CRÓNICA POLÍTICA: ¿Proselitismo morenista usando la pandemia?

Rosy RAMALES

Dice la sabia filosofía popular: “Ven la tempestad y no se hincan”. Esa es la imagen que proyectan los morenistas respecto de la pandemia y el proceso electoral concurrente 2020-2021 para renovar el Congreso de la Unión y cargos locales en las 32 entidades, entre éstos 15 gubernaturas.

Resulta que la Presidencia de la República, vía su vocería, solicitó al Instituto Nacional Electoral (INE) y a los partidos políticos, destinar sus tiempos en radio y televisión para difundir información sobre la emergencia sanitaria del Covid-19; obvio, en lugar de difundir las actividades relacionadas con el proceso electoral.

Cierto, nuestro país está en un “momento vital para reforzar las acciones de comunicación ante el incremento de casos”, sin embargo ¿por qué necesariamente en los tiempos que por mandato constitucional le corresponden a las autoridades electorales y a los partidos políticos?

La misma Presidencia de la República puede canalizar todos los recursos destinados a la publicidad y propaganda gubernamental, para difundir de manera intensa la información relativa a la pandemia privilegiando la salud de mexicanas y mexicanos por encima de la imagen del gobierno.

Incluso, el Gobierno Federal puede destinar el tiempo de las conferencias mañaneras a dicho fin, y también pedir más tiempo a los concesionarios de radio y televisión para el mismo propósito; se trata de la salud de todos los habitantes del país.

Y por si fuese poco el tiempo, entonces pedir a los poderes Legislativo y Judicial federales contribuir con recursos económicos para adquirir el tiempo necesario en radio y en televisión, o que cedan lo contratado hasta ahora y parte de lo correspondiente a 2021.

La solicitud al INE y a los partidos políticos, sobre todo a éstos, pareciera una acción con fines electorales, aunque solo sea durante el invierno y aunque se trate de un propósito noble como es el privilegiar la salud de la población en general.

Ya salió el presidente nacional de Morena, Mario Delgado Carrillo, accediendo a la petición. Y dijo:

“Coincidimos con la petición (de que) los tiempos dedicados tanto a su instituto como a los partidos pueda destinarse para que se dé información a la gente, preventiva, para cuidar su salud, con motivo de la emergencia sanitaria por el Covid-19…

“Nosotros estamos conscientes de que no hay nada más valioso que la salud de los mexicanos. Por eso, los tiempos que le corresponden a Morena, de radio y televisión en esta temporada invernal están a disposición de la autoridad sanitaria…

“Invitamos también a los demás partidos a que hagan lo mismo, que reflexionen lo importante que sería que también renuncien a sus tiempos para informar a la gente…A la gente ahorita qué le va a importar el anuncio de un partido u otro, cuando lo que está en riesgo, es la vida”.

Una acción loable. No obstante, en medio de las circunstancias políticas y el contexto electoral ¿a qué suena? A un proselitismo implícito de Morena, algo así como: “Miren, Morena se preocupa tanto de la salud de las y los mexicanos que cede sus tiempos”. ¿O no?

Evidentemente, el Vocero de la Presidencia de la República y Morena podrán negar de manera tajante que la acción de ceder los tiempos tenga tintes electorales.

EL EJEMPLO, LA MEJOR FORMA

La mejor forma de difundir información sobre la emergencia sanitaria en cuanto a prevención es con el ejemplo.

El hubiera no existe. Pero desde el primer momento de la pandemia en nuestro país, el Presidente de México debió usar el cubre-bocas y llamar a la población al uso de este tipo de protección, así como a guardar la sana distancia y demás medidas sanitarias.

Sin embargo, no lo usó y hasta desestimó las ventajas de su uso.

El mandatario es el líder administrativo y político de la nación, por lo tanto su postura frente a la pandemia Covid-19 es determinante.

Especialistas sobre el tema han considerado que la imagen del Presidente de la República usando cubre bocas, era y es definitivo para que la gente siga el ejemplo, pero como ven que no lo usa, entonces se cree que tal medida sanitaria no es importante cuando la misma Organización Mundial de la Salud lo recomienda de forma vital.

Desde el inicio de la pandemia, el Gobierno Federal pudo instrumentar diversas medidas para evitar las propagación del virus. Por ejemplo, el cierre de fronteras. Sin embargo, tampoco lo hizo.

Y también se ha negado a implementar medidas coercitivas para obligar a las personas a usar el cubre bocas.

LA ALCALDESA

Como es sabido,la alcaldesa de Naucalpan, Patricia Durán Reveles (Morena) se casó el sábado en Cuernavaca, Morelos.

Y al evento social habrían acudido alrededor de 150 personas.

¡En plena pandemia!

¿Habrá algún tipo de sanción para la alcaldesa?

***

Correo: rosyrama@hotmail.com

Deja un comentario