Población Digital: La fallida rebelión del gobierno contra las computadoras

Víctor TREJO

Durante 2013 en una charla para Ted Talks, Kevin Kelly un analista, fundador y director de la revista Wired que es líder en el ramo tecnológico hacía una reflexión sobre los próximos 5000 días de internet. Kelly enfocó su charla en lo que él llamaba “The One” explicando que internet no era otra cosa que una súper máquina dónde se almacena y procesa información y que nuestra computadora y teléfono son ventanas para acceder a este gran contenido.

Se trataba de un concepto simple, las computadoras no podrían entenderse en los próximos años sin conexión a internet. Es decir, que como la principal herramienta de oficina, los equipos de cómputo no podrían explotar todo su potencial sin estar conectados a internet. 

Hoy, en México, tenemos fuertes cambios en temas de legislación en internet. Pero no ha sido la única cruzada que se ha emprendido desde el gobierno.

Hace unos días El Universal publicaba una nota en la que nos encontramos con un anuncio de la Secretaría de Economía dónde, alegando razones de austeridad por la situación actual, decidió que sus empleados de base no requieren de computadoras para realizar su trabajo, y si verdaderamente la requieren no hay razón para que su dependencia se las provea. 

Este es un paso en la dirección equivocada, se intentó recuperar el rumbo al proponerles compartir el equipo, pero en el afán de ahorrar el gobierno perdió el foco y reveló que no entiende para qué tenemos computadoras en la oficina. “Por cuidar los centavos, descuidó los pesos”, una frase que describe perfectamente esta situación.

Empecemos por lo obvio, los empleos y nuestra capacidad de producir dependen en mayor medida de un equipo de cómputo. Pero descartemos el elefante en la habitación, las computadoras no van a dominar el mundo. Por una razón sencilla, requieren de un humano para ser operadas, con todo lo místicas que pueden parecer, los equipos de cómputo solo hacen exactamente aquello que le pedimos que hagan, para gratificación y desgracia de muchos. 

Vayamos a ver los problemas que tiene la iniciativa privada cuando el empleado usa su propio equipo, el principal factor que no se considera es la información que está almacenada en ese equipo. Digamos por ejemplo que un empleado de mediano nivel cuenta con algunos documentos de carácter confidencial. ¿Quién será el responsable de la seguridad de los mismos? ¿O también se le obligará al empleado a tener esquemas de seguridad en un dispositivo personal? ¿Qué pasa si por usar un equipo portátil este es robado? sabemos que el usuario es quien tendrá que reponerlo, pero ¿y la información vital que no tenía otro lugar donde ser almacenada?. 

Y ni siquiera hemos tocado el tema de las licencias de uso de software, lo que rápidamente puede convertirse en un problema. ¿Será obligatorio el uso de Microsoft Office? que para el día que se publica esta columna tiene un costo de $1299.00 por año en su versión de Microsoft 365 Personal. 

Una duda más ¿las circulares o formatos con carácter informativo para la dependencia serán entregados de manera impresa? Porque sus empleados al no tener equipo no podrán enterarse de las mismas, parece que no necesitamos quitar las computadoras de la ecuación, la circular que explica que siempre no se retirarán los equipos fechada 3 de julio llegó con varios días de retraso.

Hoy muchas dependencias y oficinas sufren de problemas de virus y ciberseguridad, en muchos casos el áreas de sistemas (si es que cuentan con ella) controla de manera remota estos elementos, pero ¿qué pasará con equipos que son propios?, ¿como empleado estarías dispuesto a tener un software de seguridad y monitoreo en tu equipo personal? 

Usar una computadora personal es el equivalente a tener la oficina en casa, y hoy conocemos muy bien lo que eso significa, el pequeño detalle extra es que viene con la cámara de seguridad instalada que monitorea lo que haces en tu hogar. 

Alguien puede considerar que exagero, bueno, parece que hemos olvidado lo personal que se han vuelto los dispositivos en nuestra vida diaria. Y es verdad que muchos usamos el mismo dispositivo para todos los roles que tenemos, pero no quiero imaginar el desastre que se hará el día que tengan que despedir a alguien de la dependencia, ¿Te pedirán que elimines la información frente ellos de tu equipo? Eso equivale a que entren a tu casa a revolver el librero para ver si no te quedaste con algún documento.

¿Se acuerdan cuando todos nos preguntamos cómo llegó la base de datos del INE al mercado negro? Yo solo quiero decir que esa base de datos cabe perfectamente en cualquier equipo moderno. 

Las computadoras hacen realidad que hoy las personas sean más productivas, y es verdad que los avances en inteligencia artificial y procesamiento pueden hacer que una persona realice un número mayor de tareas de las que podría hacer sin dicha herramienta, pero estamos muy lejos del sueño de pedirle a una computadora que realice nuestros deberes mientras nosotros dormimos. 

Luego, nos explican que nuestros héroes hicieron patria y libertad sin la necesidad de equipos de cómputo. Bueno, el director de Pixar, Ed Catmull, en su libro “Creatividad SA” cuenta que al iniciar su carrera con Disney se cuestionó el usar animación digital y priorizar la tradicional, como lo hacían los grandes maestros, rápidamente le explicaron su error, Walt Disney usó la mejor tecnología a su alcance, y de vivir hoy, usaría la mejor tecnología de animación para entregar la mejor película. Así lo pienso con nuestros héroes de la independencia, de vivir el día de hoy seguro usarían toda la tecnología a su alcance para construir un mejor país. 

La gran lección es que la tecnología no se trata de aquellos extraños dispositivos que nos obligaron a ser nuevamente analfabetas. Se trata de nuevas herramientas que vinieron a transformar nuestro modo de ver el mundo y que se ponen a disposición de todos aquellos que deseen utilizarlas, pero eso requiere de un aprendizaje. Parece que alguien consideró que es un lujo tener la posibilidad de ser más productivo.

Apuesto que Kevin Kelly en su análisis. nunca consideró que un gobierno contemplaría declararle la guerra a las computadoras.

@vhstrejo


Opción B: Si las elecciones fuesen hoy, con pandemia y sana distancia, ¿Saldrías a votar?

Deja un comentario