, los electores de Oaxaca elegirán diputados y diputadas al Congreso del Estado y concejales a los ayuntamientos por el régimen de partidos políticos.

Como es sabido, la reforma mediante la cual la actual Legislatura modificó por única ocasión el inicio del proceso electoral oaxaqueño fue motivada con el ánimo de hacer un ahorro de alrededor de 14 millones de pesos para reasignarlos a proyectos y programas gubernamentales, ante las necesidades económicas generadas por la pandemia Covid-19.

Con tal reforma se redujo tres meses la operatividad del Instituto Estatal Electoral y de Participación Ciudadana de Oaxaca (IEEPCO). Pero, como se planteó en la exposición de motivos, “ello no representa riesgo en las diferentes etapas del proceso electoral”.

Es más, la iniciativa (que contiene datos comparados con otras entidades federativas), se precisó que: “…al dar inicio en el mes de diciembre, se estaría garantizando que los procedimientos internos de los partidos políticos de precampaña y elección de candidatos se realicen sin contratiempos, así como los procedimientos para que los candidatos independientes obtengan el respaldo popular.”

Cierto. En realidad en los tres meses de reducción, el IEEPCO bien puede hacer el correspondiente trabajo preparativo de escritorio. Tener todo listo para la integración e instalación de los Consejos Locales y Municipales Electorales, sesionando el mismo día en que inicie el proceso electoral oaxaqueño.

Si por sesiones no hay que parar.

Incluso, varias de las actividades ya no las realiza el IEEPCO, sino el INE. Por ejemplo, lo relativo a la integración, ubicación e instalación de las Mesas Directivas de Casilla.

En fin, no resulte al rato que el IEEPCO pida ampliación presupuestal para cerrar 2020. Pero si fuera el caso, ¿en que se gastó en un año prácticamente paralizado?

Claro, hubo gastos, sobre todo en sueldos de los altos mandos del Instituto, pero operativamente quien sabe. Ya ni gastaron en café y galletas porque las sesiones fueron virtuales una vez que empezó la pandemia. ¿En qué más? Quizá en la compra de insumos para proteger de virus a los trabajadores que no hicieron Home Office.

***

Correo: rosyrama@hotmail.com

Deja un comentario